| 6/26/2014 5:00:00 AM

Asia va por inversión

La preocupación por el crecimiento llevó a los gobiernos de China, India y Japón a diseñar agresivos planes para atraer capitales extranjeros que fortalezcan sus economías.

Tras presenciar un prolongado destemplamiento de sus economías, tres gigantes asiáticos acaban de lanzar ambiciosos planes económicos para salir del letargo que les ha producido bajas tasas de crecimiento, preocupante aumento del desempleo y una abultada deuda pública.

Y la ruta escogida pasa por flexibilizar normas que permitan atraer mayores flujos de inversión extranjera, un giro importante en economías que tradicionalmente han sido hostiles al capital foráneo, debido a las restricciones que han impuesto en ciertos sectores o a los altos impuestos que cobran.

Junio fue el mes escogido por los gobiernos de India, China y Japón para hacer los anuncios de sus planes. El primero en saltar al ruedo fue India, cuyo nuevo primer Ministro, Narendra Modi –elegido a finales de mayo– anunció que flexibilizará las normas para permitir el ingreso de más capital foráneo a su país.

Modi basó su campaña política en la promesa de introducir reformas económicas de fondo que permitan aumentar el empleo y volver a los niveles de crecimiento económico de 8%. En esta línea, el 9 de junio dijo ante el Parlamento que su gobierno planea adoptar “una política de incentivar las inversiones, incluyendo inversiones directas del exterior, que se permitirán en sectores que ayuden a crear empleo y bienes de equipo”.

Para el diario El País, el capital extranjero es fundamental en India, donde el nuevo gobierno es consciente de la urgencia de crecer a un ritmo superior al 4,7% actual para absorber la creciente demanda de empleo, pues en este país cada año 13 millones de personas entran al mercado laboral.

China no se ha quedado atrás. A mediados de junio, después de conocerse el informe oficial que da cuenta de la caída de 6,7% en la inversión extranjera en este gigante asiático –a US$8.600 millones durante mayo–, el gobierno anunció que adoptará nuevas medidas para eliminar los obstáculos legales y financieros que afectan al capital extranjero.

El diario británico Daily Times destacó que se adoptarán reformas financieras –las más ambiciosas de las últimas tres décadas– que eliminan trámites burocráticos, reducen el esquema de planificación central y ponen a la segunda economía del mundo a competir por el capital con los mercados libres.

Entre las medidas anunciadas por el Ministerio de Comercio están la eliminación de límites sobre el tamaño de las inversiones iniciales de los extranjeros, así como los plazos y tipos de cambio para invertir en una actividad productiva. Las medidas, sin embargo, solo aplicarán para quienes inviertan en sectores productivos, pues el gobierno mantendrá los controles y barreras a los extranjeros que busquen llegar al sector financiero chino.

Japón ha sido el último en anunciar su batería de reformas económicas. El primer Ministro japonés, Shinzo Abe, dijo el pasado 24 de junio que estas incluyen recortes en la tasa de impuestos para las empresas, aumento en la presencia de mujeres en el sector productivo y mayores oportunidades para los trabajadores extranjeros. Los mercados internacionales respondieron positivamente a las nuevas medidas que buscan sacar a Japón de un estancamiento que ya completa dos décadas.

Para el ministro Abe, el reto de reactivar la economía es monumental, pues llegó al cargo a comienzos de 2013 prometiendo un impulso a la economía de Japón y con el objetivo de aumentar entre 0,2% y 1,5% el Producto Interno Bruto. El crecimiento de Japón está en estos momentos alrededor de 0,5% y, dada la inercia que registra esta economía, podría tomar varios años reactivarla.

La reducción de la tasa de impuestos es la herramienta central del programa lanzado por Japón, que tiene una de las tasas de impuestos más altas entre los países desarrollados, pues alcanza 35%. Este nivel ha ahuyentado a algunos inversionistas extranjeros, que podrían retornar con las promesas que ha hecho el ministro Abe de llevar esta tasa de tributación por debajo del 30%.

Las estrategias lanzadas por estos tres países asiáticos para atraer mayores flujos de capital extranjero anticipan una dura lucha en los mercados internacionales. Y es una señal de alerta para los países que requieren más capital para seguir creciendo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?