| 8/22/2013 2:00:00 PM

No hay tercero malo

Es casi seguro el triunfo de Angela Merkel en  las presidenciales alemanas del próximo 22 de septiembre. Su mayor reto: asegurar un crecimiento sostenido de la economía para mejorar la calidad del empleo.  

El dato de la recuperación de la economía alemana no pudo llegar en mejor momento para la canciller alemana Angela Merkel. El pasado viernes 16 de agosto, el Instituto Federal de Estadísticas de Alemania anunció que en el segundo trimestre de 2013 la economía creció 0,7%, superando el registro de 0,1% del primer trimestre.

Las cifras confirman que la receta de Merkel está funcionando. Y, de paso, le auguran una copiosa votación para su partido de Unión Demócrata Cristiana en los comicios generales programados para el próximo 22 de septiembre, cuando aspira a alcanzar un tercer mandato.

En Europa, Merkel es reconocida por su papel en los rescates de los países del euro afectados por la crisis económica. Además, acaba de anunciarse que la Zona Euro salió oficialmente de la recesión, por lo que, en materia económica, la vida le sonríe.

Sin embargo, en política nunca se sabe. Así lo ha hecho saber durante los mítines de campaña que comenzó a mediados de agosto y de los cuales espera realizar alrededor de 70 para alentar a sus copartidarios antes del cierre de las votaciones.

La canciller es consciente de que esta será una elección “muy cerrada”, según lo han anticipado las encuestas, y que su partido no obtendrá las mayorías. Por eso, está obligada a buscar alianzas para reelegirse y crear una Gran Coalición –alianza con otro de los partidos más votados–, una búsqueda que luce compleja en momentos en que existe fuerte división entre los partidos que podrían apoyarla.

Pero, más allá del tema político, que muchos dan por descontado se solucionará pronto, el gran desafío de la canciller será asegurar que la economía seguirá creciendo y se fortalecerá  la calidad del empleo. 

En un país con ocho millones de personas que trabajan con un régimen denominado ‘minijob’, es decir, que reciben un sueldo inferior a los 8,50 euros por hora, el tema del empleo cobra cada vez mayor relevancia.

La canciller ha dicho que, además de consolidar la economía para mejorar el empleo, su gestión se enfocará en otros retos clave: la globalización, el mundo digital y las dificultades del euro, reportó Efe.

Las propuestas de Merkel incluyen el fortalecimiento de la clase media y, antes que subir impuestos, invertir más en educación e investigación.

De hecho, para muchos alemanes una victoria de Merkel es esperanzadora y genera un gran alivio de cara al frenesí de propuestas populistas lanzadas por algunos de los partidos políticos que, en algunos casos, han encendido alarmas en la población.

Entre las iniciativas más peculiares surgidas en esta contienda están la del partido verde, que propone implantar un ‘jueves vegetariano’ a fin de “reeducar el estómago alemán”; o la de la Unión Socialista de Baviera, que propuso un peaje en las autopistas aplicable solo a los extranjeros; o incluso la iniciativa de los liberales de bajar los impuestos, en momentos en que la recuperación de la economía apenas comienza a consolidarse.

Pocos obstáculos se avizoran en la carrera política de Merkel hacia su tercer mandato. Sin embargo, de su habilidad para lograr buenas alianzas dependerá su futuro político al frente de la mayor potencia europea.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?