| 5/15/2014 6:00:00 AM

‘Eurófobos’

Crece el temor por la llegada al Parlamento Europeo de un mayor número de delegados que se oponen al Euro. Las elecciones de la próxima semana son definitivas.

Las elecciones al Parlamento Europeo quedaron literalmente entre dos fuegos. Por un lado, por la alta abstención que se anticipa en el proceso que se cumplirá del 22 al 25 de mayo próximos y, por el otro, por la amenaza que se cierne con la llegada de un mayor número de delegados de partidos ‘eurófobos’ –que se oponen al euro– y ‘euroescépticos’ –que promueven el fin de la Unión Europea (UE)–.

Esta elección definirá los 571 eurodiputados que durante los próximos cinco años manejarán temas clave para el futuro de Europa como las nuevas leyes sobre migración y mayor integración para todo el bloque; la forma en que se gastará el dinero en la UE y el nombre del nuevo presidente de la Comisión Europea –que se conocerá en agosto–.

El proceso coincide con una preocupante crisis de imagen de la UE derivada del coletazo de la recesión que podría llevar a un ‘voto de protesta’. Una encuesta del Pew Research dice que aunque la mayoría de ciudadanos está a favor de la unión, son críticos de sus instituciones. El Parlamento Europeo, por ejemplo, solo tiene una opinión favorable de 36%.

La frustración crece pese a las cifras recientes divulgadas por la Comisión Europea que indican que la tasa de desempleo podría descender este año hasta 12% para el conjunto de países del euro –con excepciones como España, donde sigue trepada alrededor de 25%– y que el crecimiento de la economía podría llegar a 1,2% como consecuencia de la reactivación de la demanda interna que se está viendo.

Para el ciudadano de a pie estas cifras no se traducen en hechos concretos, particularmente en los países más afectados por la crisis: España, Portugal y Grecia, donde las tasas de desempleo y las medidas de austeridad no han permitido una recuperación.

El descontento ha abierto espacio a los partidos radicales que buscan desbaratar la unión y retornar a las monedas nacionales,. Cada día estos tienen más seguidores y podrían aumentar su participación actual, de cerca de 100 escaños, a unos 200.

Este escenario podría ser caótico para la UE. Mark Leonard, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, dijo a AFP que cree que la llegada de un gran número de ‘euroescépticos’ podría ser más peligrosa que la emergencia del Tea Party en Estados Unidos porque “podría llevar a un extraño espectáculo de un Parlamento que se odia a sí mismo, que básicamente busca asegurar su propia abolición”.

Pero hay quienes les hallan la razón a los ‘euroescépticos’ y creen que la UE no dio una respuesta satisfactoria a la globalización.

Con un escenario político caldeado, las instituciones europeas tendrán que trabajar duro para recuperar la credibilidad y reencauzar a los países de la Unión Europea por el camino del crecimiento, so pena de terminar en una espiral de autodestrucción.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?