| 2/19/2014 8:00:00 PM

¿Quién manda aquí?

Estrenando el Primer Ministro más joven de su historia, Italia da una nueva muestra de inestabilidad política, justo cuando vuelve a crecer y mejora su riesgo país.

En los últimos 69 años, Italia ha tenido 62 gobiernos y de 2011 a la fecha ya completa tres primeros ministros. Estas estadísticas son muestra de la inestabilidad política de ese país europeo que ha estado en el ojo del huracán por cuenta de la crisis que vive todo su continente, pero que hoy, paradójicamente, da señales de recuperación económica.

Justo cuando las más recientes cifras del PIB mostraban un crecimiento de 0,1% en el último trimestre de 2013, –lo que supone el primer avance tras 18 meses de recesión–, y cuando la agencia Moody’s elevaba de “negativo” a “estable” su perspectiva para la calificación de la deuda italiana, la política se vuelve a enredar por la renuncia del primer ministro Enrico Letta.

Con menos de un año en el cargo, Letta fue presionado por su propio partido –el Democrático– para que renunciara, con la exigencia de acelerar el camino de reformas y sacar adelante la economía. En su reemplazo, el presidente Giorgio Napolitano nombró –sin mediar un proceso electoral– al alcalde de Florencia, Matteo Renzi, quien con tan solo 39 años se convierte en el primer Ministro más joven de Italia.

El 16 de febrero, en su primer día en el cargo, Renzi anunció una ambiciosa agenda de reformas para sus primeros 100 días de gobierno, pues su plan es lograr una coalición con los demás partidos que permita destrabar los ajustes legislativos que se requieren para salir de la crisis.

Su primer plan es una reforma electoral, para que la gobernabilidad del país sea más estable y efectiva. Para marzo anunció cambios en el mercado de trabajo, para abril en la administración pública y para mayo en el sistema tributario. Según la prensa europea, la principal preocupación de Renzi es el desempleo juvenil, que hoy está en un máximo histórico por encima de 40%.

Los inversionistas parecen estar creyéndole al plan de Renzi, pues el rendimiento de los bonos italianos a 10 años cayó el 17 de febrero al nivel más bajo en ocho años, al tiempo que sus acciones otra vez están por encima de su valor en libros, lo que no ocurría desde 2009, cuando el desbalance griego sacudió al euro.

No obstante, analistas del Financial Times tienen otra lectura y dicen que en realidad a los mercados no les preocupa quién esté al mando en Italia pues en España se está dando una recuperación similar y cuando un barco está en dificultades no importa quién es el capitán. Es más, creen que lo que verdaderamente impacta a Italia es lo que se decida en Alemania o en las oficinas del Banco Central Europeo.

Parte de este raciocinio puede estar detrás de la decisión de Fitch que, al contrario de su rival Moody’s, mantuvo su perspectiva negativa para la calificación de Italia, advirtiendo que Renzi enfrentará los mismos desafíos que sus predecesores para armar una coalición de gobierno.

Para los expertos, la política y la historia italiana están en contra de los planes del nuevo Primer Ministro, que ojalá no pague la primiparada y logre los acuerdos que tanto necesitan .
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?