| 10/30/2013 6:00:00 PM

¿Otra burbuja?

El repunte del mercado inmobiliario estadounidense ha sido tan vertiginoso que incluso ya hay un debate sobre si existe o no una nueva burbuja de vivienda.

Solo un año después de que el mercado de vivienda estadounidense tocara fondo, hoy exhibe resultados que no se veían desde antes de la crisis de 2008. Los precios de la vivienda en Estados Unidos han aumentado entre 7% y 12% en el último año, las ventas de viviendas nuevas repuntaron más de 15% y la construcción de pisos crece a un ritmo anual de 23%, lo que supone el mayor ascenso desde el boom de 2006. También ahora hay muchos menos propietarios para los que el monto de su deuda es mayor que el valor de su inmueble y ha disminuido el número de ejecuciones hipotecarias ante las bajas tasas de interés y las políticas del Gobierno.

Por extraño que parezca, este notable comportamiento ha despertado la preocupación entre algunos economistas que temen que la recuperación inmobiliaria esté avanzando demasiado rápido y el mercado se esté encaminando hacia una nueva burbuja. Entre ellos, Robert Shiller, reciente premio Nobel de Economía 2013 y uno de los pocos que predijo la burbuja inmobiliaria de hace siete años, quien ha afirmado que “el fuerte aumento en el precio de las casas en algunas de las mayores ciudades de Estados Unidos apuntan a una posible nueva burbuja inmobiliaria en esas zonas, pues dicho repunte se asemeja al inicio de la más reciente”.

Según el último reporte del índice Standard & Poor’s Case-Shiller, los precios de las casas unifamiliares en 20 áreas metropolitanas de Estados Unidos subieron 12,1% en abril, marcando el mayor incremento anual en siete años. Y las alzas fueron lideradas por aumentos de precios de 24% en San Francisco, 22,3% en Las Vegas, 21,5% en Phoenix, 19% en Los Ángeles y 13% en Miami, entre otros.

No obstante, hay también muchos economistas que estiman que dichas preocupaciones son prematuras. “Pese a los aumentos recientes, los precios de la vivienda a nivel nacional siguen muy por debajo de su nivel pre-crisis. Y, en general, han aumentado más en regiones donde su descenso fue mayor, lo que hace pensar que los precios están simplemente recuperando el terreno perdido después del colapso”, le dijo Jed Kolko al diario Wall Street Journal. Para este experto, el mercado está subvalorado en 7% y los precios aún se encuentran muy lejos de los niveles de 2006.

¿Cuál burbuja sigue?
El estallido de la burbuja de las hipotecas subprime (préstamos de alto riesgo) hace seis años fue el comienzo de la crisis financiera de 2008 y de la posterior recesión de la cual aún no se repone el mundo entero. Por esto, resulta sorprendente que ya se esté debatiendo la existencia de una nueva burbuja en el mercado inmobiliario.

Pero no parece la única burbuja. Muchos economistas están preocupados por el índice de bonos basura o de alta rentabilidad de Barclays, el cual revela que la deuda de empresas ha tocado su precio más alto de la historia o, lo que es lo mismo, que la rentabilidad que los inversores exigen por estos bonos está en su suelo histórico. Otros estiman que los préstamos estudiantiles de Estados Unidos, que alcanzan hoy alrededor de US$1 billón protagonizarán la próxima crisis subprime pues su morosidad no para.

Por último, están los que ven grandes riesgos en los países emergentes como China, Brasil, India y Australia. Por ejemplo, “los inmuebles más que doblaron sus precios en Río de Janeiro y Sao Paulo en los últimos cinco años. ¿Qué ocurrió tan dramático en cinco años, para que los precios subieran así?”, se pregunta Shiller.

Hay quienes están convencidos de que la fuerte liquidez que ha tenido el mundo por cuenta de las políticas expansivas de las economías desarrolladas ha fabricado o está creando nuevas tormentas en algún lado del planeta. El tiempo dirá quiénes son apocalípticos, o gurús, o quién se gana otro Nobel.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?