Dinero.com Revista Dinero

Barack Obama, presidente de EE.UU.

| 11/21/2012 6:00:00 PM

Prueba de fuego

Crece la preocupación por el papel de Irán en el conflicto árabe-israelí. Expertos como Henry Kissinger piden un papel más contundente por parte del presidente Obama.

Los tambores de guerra que retumban en Oriente Medio se están convirtiendo en una ‘prueba ácida’ para Barack Obama.

En su primer mandato, Obama redujo la presencia militar de Estados Unidos en los conflictos del Medio Oriente. El periódico The New York Times catalogó esa estrategia como de ‘impacto suave’, pues buscaba no solo limar las tensiones con esos países, sino aliviar las millonarias deudas que generaron esos conflictos. Pero esto puede cambiar.

Oriente Medio no podría estar más encendido. La creciente amenaza nuclear de Irán, los recientes ataques de Israel a la Franja de Gaza y la actitud incendiaria de los Ayatolas –que han puesto en ‘pie de guerra’ a la Liga Árabe–, podrían obligar a Obama a tomar partido.

En su columna en The Washington Post, del 16 de noviembre, el exsecretario de Estado Henry Kissinger dijo que es urgente iniciar una intervención para detener el programa nuclear de Irán. “Si no se pone límite, el progreso tecnológico de Irán dominará los acontecimientos”, dijo al advertir que ese país se acerca peligrosamente a las ‘líneas rojas’, lo que exige mayor presencia de Estados Unidos.Una encuesta de Gallup, divulgada por la agencia Efe el 15 de noviembre, encontró que 79% de los consultados considera “extremadamente importante que Estados Unidos tome medidas para impedir que Irán desarrolle armas nucleares”.

Los temores son fundados. Un informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) sostiene que Irán ha instalado “alrededor de 2.800 centrifugadoras para enriquecer uranio en las instalaciones subterráneas de Fordow y se está preparando para duplicar a casi 1.400 el número de máquinas operativas”. Esto le asegura una capacidad de construcción de ojivas nucleares y dio origen a sanciones por parte de Estados Unidos y sus aliados, entre ellas la restricción a las compras de petróleo, que equivalen a un millón de barriles diarios.

A esto se suman recientes declaraciones de altos cargos iraníes contra Israel, como las del 16 de noviembre, cuando el presidente del parlamento, Ali Lariyana, llamó a la Liga Árabe a enviar tropas y armas a los palestinos para castigar a Israel por los “crímenes de guerra y contra la humanidad”, iniciativa que ha sido apoyada por el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad.

Mientras Oriente Medio arde, Obama mantiene su política de ‘bajo impacto’. Aunque ha funcionado hasta ahora, no hay certeza de que sea eficiente a futuro; por eso, muchos se preguntan si no es hora de un cambio en la estrategia.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×