| 4/15/2014 12:00:00 AM

El hombre fuerte de India

Narenda Modi, un hombre de 63 años y de origen humilde, encarna la esperanza de millones de jóvenes que claman por un cambio para impulsar la economía india. Empleo e inversión, las mayores necesidades.

La caída en las tasas de crecimiento económico en India en los dos últimos años le podría pasar la cuenta de cobro al Partido del Congreso en las elecciones que comenzaron el pasado 7 de abril y finalizarán el 12 de mayo.

Después de crecer a tasas cercanas a 10%, esta economía comenzó a registrar desde 2011 una etapa de ‘destemplamiento’: en 2012 creció 6,3% y en 2013 solo alcanzó el 5%. En un país de 1.210 millones de habitantes, donde cerca de 50% de la población tiene menos de 25 años, estas cifras resultan insuficientes para generar los empleos que se requieren para salir de la pobreza.

Por eso, analistas y expertos anticipan que estas elecciones históricas, en las que votarán 815 millones de ciudadanos, darán grandes sorpresas al partido gobernante, que durante la última década ha estado en el poder. El resultado de las elecciones se conocerá el 16 de mayo, y entonces se sabrá quién es el nuevo Primer Ministro. Sin embargo, ya muchos anticipan su nombre. Desde hace algunas semanas el triunfo de Narenda Modi –del partido Bharatiya Janata– en las elecciones parlamentarias parece cantado. Este hombre de 63 años y de origen humilde –su padre era un vendedor de té– encarna la esperanza de millones de jóvenes que claman por un cambio para impulsar la economía india.

Durante los últimos 13 años, Modi fue el gobernante de Gujarat, el estado más próspero de ese país y cuyas cifras hoy son la envidia de todos. Gujarat tiene una población de 60 millones de habitantes, es el principal receptor de inversión extranjera directa que llega a India, representa 22% de las exportaciones totales del país y genera 16% de la producción industrial.

Según la revista The Economist, Modi es percibido como un hombre honesto, de carácter fuerte y un gran gerente, por lo que ha hecho de su estado uno de los más prósperos.

Esta buena imagen de Modi contrasta con la percepción que tiene la mayoría del pueblo indio –según las encuestas–, del gobernante Partido del Congreso, cuya figura principal en estas elecciones es Rahul Gandhi, a quien de nada le ha valido ser heredero de una dinastía que ha gobernado durante 54 de los 67 años de democracia.

Gandhi, de 43 años, llega por primera vez a las elecciones parlamentarias tras haber rehuido a la política durante buena parte de su vida. Por eso hay quienes consideran que no tiene un liderazgo claro para asumir las riendas de ese país. A esto se suman los escándalos de corrupción que han rodeado al Partido del Congreso, de Ghandi, y el deterioro de la economía, que lo tienen contra las cuerdas.

Aunque desde 1989 ningún partido ha alcanzado las mayorías en el parlamento, se anticipa que el carisma de Modi conquistará a buena parte del electorado y él tendrá que hacer un trabajo adicional para conseguir las alianzas que le permitan gobernar el país. Encarrilar a la India por la senda del crecimiento económico acelerado será el gran desafío del nuevo Primer Ministro. Pero Modi parece haber hecho ya el curso para lograrlo.

Proceso histórico


De un tamaño monumental son las elecciones parlamentarias que arrancaron el pasado 7 de abril en India. Para comenzar, podrán votar cerca de 814 millones de personas, de los 1.210 millones de habitantes que tiene el país.

Está previsto que los votantes puedan acudir a un millón de colegios electorales que se han instalado a lo largo y ancho del país para facilitar el proceso de votación, que toma en total cinco semanas.

Las votaciones permitirán que India defina quiénes integrarán el Lok Sabha o Cámara Baja durante los próximos cinco años. En total son 543 escaños que se proveerán en estas elecciones. El partido que tenga participación mayoritaria será el que dirija la elección del Primer Ministro, pero desde 1989, según el diario El Mundo, ningún partido ha logrado la mayoría . Esta situación podría repetirse, lo que obligaría a que los partidos tuvieran que buscar alianzas para definir el nombre de quién dirigirá el gobierno por los próximos cinco años.

Como el volumen de votantes es tan extenso, los comicios se realizan por regiones y terminarán el próximo 12 de mayo. Cuatro días después, es decir el 16, se estima que finalice el reconteo de votos y se sepa cómo estará conformado el Lok Sabha.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?