| 5/9/2012 6:00:00 PM

Megafraudes financieros

Nuevos escándalos corporativos en la escena mundial ponen en tela de juicio la reputación de decenas de empresas y se convierten en amenaza para su estabilidad financiera.

En solo una semana, Mike Duke, el poderoso CEO de Walmart, pasó de héroe a villano. El viernes 20 de abril, el ejecutivo cerró una semana de lujo para su compañía, con cifras al alza en las operaciones mundiales, un ambicioso plan de expansión y una reputación a toda prueba. Dos días después, un informe del diario The New York Times denunciaba el pago de sobornos de la filial en México a funcionarios públicos, lo que lo puso a tambalear. En solo una semana, el valor bursátil de la compañía cayó unos US$10.000 millones y el escándalo todavía no se detiene.

Aunque el tema de corrupción empresarial no es nuevo y no se circunscribe al caso de Walmart o a México, cada vez menos consumidores están dispuestos a pasarlo por alto. El volumen de información en las redes sociales rechazando estas conductas ha exacerbado los ánimos –y la tolerancia– de empleados y consumidores frente a los sobornos que pagan algunas empresas para hacer sus negocios. Y si en el pasado los escándalos tumbaban ministros o funcionarios de gobierno, cada vez ruedan más cabezas de ejecutivos o empresarios involucrados en este tipo de situaciones.

Ya hay quienes ven en esta una nueva tendencia que no tiene reversa. Estos son los casos más recientes.

El Walmart-gate

El diario The New York Times hizo un extenso reporte de los ‘pecados’ en México de la mayor cadena minorista de comercio del mundo.

El informe señalaba que la filial de Walmart en ese país habría pagado sobornos por US$24 millones a un grupo de funcionarios para facilitar su expansión por territorio manito e impedir la reacción por parte de sus competidores.

La denuncia tenía una fuente privilegiada: el antiguo abogado de bienes raíces de Walmart, Sergio Cícero Zapata, quien no escatimó en detalles, cifras y fechas de los pagos de sobornos.

Desde que apareció la denuncia, Duke y su equipo directivo han tenido que enfrentar una tormenta que amenaza convertirse en tsunami, pues a pocos días de realizarse la asamblea de Walmart –programada para el primero de junio–, varios accionistas han propuesto el despido de la plana mayor de la compañía por los daños que estos hechos están generando, no solo en la imagen de la empresa, sino en las finanzas.

En México, una extrabajadora de Walmart ha logrado reunir 7.500 firmas –de las 10.000 que tiene como meta–, para pedir oficialmente fuertes sanciones a los directivos que propiciaron la situación. El escándalo ha alcanzado tales proporciones que el presidente Felipe Calderón ha salido en varias oportunidades a rechazar estas prácticas y el tema ha permeado la campaña política que se desarrolla en ese país.

Los ricos también caen

En Asia, la inmobiliaria Sun Hung Kai Properties es considerada la mayor compañía de bienes raíces del continente y una de las más grandes del mundo. Pero ni su poder político o económico la pudieron salvar de una orden de arresto firmada por la Agencia Anticorrupción de Hong Kong contra algunos miembros de la familia Kwok –su propietaria– que habrían incurrido en delitos de soborno.

Ya dos miembros de esta familia fueron arrestados, los hermanos Kwok Ping-Kwong y Raymond Kwok Ping-Luen, quienes, según la revista Forbes, tienen la segunda mayor fortuna de Asia, estimada en US$18.000 millones. El pasado 4 de mayo el turno fue para el tercer hermano, Walter Kwok Ping-Sheung, actual director de la inmobiliaria.

Los hermanos Kwok habrían pagado millonarias sumas a un alto funcionario del gobierno de Hong Kong, ya bajo arresto, para que hiciera algunas ‘asesorías’ a la inmobiliaria. Las denuncias han tenido un fuerte impacto en la compañía Sun Hung Kai Properties, que en el último mes ha perdido 16% de su valor bursátil.

El nuevo Maracanazo

Un escándalo de corrupción tiene en fuera de lugar la remodelación del Maracaná, el emblemático estadio de fútbol de Río de Janeiro. Las obras arrancaron en 2010, pero han sufrido retrasos que tienen a los organizadores de la Copa Confederaciones 2013 y del Mundial de Fútbol 2014, buscando un Plan B por si las instalaciones no alcanzan a estar listas para estas competencias.

El problema comenzó luego de que la firma Delta Construcciones –que junto a Odebrecht y Andrade Gutiérrez integran el consorcio Maracaná Río 2014–, resultara envuelta en un caso de corrupción que la obligó a salir del negocio. La Contraloría General de la Unión, en Brasil, denunció que Delta financió una red de corrupción y pagó sobornos a funcionarios del Departamento de Infraestructura de Ceará. Por esta razón, el órgano de control inició un proceso para prohibir que Delta sea contratada por el Estado.

Fuego cruzado

El escándalo financiero desatado en Chile el año pasado por los supuestos malos manejos en la empresa de comercio La Polar aún no termina. La firma PriceWaterhouseCoopers (PWC) que actuó como auditora, acaba de presentar una demanda de indemnización por US$900.000, por los perjuicios que le ocasionó la cadena de comercio al ocultarle información.

De acuerdo con PWC, La Polar incumplió con su obligación de entregar información completa de los balances de 2007 a 2010, que desataron el escándalo por el cual la firma de auditoría recibió varias multas y perdió algunos clientes. Para los directivos de La Polar, la medida es “desesperada e insólita”, pero será el juez quien defina el caso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?