| 7/18/2012 7:00:00 PM

Los Zombies

Grecia, Portugal, Irlanda, España e Italia permanecen en estado de coma y solo sobreviven gracias a los multimillonarios rescates del FMI y la Unión Europea. Pero el dinero se acaba y la vena sigue rota.

Las malas noticias económicas se han convertido en los últimos tres años en el pan diario para un grupo creciente de países que integran la Unión Europea (UE). Y su permanencia en las primeras planas podría prolongarse aún más.

Desde 2009, Grecia, Portugal e Irlanda han vivido una economía esquizofrénica derivada de la burbuja inmobiliaria y de políticas erráticas que han provocado caída del crecimiento, quiebra de bancos y empresas y la consecuente ola de desempleo. Esto les obligó a pedir el rescate a los socios más poderosos de la Unión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI), conocidos como la troika, a cambio de severos ajustes fiscales que provocan una creciente ola de insatisfacción social.?Pese a la estrategia de apalancamiento financiero y los salvavidas económicos lanzados durante las 20 cumbres de la UE de los últimos años, los resultados no se ven. Antes bien, la crisis se ha extendido a España e Italia.

¿Qué explica este círculo vicioso? Para algunos analistas se trata de un comportamiento zombie de varias economías europeas –y sus bancos y compañías–, que nadie sabe cuándo acabará pues su supervivencia es artificial y podrían hacer insostenible el actual modelo de unión. El riesgo más grave está en que buena parte de este capital es provisto por bancos privados, que están acumulando activos de dudosa perspectiva.

Un informe de BBC Mundo plantea que, al igual que en la película La noche de los muertos vivos, estas economías –y muchos de sus bancos y empresas– “están virtualmente aniquiladas, pero resucitan con regularidad gracias a las masivas transfusiones que reciben”.

En otras palabras, permanecen en estado de coma y su supervivencia depende de las inyecciones de capital que periódicamente arbitra la troika, pues de lo contrario ya serían cadáveres. La gran incógnita está en qué tan frecuentes y por cuánto tiempo más requerirán de esta terapia.

El grupo está liderado por Grecia, cuyo primer rescate fue anunciado en mayo de 2010 y para junio de 2011 se anunció un segundo rescate por 130.000 millones de euros. Sin embargo, su economía está lejos de alcanzar la estabilidad.

Hasta ahora, buena parte de las principales reformas exigidas para el ajuste fiscal no se han adoptado y el nuevo gobierno, elegido a mediados de junio pasado, acaba de pedir la renegociación de las condiciones pues asegura que no podrá cumplir con las reformas y la reducción del déficit exigidas por sus socios de la UE y el FMI para 2014. Grecia espera negociar la ampliación del plazo para cumplir estas condiciones hasta 2016.

La presidente del FMI, Christine Lagarde, se ha opuesto a una extensión del plazo y asegura que es prematuro, aunque el próximo 24 de julio funcionarios del FMI y del gobierno de Grecia se reunirán para analizar a fondo el tema.

Otro de los países con síntomas similares es Irlanda, cuyo rescate se aprobó en noviembre de 2010 por 85.000 millones de euros, y debe cumplir sus objetivos antes de 2014. Este país también ha pedido una renegociación de las condiciones de su paquete de ayuda que espera alcanzar antes de octubre próximo, y que básicamente incluye la posibilidad de deslindar la deuda soberana de la deuda privada –con destino a sus bancos, que se vieron afectados por la burbuja inmobiliaria–.

Por su parte Portugal, que obtuvo el rescate para su economía en mayo de 2011, por una cifra cercana a los 78.000 millones de euros, también espera renegociar las condiciones para separar los recursos con destino a su banca de los que han ido para el gobierno.

Y el nuevo en la lista, España, con evidentes síntomas de una economía ‘en coma’, ha logrado el compromiso de un paquete de ayuda que irá directamente a sus bancos, que requieren una inyección de capital de al menos US$100.000 millones para sobrevivir, o de lo contrario el colapso sería inminente.

Sin embargo, este paquete y las nuevas condiciones de rescate dependerán de la aprobación –en septiembre próximo– que le dé el Tribunal Constitucional de Alemania.

Para las economías zombies, el incumplimiento de las metas fiscales es el principal problema y la solución solo provendrá de un crecimiento sostenido, que les permita salir a flote.

Sin embargo, este proceso podría demorar, pues las duras condiciones del rescate implican ajustes que retrasan el crecimiento.

De acuerdo con el último Informe de Perspectivas Económicas Globales, divulgado el lunes 16 de julio por el Fondo Monetario Internacional, FMI, este año la Zona Euro registrará una caída de su economía de 0,3% mientras el próximo año apenas crecerá 0,9%.

Esto implica que continuará el círculo vicioso de renegociación pues, mientras no tengan crecimiento autónomo, requerirán permanentes inyecciones de capital de la UE para sobrevivir y para acceder a los recursos tendrán que cumplir severas condiciones de ajuste. Por ahora, el fin de esta película no está escrito.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?