| 3/8/2014 12:00:00 PM

¿Quién podrá defenderlos?

La quiebra de Mt. Gox, uno de los principales sitios de internet que negocia con bitcoins, ha desatado una ola de pánico entre los inversionistas de la cuestionada moneda virtual.

Una línea de atención al cliente habilitada en Japón el pasado 3 de marzo es la única conexión real que tienen miles de inversionistas de la moneda virtual bitcoin. La línea comenzó a funcionar tres días después de que la empresa Mt. Gox, uno de los mayores sitios de intercambio de bitcoins, anunciara su quiebra y se acogiera a un proceso de bancarrota en Japón.

El descalabro se calcula en más de US$425 millones y afectaría a por lo menos 127.000 inversionistas, pues se trata de una moneda que no está regulada por nadie, vive de la especulación y para muchos analistas es una verdadera ruleta rusa.

Pero ¿cómo bitcoin pasó del cielo al infierno? El debut de bitcoin arrancó cinco años atrás, cuando se lanzó como medio de intercambio para las transacciones de bienes y servicios por internet. Se estima que hoy están invertidos en bitcoins unos US$10.000 millones, comprados por personas que especulan con la alta volatilidad para enriquecerse.

Desde su creación, su valor ha llegado a escalas inimaginables: en octubre de 2013 se cotizaba a US$120, en diciembre llegó a US$1.200 y en febrero, pocos días antes de la quiebra de Mt. Gox, caía a US$500.

Mark Karpeles, el consejero delegado de Mt. Gox y quien tramita la quiebra, atribuye el descalabro a un “robo” del que habría sido víctima la compañía. Según el directivo, de las cuentas de la empresa desaparecieron 850.000 bitcoins, equivalentes a unos 21,6 millones de euros, según Efe.

Del monto de monedas robadas por los hackers, 750.000 pertenecen a inversionistas y las 100.000 restantes a la compañía. Aunque Karpeles anunció acciones legales, es poco probable que prospere pues se trata de una divisa que no tiene protección legal, no está ligada a ningún banco ni respaldada por ningún gobierno. En otras palabras, es remota la posibilidad de recuperar el dinero.

Aunque Jon Matonis, uno de los promotores de esta moneda y actual director de la Fundación Bitcoin salió en defensa del sistema durante un congreso realizado en Barcelona el 27 de febrero, al asegurar que la quiebra del sitio no tendrá mayores repercusiones y “la diferencia es que no ha habido ningún rescate organizado por el gobierno y pagado por los impuestos de los ciudadanos”, según lo reportó Radio Televisión Española, RTVE.

Pero en Estados Unidos están encendidas las alarmas y algunos legisladores han pedido prohibir esta moneda para “evitar que sigan estafando a los trabajadores norteamericanos”, como lo dijo el representante demócrata de Virginia, Joe Manchin.

Para la presidente de la Reserva Federal, Janet Yellen, la Fed no puede regular esta moneda pues “no tiene autoridad para supervisar o regular el bitcoin de ninguna manera”, ya que se trata de “una innovación de pago que se está llevando en su totalidad fuera de la industria bancaria y no hay intersección en absoluto”, según reportó el diario The Wall Street Journal.

El descalabro ya estaba cantado y, aunque algunos inversionistas que han ganado, insisten en defender la estantería, otros creen que la quiebra de Mt. Gox es solo la primera ficha que cae, de un dominó que nadie sabe dónde irá a parar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?