| 2/18/2016 12:00:00 AM

Venezuela está muy cerca de vivir un apagón

Una nueva ola de inconformismo genera entre los venezolanos el racionamiento eléctrico que, según el gobierno, es por El Niño y según la oposición por pura improvisación.

Al gobierno del presidente Nicolás Maduro se le fueron las luces, literalmente hablando. Los efectos climáticos, que tienen a la principal hidroeléctrica del país –El Guri– con niveles de agua muy bajos, así como la obsolescencia de algunas térmicas, están provocando un verdadero corto circuito.

Este escenario ha provocado la reaparición de medidas impopulares como las anunciadas la primera semana de febrero por el ministro de Poder Popular para la Energía Eléctrica (MPPEE), Luis Motta, quien planteó aplicar la ‘Ley de consumo eléctrico’, que obliga a los centros comerciales y a las instalaciones hoteleras que consumen más de 100 Kw a generar su propia energía.

El racionamiento en centros comerciales entró en vigencia el 10 de febrero y establece que los grandes consumidores tendrán que generar entre la 1 y las 3 de la tarde, y de 8 a 10 de la noche. Los centros comerciales que no cuenten con plantas podrán abrir de 12 del día a 7 de la noche. Para el sector hotelero, la medida entró en vigencia el 15 de febrero.

El anuncio revivió las peores pesadillas del sector productivo que en 2009 afrontó millonarias pérdidas. Ese año el gobierno de Hugo Chávez anunció inversiones para conjurar la crisis que, según el sitio de internet La Patilla, alcanzaron los US$60.000 millones hasta 2015.

Un informe del Grupo Ricardo Zuloaga asegura que entre 1998 y 2015 la capacidad nominal instalada del sistema eléctrico aumentó 75%, y llegó a 34.400 Mw, pero aunque la demanda del país es de 18.000 Mw, en el sistema nacional solo están disponibles 17.220 Mw.

El exdirector de la Oficina de Planificación de Sistemas Interconectados, Miguel Lara, le dijo al diario El Universal que solo está disponible un tercio de la capacidad térmica pues se han venido aplazando los mantenimientos de las plantas.

El principal embalse, El Guri –que genera 70% de la energía que consume el país– ha encendido sus alarmas pues su nivel óptimo lo alcacanza con 263 metros de embalse y en enero registró 253 metros. Para el ingeniero Lara, si llega a 240 metros tendrá que parar algunas turbinas.

Dirigentes opositores aseguraron que las millonarias inversiones anunciadas para modernizar el sistema eléctrico habrían llegado a engrosar las cuentas de exfuncionarios del gobierno chavista en paraísos fiscales de Andorra o Austria.

De acuerdo con el Comité de Afectados por los Apagones, durante el año 2015 se registraron 12.699 fallas en el servicio de energía que afectaron la calidad de vida de los venezolanos y generaron millonarias pérdidas para el sector productivo, según lo reportó El Universal.

Las medidas anunciadas para conjurar la crisis se han visto como ‘paños de agua tibia’ en medio de un fenómeno climático que amenaza extenderse un par de meses más y una infraestructura obsoleta que parece insuficiente para soportar la demanda de energía. La crisis energética es de tal magnitud que un racionamiento para los hogares ya parece inminente. Una nueva amenaza de corto circuito con el gobierno.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?