| 1/22/2014 6:00:00 PM

Sobornos S.A.

Con legislaciones más severas, varios países persiguen uno de los delitos de cuello blanco que más afecta la transparencia: el pago de coimas.

El soborno se ha convertido en una de las prácticas criminales más perseguidas alrededor del mundo. El pago de coimas a cambio de contratos o favores –ya sea del Estado o de empresas privadas–, está proscrito y ha motivado a varios países a adoptar legislaciones cada vez más estrictas para combatirlo.

Aunque desde 1977 Estados Unidos aprobó el Acta contra las Prácticas Corruptas en el Exterior (FCPA, por su sigla en inglés), para castigar este delito, fue la aprobación de la Convención contra el Soborno, promovida por la Organización para el Comercio y el Desarrollo Económico (Ocde), en 1997, la que reactivó las alarmas mundiales y comprometió a los países a combatirlo.

El cerco se ha venido cerrando porque las sociedades son cada vez menos permisivas con la corrupción, lo que ha generado una explosión de estrictas legislaciones. Gran Bretaña aprobó en 2010 normas en la materia, mientras que Colombia, México y Brasil han hecho lo propio entre 2011 y 2013.

Un informe divulgado en noviembre pasado bajo el título Left out of the Bargain –Por fuera del trato– reveló que entre 1999 y 2012 fueron investigadas unas 400 empresas en el mundo y se comprobaron prácticas corruptas que generaron multas por cerca de US$7.000 millones. El informe fue elaborado por la Iniciativa para la Recuperación de Activos Robados, Star, del Banco Mundial y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Unodc.

Las recientes multas a multinacionales farmacéuticas –por sobornar médicos para que prescriban sus productos–, y al gigante del aluminio, Alcoa, que pagó coimas en Bahréin –para obtener contratos públicos–, han vuelto a poner sobre el tapete la urgencia de cerrar las venas rotas que genera esta industria criminal.

En la mira

Algunas de las multas históricas impuestas para combatir este ilícito.

GlaxoSmithKline

US$3.000 millones. A finales de 2012 decidió pagar la millonaria multa para cerrar un caso por malas prácticas que incluía pago a médicos para promover sus ventas. Pfizer, Abott, Novartis, Sanofi, Merck y Roche también han enfrentado investigaciones y pagado multas por casos similares que les abrió la SEC –Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos–.

Johnson y Johnson

US$2.200 millones. Fue investigada por promover fármacos para usos no aprobados y sobornar médicos. Acordó pagar la millonaria multa en noviembre de 2013.

Siemens

US$1.333,6 millones. En 2008 aceptó pagar US$800 millones a Estados Unidos y otros US$533,6 al gobierno alemán, tras una investigación por prácticas corrupta en países en desarrollo.

Halliburton

US$579 millones. La firma ha estado en los rankings de empresas menos transparentes. En 2009 aceptó pagar la millonaria sanción por prácticas corruptas.

Alcoa

US$384 millones. El pasado 9 de enero la SEC le impuso una multa al comprobar que pagó US$110 millones en sobornos en Bahréin, entre 1989 y 2009.

Alcatel

US$137 millones. Antes de fusionarse con Lucent Technologies, la compañía de redes de telefonía fue sancionada por pagar sobornos –entre 1990 y 2006– para hacerse a millonarios contratos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?