| 5/14/2015 5:00:00 AM

Crisis ministerial en Chile

La presidente chilena Michelle Bachelet generó revuelo tras pedirle la renuncia a todo su gabinete. Cinco caras nuevas entran al gobierno y hubo varios enroques.

Inesperada. Así resultó la decisión que tomó recientemente la presidente Michelle Bachelet cuando, en un hecho sin precedentes en la democracia chilena, les pidió la renuncia a sus 23 ministros y se fijó un plazo de 72 horas para designar un nuevo gabinete.

Al final se tomó unos días más y el pasado 11 de mayo designó su equipo ministerial –despidió a 9 de sus antiguos colaboradores– y prometió “medidas para regular los negocios y la política”. La caída en sus niveles de popularidad y los escándalos de corrupción fueron los grandes detonantes de este revolcón.

Los tiempos no están fáciles para la presidente Bachelet. Hechos de corrupción en su gobierno y en su familia hicieron que llegara a un lánguido nivel de aprobación del 29%, el más bajo en su carrera política. Así mismo, la reforma tributaria aprobada hace menos de un año, destinada a financiar la educación, ya había distanciado al gobierno chileno de los empresarios. Esta fue responsable del desgaste del saliente ministro de Hacienda, Alberto Arenas.

Dentro de las modificaciones realizadas por la mandataria chilena se encuentran algunos “enroques”. En ese grupo se destaca la elección en la cartera de Defensa de José Antonio Gómez, quien fuera hasta el pasado domingo Ministro de Justicia. Su designación generó aplausos en Bolivia, porque hace unos años él había anunciado la posibilidad de darle salida al mar a ese país.

Si Gómez sigue siendo consistente con su posición, se enfrentará a Heraldo Muñoz, el actual Canciller y primer ratificado en el nuevo organigrama. El pleito del país austral con Bolivia en la Corte de La Haya es el motivo de la ratificación de Muñoz.

Por su parte, Jorge Burgos, quien salió del ministerio de Defensa, llega al ministerio del Interior y Seguridad Pública, oficina que ocupaba Rodrigo Peñailillo, quien quedó en el ojo del huracán por escándalos de corrupción.

Otros movimientos involucran a Javiera Blanco como nueva ministra de Justicia, quien viene del ministerio de Trabajo. En su reemplazo llega Ximena Rincón, que a la fecha se desempeñaba como Secretaria General de la Presidencia.

Los nuevos

Uno de los cambios mejor recibidos por el sector privado fue la designación del economista Rodrigo Valdés como nuevo ministro de Hacienda, gracias a su perfil técnico, experiencia y capacidad de generar consensos.

Valdés tiene varios retos, entre ellos restablecer las relaciones del Ejecutivo con el empresariado, llevar a Chile a crecer a tasas superiores a 4% –en 2014 creció 1,9%– y recomponer la confianza en los mercados, que reaccionaron bien ante el anuncio, pero mantienen la incertidumbre, en vista de que es la primera vez en la historia de la democracia chilena que se revoca al jefe de las finanzas públicas.

Otras caras nuevas en los ministerios llegan a Cultura, con Ernesto Ottone; Desarrollo social con Marcos Barraza; mientras a la Secretaría General ingresa Marcelo Díaz.

Todavía no es claro si este cambio de tercio –y de equipo– favorecerá la gobernabilidad y dará un “nuevo impulso” al país. Los próximos meses serán decisivos para ver los resultados de estos movimientos, los cuales resultan fundamentales en tiempos en que se desea reformar la Constitución.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?