| 6/23/2016 12:00:00 AM

China busca reducir consumo de carne en un 50%

Un plan del gobierno chino para reducir 50% el consumo de carne tiene celebrando a los ambientalistas y preocupados a los productores mundiales de este alimento.

El gobierno chino acaba de cortar de un tajo las ambiciosas metas de los productores mundiales de carne. Al fijar hace un par de semanas las nuevas directrices dietéticas –que no se modificaban desde 1989–, el gobierno planteó a sus ciudadanos una reducción de 50% en el consumo de carne.

La política fue divulgada por el Ministerio de Salud de China y busca que los 1.376 millones de ciudadanos reduzcan a un rango entre 40 gramos y 75 gramos la ingesta de carne de bovino por persona al día.

La directriz alimentaria pide también a los ciudadanos que consuman menores cantidades de leche, huevos, pollo y cerdo –proponen no superar la ingesta de 200 gramos al día–, al mismo tiempo que sugieren reducir el consumo de azúcar.

Esta guía alimentaria aparece en momentos en que están encendidas las alarmas en China por el aumento de casos de sobrepeso, obesidad y enfermedades asociadas –diabetes e hipertensión, entre otras–. China consume actualmente 28% de la comida que se produce en el mundo y responde por 50% del consumo mundial de cerdos. De acuerdo con la FAO, para 2011 era el país con el mayor consumo de todo tipo de carnes, con 78 millones de toneladas al año, casi doblando a los 27 países de la Unión Europea, que ese año consumieron 40 millones de toneladas. Este año, la FAO estima que la producción mundial de carne crecerá 0,3% y se ubicará en 320,7 millones de toneladas.

Lea también: McDonald‘s abrirá 1.300 restaurantes en China

Las decisiones del gobierno chino sonaron como música para los oídos de los grupos ambientalistas, que han criticado el uso y abuso en el consumo de carnes y que atribuyen al sector ganadero la generación de 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero, que atenta contra el medio ambiente.

Estas emisiones son similares a las generadas por todos los vehículos del mundo, de acuerdo con un estudio citado por el diario The Guardian, que asegura que de seguir las nuevas directrices por parte de la población China, se reduciría en un billón de toneladas –de aquí a 2030– la emisión de dióxido de carbono al ambiente, a partir de una proyección de 1.800 millones de toneladas en ese año.

El director general del Centro Nacional de la Estrategia de Cambio Climático de China, Li Junfeng, le dijo a ese medio que “a través de este tipo de cambio de estilo de vida se espera que la industria ganadera se transformará y se reducirán las emisiones de carbono”.

Lea también: Fijación de precios del carbono, una nueva lucha contra el cambio climático

Sin embargo, aunque la reducción en el consumo de estos recursos tendrá un impacto positivo en la salud ambiental del planeta, ya algunas asociaciones de productores de carnes han expresado su preocupación por la decisión, pues implicará una reducción importante en las metas de crecimiento que se habían trazado. Países como Argentina, Brasil y Nueva Zelanda, que están considerados entre los mayores productores de carnes del mundo, ya están analizando el efecto que esta medida tendrá en sus negocios.

Más allá del impacto en el negocio pecuario, lo cierto es que las nuevas medidas adoptadas por el gobierno de China tendrán un resultado positivo en la salud del planeta… y de sus habitantes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?