| 9/20/2013 8:00:00 AM

Reversazo sí o sí

Independiente de quién llegue a la cabeza de la FED, la decisión de reducir su política expansionista no tiene reversa. El mundo entero tendrá que decirles adiós a las bajas tasas de interés.

Con el colapso de Lehman Brothers y la respuesta del gobierno estadounidense para tratar de contrarrestar una de las peores crisis financieras de la historia, la Reserva Federal completó cinco años como una de las entidades más influyentes del mundo, pues sus decisiones afectan cada vez más a personas que, en teoría, nada tendrían que ver con la economía del Tío Sam.

La artillería desplegada por la FED, como se le llama coloquialmente a la entidad, para hacerle frente a la crisis ha servido para recuperar la alicaída economía estadounidense y les dio un empujón sin precedentes a los países en desarrollo. Como ya se consiguió el objetivo, es hora de volver a lo que se conoce como una normalización de la política monetaria, dejando atrás las tasas de interés bajísimas; es decir, cercanas a 0%.

Hasta el cierre de esta edición, todas las apuestas indicaban que en la reunión de mercado abierto de la FED, entre el 17 y el 18 de septiembre, se iba a tomar la decisión de empezar dicha normalización, reduciendo las compras de bonos de la FED para inyectarle liquidez a la economía y que estaban en US$85.000 millones mensuales. Debido a que la respuesta de los mercados ante el anuncio de un recorte de las compras ha provocado fuertes desvalorizaciones en las bolsas, se cree que lo que puede hacer la FED es un recorte light, así ya no reduciría sus compras en los US$15.000 millones que pronostica el mercado, sino en US$10.000 millones o, incluso, en US$5.000 millones. Es más, hay quienes están convencidos de que ese recorte no se va a dar en este mes, sino en tres meses.

“Pero así se haga en septiembre o en diciembre es irrelevante, porque lo que realmente importa es que es una medida que no tiene reversa y que se va a dar, ¡supérenlo!”, escribió la periodista de CNN Money, Annalyn Kurtz, en la más reciente entrada de su blog FED Focus.

Lo que viene después

Sea cual sea la decisión tomada en el comité de la FED, lo más probable es que después del 18 de septiembre el mensaje que se empieza a dar es que reducir la compra no es lo mismo que hacer una contracción monetaria, pues igual van a seguir comprando y la tasa de la FED, así las demás suban, se va a mantener en mínimos históricos hasta por lo menos 2015, recalca Kurtz y agrega que es factible que la menor compra de bonos no sea metódica y secuencial, pues es posible que en una reunión decidan recortar, luego hagan una pausa por varios meses mientras evalúan el impacto y después retomen. Además, el recorte puede diferir en tamaño.

“Ben Bernanke, presidente de la FED, también querrá demostrar que la entidad es flexible y, si la economía empeora, se reservan el derecho de volver a aumentar el programa de compra de bonos”, enfatiza la analista.

Otros expertos consideran, por su parte, que la menor compra de bonos es solo una cortina de humo, pues el tema central son las proyecciones de tasas de interés de la FED para finales de 2016 y que también debieron ser presentadas, por primera vez, tras la reunión del 18 de septiembre.

“El problema es que sus previsiones para diciembre de 2016 bien pueden mostrar una economía cercana al pleno empleo y con estabilidad de precios, lo que normalmente implicaría una tasa de interés de la FED neutral; es decir, cercana a 4%, pero en sus pronósticos oficiales para finales de 2015 tienen un cálculo en torno a 1%. Si efectivamente tiene que estar en 4% a finales de 2016, se tendrá que dar un aumento de las tasas de 300 puntos básicos durante 2016, muy por encima de lo que el mercado está estimando”, aseguran en el portal especializado en finanzas Zero Hedge.

Por su parte, los bancos centrales del mundo tendrán mayor trabajo, pues al modificarse las expectativas de tasas de interés en Estados Unidos, se modifican en todo el globo, con la diferencia de que la decisión de la Reserva Federal se basa en la premisa de que el Tío Sam se está recuperando, mientras en los demás países y, en especial, los emergentes, el cambio se da en medio de una desaceleración.

Mejora el Déficit


En agosto el déficit presupuestario de Estados Unidos
fue de US$148.000 millones, lo que implica que podrán terminar el año fiscal 2013 (que va de octubre a septiembre), con un hueco de US$755.000 millones, 35% por debajo al registrado un año atrás.

La caída en el déficit se atribuye a un mayor recaudo y a un menor gasto público, derivado de unos recortes automáticos del presupuesto que entraron en vigencia en enero. Poco a Poco la economía estadounidense está saliendo de cuidados intensivos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?