| 11/12/2015 7:00:00 AM

Perspectivas económicas sobre Brasil empeoran

El mercado espera que la economía brasilera se contraiga un 3.05%, a este panorama ahora se suman a presiones del sector eléctrico. ¿Qué viene para los próximos meses?

Brasil no sale de la mala racha. Así lo ratifican las recientes proyecciones de analistas económicos, divulgadas por el banco central de ese país. Según estas, la economía se contraerá 3,05% y la inflación cerrará en 9,91% al finalizar 2015.

Los datos son especialmente preocupantes si se considera que en octubre de 2014 el Fondo Monetario esperaba un crecimiento de 1,4% y un nivel de precios de 5,9%.

Además, al considerar que la meta de inflación es de 4,5% con un intervalo entre 2,5% y 6,5%, se podrían esperar subidas adicionales en la tasa de interés del Banco Central. Esto significa que el Emisor de ese país no podrá darle el empujón que necesita la economía reduciendo tasas de interés y lo llevaría, en el caso en que se exacerben aún más las presiones inflacionarias, a continuar con el aumento de tasas que inició en abril de 2013, cuando la tasa estaba en 7,25%, valor que en el último movimiento realizado el pasado mes de julio llegó a 14,25%.

Problema maior

Ahora las presiones vienen del sector eléctrico. La historia de las generadoras de energía brasileras es parecida a la de las colombianas, pero tiene aristas que indicarían que el problema es más grande. Un reportaje del diario O Globo culpa al Fenómeno del Niño como la raíz de la crisis. Este factor es dramático si se considera que 63% de la energía que se genera en ese país es hidráulica.

Además, señala el mismo informe, la subasta de licitación de hidroeléctricas antiguas y la dinámica devaluacionista del real brasilero ha generado alzas en las tarifas en el último mes, las cuales se podrían repetir en 2016.

Estas alzas han generado dos dinámicas contraproducentes para la economía. Una, el aumento considerable en el precio de la energía eléctrica en las principales ciudades del país. Según datos de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica, en ciudades como Sao Paulo y Curitiba dicho aumento estaría alrededor de 70%. Mientras que en el Estado del Amazonas dicha variación ha sido de 66% en los últimos 12 meses.

Estos ajustes no han estado exentos de críticas de la oposición a un gobierno con lánguidos niveles de aprobación.

Y la segunda ha sido una caída en el consumo de energía por los altos precios. Según un artículo de O Globo que cita a Renato Queiroz, de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, la reducción en el consumo –la mayor en 10 años– puede tener consecuencias en el empleo y el crecimiento del gigante suramericano y es una señal de alerta para la economía.

Los brasileros pueden olvidarse por unos meses de bajas variaciones de precios, de crecimiento económico positivo, de reducción en las tasas de interés y de energía barata. Los nubarrones seguirán en el entorno, aunque no en el cielo.

El futuro cercano

Los efectos en la economía brasilera han sido considerados por el banco central de ese país. Al respecto, dicha institución señaló en el acta de la reunión del pasado 20 y 21 de octubre, que en sus pronósticos de 2015 contemplan variaciones de 15% en el precio de la gasolina, 19,9% en el gas envasado y 51,7% en el de la energía eléctrica, todos estos bienes con precio regulado.

La buena noticia del Emisor brasilero es que esperan que la variación de precios en 2016 sea de 5,8%. Empero, no se puede ser tan optimista porque hace menos de un mes dicha proyección era 0,1% menor.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?