| 2/18/2016 12:00:00 AM

La oferta de la cervecera Asahi a ABInbev por US$3.500 millones

Para consolidar su proceso de expansión, la principal cervecera japonesa, Asahi, ofreció US$3.500 millones a ABInbev por tres reconocidas marcas de SABMiller.

La tristeza de unos puede ser la felicidad de otros. Así lo ha entendido la firma japonesa Asahi, que el pasado 10 de febrero hizo oficial una oferta por tres de las más reconocidas marcas de cerveza en el mundo: la italiana Peroni, la holandesa Grolsch y la británica Meantime.

La oferta, por US$3.500 millones, la hicieron los directivos de Asahi durante una reunión el martes 9 con el directorio de ABInbev y fue divulgada al día siguiente al mercado. Esta transacción hace parte de los compromisos propuestos por el gigante cervecero ABInbev para perfeccionar la fusión con su archirrival SABMiller, anunciada a comienzos de noviembre de 2015 y que se tasó en US$109.000 millones.

Aunque por ahora solo es una oferta, todo parece indicar que Asahi será la nueva dueña de las tres marcas del portafolio de SABMiller.

Antes de conocerse la propuesta de la japonesa, ya otras compañías habían expresado su interés por las marcas, entre ellas el fondo de capital privado estadounidense KKR & Co. LP; la empresa Fraser y Neave Ltd., que hace parte de Thai Beverage PCL, y las compañías de capital privado europeas PAI Partners SAS y EQT Corp., según el diario Público de España.

Pero, ¿quién es Asahi? Fundada en 1889, es una de las mayores empresas de bebidas en Japón. En 1987 lanzó una cerveza súper seca, Asahi Super Dry, que desde entonces se convirtió en una de las más demandadas y logró desbancar del primer lugar a la tradicional Sapporo Brewery.

En un comunicado de Asahi, luego de presentar su oferta, su presidente, Akiyoshi Koji, aseguró que con esta compra la compañía busca “ampliar su plataforma de crecimiento en Europa y convertirse en un actor global con una posición distintiva”.

La compañía tiene una participación de 38% en el mercado japonés y, según el diario The Guardian, la compra de las marcas de SABMiller le permitirán consolidar su presencia en los mercados europeos, en momentos en que el mercado japonés muestra algunos signos de debilidad debido al envejecimiento de la población y a los cambios generacionales, que han convertido al vino en una bebida mucho más popular y que le quita mercado a la cerveza.

De hecho, el diario japonés Yomiuri había reportado en enero pasado que los directivos de Asahi planeaban alcanzar este 2016 ventas por 161,1 millones de cajas, 0,4% más que el año pasado, lo que da cuenta de la debilidad del crecimiento en el mercado japonés, y la necesidad de la compañía de expandirse en mercados internacionales.

En el pasado, Asahi y SABMiller ya se habían enfrentado por compras de cerveceras. Tras adquirir en 1990 19,9% de las acciones de la australiana Elders, que posteriormente se convertiría en Fosters, para 2011 Asahi compitió con SABMiller por quedarse con una participación mayoritaria, que finalmente quedó en manos de esta última compañía.

De confirmarse la compra, esta sería la mayor adquisición de una cervecera por parte de una firma japonesa, desbancando la compra que en 2009 hizo Kirin Holdings de la australiana Lion Nathan, por US$3.300 millones, según Reuters.

La llegada del competidor japonés a las grandes ligas cerveceras del mundo anticipa una fuerte lucha por este apetitoso mercado. Y nuevas oportunidades para los consumidores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?