| 10/28/2015 7:00:00 PM

Esta ciudad inglesa creó un impuesto para combatir la obesidad

Una ciudad inglesa acaba de lanzar un impuesto voluntario para desanimar el consumo de bebidas azucaradas y obtener recursos para la promoción de la salud. ¿Cuáles son los antecedentes de la medida?

Las consecuencias del sobrepeso y la obesidad preocupan en el mundo. Un ejemplo de ello se acaba de registrar en Brighton & Hove, metrópoli al sur de Londres que se convirtió en la primera ciudad británica que crea un impuesto voluntario de 10% a las bebidas azucaradas. 

La iniciativa fue impulsada por el chef Jamie Oliver, famoso en Inglaterra por haber sido presentador de un programa de cocina en la BBC y por socializar ideas para que las personas sean conscientes de los riesgos del consumo de azúcar.

Brighton & Hove se encuentra por debajo de las cifras de obesidad de Inglaterra, pero pese a ello, como lo señala el diario The Guardian, “se tomaron medidas de forma proactiva”.

Inglaterra XL

Datos de la Encuesta de Salud de Inglaterra indican que la proporción de hombres obesos en ese país pasó de 13% a 26% entre 1993 y 2013, mientras en el caso de las mujeres el indicador aumentó en el mismo periodo de 16,4% a 23,8%. 

Además, el Observatorio Nacional de Obesidad de Inglaterra (NOO, por su sigla en inglés) estima que para 2050 la obesidad afectará a 60% de los hombres, 50% de las mujeres y 25% de los niños.

Esto sugeriría que podría existir un problema entre los jóvenes y niños ingleses. De hecho, al analizar las estadísticas del Sistema Público de Salud de Inglaterra se encuentra que en la última medición uno de cada cinco niños tenía sobrepeso o estaba obeso.

La situación ha motivado a Jamie Oliver a impulsar el establecimiento de la educación nutricional obligatoria en los currículos escolares y a solicitar en el Parlamento la adopción de medidas educativas y tributarias. Para ello ha llevado el tema al Congreso y ha hecho una gran movilización social.

Pese a la acogida que han tenido sus iniciativas, apoyadas por más de 148.000 firmas, el Departamento de Salud de Inglaterra rechazó de plano la propuesta de gravar estas bebidas. Un comunicado de esta entidad presentó los inconvenientes para el costo de vida, la productividad y el crecimiento de la economía, indicando que las causas de la obesidad trascienden lo tributario e incluyen temas de dieta, estilo de vida y factores ambientales y genéticos.

Más allá de lo local

Las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran la magnitud del problema. Para 2014, alrededor de 13% de la población adulta mundial –11% de los hombres y 15% de las mujeres– eran obesos, multiplicándose por más de dos entre 1980 y 2004.El tema no es solo de Brighton & Hove. En México, por ejemplo, se estableció hace dos años un impuesto de 10% a las bebidas con azúcar; aunque en el último mes el Gobierno cedió a la presión de empresarios y lo recortó a 5%.

En Colombia, el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, también ha impulsado un impuesto de las mismas características, iniciativa que todavía no ha sido considerada por el Ministerio de Hacienda.

Mientras se esperan decisiones en el Reino Unido, lo fundamental en este caso, y en otras iniciativas que se adopten en el mundo, es mantener el balance entre la solución de problemas de salud pública y el desarrollo de las industrias que comercializan estos productos y generan empleo. La discusión que viene será agridulce.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?