| 2/29/2012 6:00:00 PM

Secreto de estado

A pesar de lo que puedan pensar sus opositores, que Chávez se mejore y permanezca en el poder es lo mejor que le podría pasar a la democracia venezolana. Esa es la única garantía de una sucesión ordenada en el vecino país.

La salud del presidente Hugo Chávez se ha convertido en el secreto mejor guardado de Venezuela; pero, al mismo tiempo, en el tema de conversación –y especulación– del día a día de los venezolanos, que reciben con cuentagotas la información sobre la condición médica del mandatario. 

Aunque el martes 28, al medio día, el vicepresidente Elías Jaua leyó un comunicado oficial con un parte de éxito de la tercera intervención al mandatario en Cuba, la ola de comentarios no se ha frenado. Nuevos cables divulgados por Wikileaks, que hablan sobre la supuesta gravedad del estado de salud del mandatario, y un blog de un reconocido periodista del diario brasilero O Globo –que detalló los exámenes especializados a los que habría sido sometido Chávez–, han generado nuevas especulaciones.

“Como somos una sociedad polarizada, la única información que existe es la que da el propio presidente, que al mismo tiempo es candidato y sobre la cual uno no tiene certeza porque proviene de parte interesada”, sostiene el director de Datanálisis, Luis Vicente León. ¿Cuál es el impacto real de esta nueva situación?

En materia política, las cosas no están claras. Entre los seguidores de Chávez se especula con nombres de los posibles candidatos para suceder al mandatario e incluyen al vicepresidente, Elías Jaua; al canciller Nicolás Maduro; al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello y al hermano mayor del mandatario, Adán Chávez, actual gobernador de Barinas. Sin embargo, las luchas intestinas por el poder anticipan fuertes controversias. 

Por el bien de la democracia, lo mejor es esperar una pronta recuperación del mandatario para que indique la línea de sucesión, en caso de que decida retirarse de la contienda. En la oposición, Henrique Capriles Radonski ha sumado aliados para llegar a la elección del 7 de octubre; pero, hay temores de que un eventual triunfo sea desconocido.

Luis Vicente León sostiene que la Constitución venezolana es clara sobre una transición en caso de que falte el Presidente, y asegura que un eventual triunfo de la oposición está salvaguardado. Sin embargo, persiste la duda en cuanto a que los seguidores de Chávez estén dispuestos a entregar el poder fácilmente.

Por el lado económico, el panorama es variopinto. Los datos sobre el deterioro en la salud del presidente Chávez provocaron que se valorizara la deuda soberana y se redujera el costo de la prima de riesgo país. No obstante, una ausencia prolongada de Chávez no cambiaría los problemas de desabastecimiento, inflación y alto desempleo que persisten.

Incluso, el conflicto entre empresarios y Estado se mantiene. Por ejemplo, el lunes 27, el vicepresidente Jaua divulgó la controvertida Ley de Costos y Precios Justos que entrará en vigencia el primero de abril y que ha generado malestar en el empresariado. La ley baja los precios para 204 productos, en un rango entre 4% y 25%.

Con o sin Chávez en el escenario, muchos avizoran una tormenta política que amenaza extenderse al terreno económico. Sin lugar a dudas, la incertidumbre sigue.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?