| 6/22/2017 12:01:00 AM

Las críticas a Donald Trump por su riqueza

El enorme crecimiento en los ingresos del Club Mar-a-Lago en Palm Beach y del Trump Hotel en Washington, inaugurado en octubre pasado, ha generado críticas en los demócratas por posible conflicto de interés.

Donald Trump no solo es el presidente más rico que ha tenido Estados Unidos, con una fortuna calculada por la revista Forbes en unos US$3.500 millones –por encima de George Washington, hasta el año pasado el presidente más rico, con US$580 millones–. También es el primero que rompe más de medio siglo de tradición de mandatarios que presentaban su declaración de renta incluso desde su campaña presidencial.

Pero, luego de enfrentar las fuertes presiones de los medios de comunicación y de la Oficina de Ética del Gobierno, el pasado viernes 16 de junio Trump dio a conocer su declaración de activos que, para muchos, sigue siendo incompleta. Aunque se trata de un listado con cifras muy generales, que no aporta detalles de los pagos de impuestos del mandatario y mucho menos de sus activos acumulados, sí da una idea de su riqueza, al punto que algunos medios consideran que esta es ‘la punta del ovillo’ de donde pueden tirar para seguirle la pista al pago de impuestos del mandatario.

La primera sorpresa que deja al descubierto su declaración es que los activos allí declarados solo corresponden a una parte de su fortuna, pues, en su conjunto, están valorados en US$1.400 millones.

De hecho, aunque en el pasado el propio Trump había rectificado a la revista Forbes al asegurar que su riqueza alcanzaba los US$10.000 millones, frente a los US$3.500 millones que ha señalado la prestigiosa publicación, en la declaración ante la Oficina de Ética del Gobierno solo reconoció activos por US$1.400 millones, ingresos por US$596,3 millones, entre ellos una pensión del sindicato de actores por US$84.292 anuales y una deuda por US$315 millones –de ellos, US$130 millones con el Deutsche Bank–.

Recomendado: 6 cosas que podrían "derribar" el muro de Donald Trump

El segundo asunto que sale a la palestra es que la estructura empresarial de la Organización Trump cuenta con un complejo esquema laberíntico, del que hacen parte 565 compañías en la mayoría de las cuales –cerca de 500– tenía un cargo que ejerció hasta el 19 de enero de este año y que ahora está en manos de sus hijos Donald Junior y Eric, a través de un fideicomiso.

Y aunque muchos de sus productos como los filetes, el agua mineral, el perfume, el vodka, un viñedo y hasta una universidad han sido bautizados con el apellido de Trump –emulando al ‘rey Midas’–, lo cierto es que la mayor parte de la fortuna del mandatario se deriva del sector inmobiliario.

En la declaración están incluidos los 14 hoteles de lujo –uno de ellos en Las Vegas, decorado con oro de 24 kilates–, las 17 instalaciones de golf, edificios de oficinas en Manhattan y decenas de bienes raíces alrededor del mundo. Entre los pocos detalles que se conocen, la agencia Efe destaca que dos inmuebles generaron los mayores ingresos para el magnate el año pasado: el Club Mar-a-Lago, en la Florida, llamado por el magnate la ‘Casa Blanca de Invierno’, que obtuvo ingresos por US$37,2 millones, frente a US$29,8 millones de 2015, así como el Trump Hotel de Washington, inaugurado en octubre del año pasado y cuyos ingresos ya alcanzan los US$19,2 millones.

Algunos congresistas demócratas han criticado duramente que el presidente se esté lucrando específicamente con estas propiedades, pues sus mayores ingresos se han generado luego de su elección en el cargo. Solo en el caso del Club Mar-a-Lago, en Palm Beach, se habla de que la cuota de acceso al club fue duplicada apenas fue elegido presidente.

Pero no es el único tema en el que los medios y los políticos ven un posible conflicto de interés. La revista Forbes, en su reciente actualización de la fortuna de Trump, advierte que, aunque los hijos del magnate están a cargo de las operaciones de la Organización Trump, no está claro si esto está sucediendo realmente.

Más allá de la discusión sobre la pertinencia de tener un multimillonario en la Casa Blanca, lo cierto es que, mientras más abundan las críticas, su fortuna se sigue multiplicando.

Puede interesarle: ¿Por qué ExxonMobil y Shell no apoyan la salida de EE.UU. del Acuerdo de París?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.