| 3/2/2012 2:35:00 PM

La suma de todos los miedos

Un posible ataque contra Irán, ante su negativa para que vigilen sus plantas nucleares, es la nueva amenaza para la economía global. Precio del petróleo, primera víctima.

Con la aprobación del segundo paquete de rescate griego, la crisis de deuda europea ganó tiempo para buscar una solución y le cedió su puesto a Irán como principal amenaza para la economía global. La nación islámica, cuyas plantas nucleares son vistas con desconfianza por Occidente, ratificó así su presencia en el denominado ‘Eje del mal’.

Un informe de Fox News sostiene que la principal preocupación de Wall Street hoy es que las tensiones entre Teherán y Occidente afecten el flujo de petróleo, al tiempo que, haciendo una parodia de los Oscar, el diario Financial Times ‘nominó’ y dio como ganador, en la categoría de mayores amenazas para la globalización, a las dudas sobre el futuro del petróleo, que repitió como ganador por segundo año consecutivo. En 2011 también fue la principal preocupación por la Primavera Árabe, que redujo la oferta de petróleo libio.

Esta vez se teme un mayor impacto, pues Irán es el quinto productor mundial. Durante la guerra que terminó con la muerte de Gadafi, Libia pasó de producir entre 1,6 y 1,8 millones de barriles diarios a 1 millón, mientras que la Agencia Internacional de Energía calcula que Irán produce unos 3,5 millones de barriles diarios,.

Ante su negativa de permitir que expertos internacionales revisen sus plantas nucleares, para saber si está fabricando armas de ese tipo, Irán recibió la amenaza de bloqueos económicos. Estados Unidos planea sancionar a las multinacionales que compren petróleo iraní a partir del 28 de junio, mientras la Unión Europea decidió embargar las importaciones de crudo del país asiático, prohibiendo cualquier contrato nuevo y estableciendo el primero de julio como fecha límite para que terminen los existentes. 

Las sanciones, sumadas al anuncio de Israel de atacar a Irán sin consultarlo con nadie, han generado un aumento en el precio del petróleo de 15%.

El hecho de que Irán sea hoy la mayor preocupación no significa que los mercados ya no teman por Grecia y sus vecinos, sino que en ese frente ya tienen una idea de cuál podría ser el peor escenario y lo van descontando (abandono del euro por parte de Grecia y default). Pero lo que pase con Irán es incierto.

Cualquier conflicto en la zona del Golfo Pérsico no solo golpearía los precios del petróleo, sino también la incipiente recuperación de la economía estadounidense e incluso su proceso electoral, pues si estalla una guerra o se encarece más la gasolina, los electores lo pueden cobrar.

Y, mientras los especuladores siguen ganando con el tira y afloje del gobierno iraní, este celebra su victoria en los Oscar por la mejor película extranjera (Una Separación). Ojalá los temores derivados de su triunfo en los premios del Financial Times no se vuelvan realidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?