| 9/5/2013 2:00:00 PM

Vuelve y juega

A mediados de octubre, Estados Unidos no tendrá recursos para pagar su funcionamiento a menos de que el Congreso se ponga de acuerdo y suba, otra vez, el techo de la deuda. Debate sin fin.

No son fáciles los temas que les esperan a los legisladores de Estados Unidos que este 9 de septiembre regresan al Congreso tras las vacaciones de verano. Además del ‘chicharrón’ de Siria, se encontrarán con un tema económico que vuelve a ser urgente: cómo elevar de nuevo el nivel máximo de endeudamiento de la Nación más poderosa del planeta, un debate que se está volviendo cada vez más frecuente y peligroso.

Los cálculos indican que a mediados de octubre será necesario superar el límite de endeudamiento actual, de US$16,7 billones, o de lo contrario Estados Unidos no estaría en capacidad de responder por todos sus gastos. En 2011 esta misma amenaza le costó perder la máxima calificación de riesgo que ostentaba.

“Hasta ahora los inversionistas han sido complacientes con los riesgos derivados de la lucha fiscal que se avecina en el Congreso, pues creen –como en el pasado– que el enfrentamiento entre republicanos y demócratas terminará con un compromiso a la medianoche que evite un default, subestimando lo disfuncional que se ha vuelto la política estadounidense. Con una mayoría republicana que está en plena Yihad contra el gasto público, no se puede descartar una explosión fiscal este otoño”, escribió el reconocido economista Nouriel Roubini en un artículo para Project Syndicate.

El secretario del Tesoro, Jack Lew, le envió una carta al Congreso en la que advierte de la urgencia de ampliar el techo de la deuda el cual, de hecho, se superó desde mayo pasado.

Desde entonces, el Tesoro ha desplegado una variedad de técnicas contables para seguir endeudándose. Además, lo ha ayudado una fuerte disminución en el gasto de este año y los reembolsos que ha recibido por los rescates de los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac.

Sin embargo, según las cuentas de Lew, para mediados de octubre solo les van a quedar US$50.000 millones para gastar y eso vuelve urgente la ampliación del techo de la deuda.

Aunque US$50.000 millones pueden parecer mucho dinero, esta suma podría acabarse en tres o cuatro días, dado que las transferencias intergubernamentales para seguridad social y Medicare (programa de salud) pueden llegar a los US$30.000 millones en un día.

Pese a estas advertencias, los republicanos ya anunciaron que van a mantener sus exigencias de mayor recorte en el gasto fiscal a cambio de aumentar el límite de deuda, al tiempo que el presidente Barack Obama dijo que en este tema no va a negociar, pues es ineludible.

En medio de estas fuerzas, la Reserva Federal advirtió que el ruido fiscal podría obstaculizar la recuperación económica. El problema es que en septiembre solo están programados 9 días legislativos, en los que también deberán discutir la intervención en Siria. Muchos esperan que esta vez los congresistas estadounidenses no se dispersen tanto y puedan lograr un acuerdo. Así sea a la medianoche.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?