| 9/19/2014 5:00:00 AM

Ciudades en quiebra

Por litigios y dificultades financieras, Los Ángeles y Atlantic City podrían seguir los pasos de Detroit y acudir a un proceso de reestructuración de sus pasivos.

Las malas inversiones, las pésimas administraciones locales y hasta el coletazo de la crisis inmobiliaria les siguen pasando cuenta de cobro a varias ciudades en Estados Unidos y amenazan revivir el fantasma de la quiebra de Detroit.

Y ahora dos nuevas ciudades, Los Ángeles en California y Atlantic City, New Jersey, están a punto de sumarse a la lista de las que acuden a la ley de bancarrota para salir de sus deudas. Las razones son varias: en el primer caso, una pelea con los bancos por el cobro de elevadas comisiones en una deuda contraída para construir el alcantarillado en 2006 y, en el segundo, el cierre de algunos de sus principales generadores de ingresos, los casinos.

En Los Ángeles, una decisión tomada por los concejales a mediados de agosto abrió paso a un litigio con el Bank of New York y Dexia para renegociar un swap –un contrato de permuta– por US$151 millones que desde 2008 le ha representado a la ciudad desembolsos por unos US$65 millones y generado descontento entre los políticos y los sindicatos.

Según el diario Los Angeles Times, los concejales buscan que los negociadores de la ciudad presionen a las dos entidades financieras para reestructurar la deuda o cancelar los swap sin generar un costo para la ciudad e, incluso, que devuelvan los dineros que se pagaron como “beneficios y cargos injustos”. Pero esta decisión equivale a un incumplimiento, lo que pone a la ciudad al borde de un default.

El colapso financiero también amenaza a Atlantic City, que vive su propio ‘septiembre negro’ luego de comenzar el mes con cierre de El Revel, un megaproyecto de hotel y casino inaugurado hace apenas dos años, en el que se invirtieron US$2.400 millones y que cerró sus puertas ante la ausencia de clientes.

El 16 de septiembre se cerró el Trump Plaza, otro emblemático hotel y casino. Con estos cierres, cerca de 6.000 personas se quedan sin empleo. El diario El País de España asegura que en Atlantic City “casi todo tiene aroma de fin de ciclo”. Y la preocupación crece porque las finanzas de la ciudad dependen de los recursos que genera el juego.

Las autoridades de estas ciudades están en alerta y esperan que su fortuna cambie para evitar un colapso financiero.

Quebradas

Siete ciudades de Estados Unidos pasan en estos momentos por procesos de reestructuración de pasivos. Estas son:

Detroit. En julio de 2013 fue admitida para un proceso de quiebras, luego de presentar el impago de varias de sus deudas. La suma que adeuda esta ciudad alcanza los US$18.000 millones.

Central Falls. Entró a un proceso de renegociación en mayo de 2012. Fue declarada en bancarrota porque debe unos US$4.800 millones, cifra enorme para esta pequeña ciudad del estado de Rhode Island.

Jefferson County. Es el mayor condado de Alabama y debe aproximadamente US$4.000 millones.

Harrisburg. Se quebró luego de construir una incineradora que prácticamente quemó su presupuesto. Tiene 49.000 habitantes y sus deudas alcanzan los US$345 millones.

San Bernardino. Con deudas por US$45 millones y la incapacidad para pagar a sus trabajadores, esta ciudad de 200.000 habitantes, ubicada a 60 kilómetros de Los Ángeles, entró en bancarrota en noviembre de 2012.

Stockton. Las malas administraciones y la acumulación de deudas –por US$26 millones– llevaron a que esta ciudad se declarara en quiebra en junio de 2012.

Mammonth Lake. El 3 de julio de 2012 entró en un proceso de reestructuración de pasivos, luego de que se declarara incapaz de pagar una deuda de US$46 millones.

Boise County. En marzo de 2011esta ciudad de Idaho acudió a la figura de la bancarrota porque no tenía cómo responder por una deuda de US$5,4 millones. En noviembre de ese año logró un acuerdo con sus acreedores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?