| 7/8/2015 7:00:00 PM

Ni el fútbol ayuda a la popularidad de Bachelet

El triunfo del seleccionado de fútbol chileno no le dio el tanque de oxígeno necesario a la presidente Michelle Bachelet y ahora está en el nivel de aprobación más bajo en sus dos mandatos. Estas son las razones.

Por fin ganó Chile una Copa América de fútbol y volvió la euforia a las calles de Santiago, que no se sentía desde los Juegos Olímpicos de 2004, cuando los tenistas Nicolás Massu y Fernando González ganaron dos medallas de oro en sencillos y dobles; las primeras en la historia del país austral.

Pero el triunfo deportivo esta vez no desencadenó el impacto positivo que se esperaba. Pese a que la historia ha demostrado que en las grandes victorias deportivas la confianza sobre el futuro de la economía y la política se renuevan, en el actual momento chileno no ha ocurrido, como lo afirma Paula Molina en BBC Mundo: “la alegría no podía venir de la política, por su naturaleza”.

El más reciente sondeo de la consultora Gfk Adimark, que recogió datos hasta el 30 de junio –4 días antes del cierre del campeonato continental–, encontró que “la aprobación de la Presidente llegó en junio al punto más bajo registrado en sus dos mandatos (27%), mientras que la desaprobación se eleva a 68%, el peor nivel que hayamos observado en la serie histórica”.

Estos resultados se presentan pese a que, señala la consultora, “la Copa América acaparó gran parte del acontecer noticioso del pasado mes”.

Llegó la esperanza

La Copa América llegó a Chile como la gran oportunidad para que el país ganara por primera vez el torneo de selecciones más antiguo del mundo.

Desde la misma inauguración del torneo se notaban en la población los ánimos caldeados por el cúmulo de demandas sociales insatisfechas que llevaron a Bachelet a evitar el discurso inaugural y reducir las apariciones públicas. Esto no la salvó de la rechifla en el estadio y mucho menos de los señalamientos por corrupción durante su gestión.

Pese a que ronda tras ronda el equipo chileno de fútbol fue avanzando, en el desarrollo del campeonato no cesaron los escándalos ni pararon las marchas.

El epílogo del torneo es bien conocido por todos. Dos selecciones que no mostraron su mejor fútbol, igual que otras que participaron en la competición, definieron desde la lotería de los doce pasos y allí regresó el grito de ‘Chi-chi-chi-le-le-le’. Sin embargo, el descontento no cesó.

Los reclamos

Más allá del tema deportivo, lo cierto es que la historia del segundo gobierno de la líder chilena empezó mal. Alguien tenía que pagar la cuenta de una de las banderas defendidas durante la campaña: la gratuidad de la educación. Para ello fue necesario gravar al sector productivo con una nueva reforma tributaria, promulgada en septiembre de 2014.

Además, en medio del malestar empresarial, en febrero de 2015 la revista Qué Pasa divulgó un informe sobre la Sociedad Caval Limitada, organización de propiedad de la nuera de la Presidente chilena, y reveló que esta firma recibió un crédito por más de US$10 millones por parte del Banco de Chile, justo un día después de que Bachelet fuera elegida presidente. El escándalo generó la salida del gobierno de Sebastián Dávalos, hijo de Bachelet.

Estas y otras inconformidades hicieron que la presidente acudiera a los ajustes ministeriales. A poco más de un año de su posesión, realizó cuatro cambios de ministros de Estado y relevó del cargo a otros cinco ministros. Dentro de ellos se destacó la salida de Alberto Arenas, quien hasta entonces ocupó la jefatura de Hacienda de ese país y que fue el primer ministro de esa cartera relevado del cargo desde el regreso de la democracia a Chile (1990).

Los ajustes generaron más ruido. Y por ello, el Diario La Tercera de Chile resumió cómo el nombramiento de Jorge Insunza en el Ministerio de Secretaría General de la Presidencia (Segpres) tenía inconvenientes de fondo.

Resulta que el presidente de la Corporación Nacional del Cobre de Chile (Codelco), Óscar Landerretche, divulgó pagos a una empresa de Insunza por montos superiores a US$300.000 entre 1997 y 2004. Claramente existían conflictos de interés, pues el entonces diputado presidía la Comisión de Minería en el Congreso de ese país. El desenlace del escándalo fue la dimisión del ministro el 7 de junio.

A esto se sumó que el impulso de una reforma educativa incluye, entre otras medidas, las evaluaciones periódicas de desempeño docente, y esto no ha terminado de calar en la sociedad. Solo en junio, más de 2.000 establecimientos educativos se fueron a paro y finalizando el mes el ministro Nicolás Eyzaguirre fue retirado del cargo y trasladado a la Segpres.

En resumen, con un complejo entorno educativo, las ocho preemergencias registradas el mes de junio en Santiago por la mala calidad del aire, la demora en el relevo de la Segpres y el paro de los choferes del Transantiago, entre otros factores, la consultora Gfk Adimark considera que la calificación de “atributos presidenciales” registró un descenso importante en esta medición.

Como si fuera poco, los empresarios tampoco confían en la recuperación de la economía. Así se infiere al revisar los datos del Indicador Mensual de Confianza Empresarial (IMCE), que elaboran Icare y la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI). Este indicador lleva 13 meses consecutivos por debajo de los 50 puntos (considerada la zona de neutralidad), ubicándose en 47,1 puntos en el mes de junio.

Aunque todavía no se conocen los resultados posteriores a la celebración del título chileno, las causas del malestar siguen allí. La presidente Bachelet no ha tenido fortuna en algunas de sus decisiones y, por ahora, ratifica que las segundas partes no son buenas.

Colombia 2001
El gobierno del presidente Andrés Pastrana estaba mal en las encuestas, la economía no se había terminado de recuperar plenamente de la recesión de 1999 y Colombia era considerado un país inviable. El triunfo en la Copa América renovó el optimismo del país en medio de las malas noticias.

Argentina 1978
El título obtenido por la selección argentina ese año –injusto para algunos analistas–, sirvió para distraer las atrocidades de la dictadura de Jorge Videla.

Brasil 2014
A Dilma Rousseff no la ayudó la verde-amarela y luego del Mundial de Fútbol su aprobación ha llegado a mínimos históricos.

Colombia 1985
En plena toma del Palacio de Justicia, la entonces ministra de Comunicaciones Noemí Sanín ordenó la transmisión del partido Millonarios vs. Unión Magdalena, en vez de transmitir la situación que se estaba presentando en la carrera séptima.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?