| 2/19/2015 8:20:00 AM

HSBC pone en aprietos a más de uno

David Cameron, Primer Ministro inglés

El destape del entramado que permitía evasión fiscal a ricos y poderosos desde la sede suiza del banco HSBC tiene contra las cuerdas a varios gobiernos. La función apenas comienza.

La filtración de una lista con los nombres de 120.000 empresas y personas naturales que habrían evadido más de US$100.000 millones en impuestos a través de cuentas del banco HSBC en Suiza, se convirtió en una de las principales noticias económicas en lo corrido del año.

En momentos de dificultades económicas, muchos gobiernos la ven como la oportunidad de recuperar ingresos perdidos. Pero para otros, la lista se ha convertido en un nuevo dolor de cabeza.

El escándalo destapado el domingo 8 de febrero por una alianza de medios liderada por Le Monde y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) resultó una verdadera ‘bomba’ y dejó al descubierto cómo algunos ricos y famosos prefieren el sigilo bancario antes que realizar las debidas contribuciones fiscales.

Pero con el paso de los días se han comenzado a conocer nexos y conexiones de altos funcionarios de gobiernos con los evasores, que no los dejan bien parados. En dos países el escándalo ha ido más allá del tema fiscal y hoy es parte del debate político. Las consecuencias aún son impredecibles, sobre todo si se toma literalmente la declaración del encargado de filtrar los archivos, el ingeniero Hervé Falciani –trabajó por ocho años en el HSBC– y quien ha advertido que lo que se sabe es apenas ‘la punta del iceberg’.

En Venezuela y Reino Unido la política se ha movido por cuenta de la ‘Lista Falciani’. Estos son algunos de los efectos.

Tesoro bolivariano

Quizás uno de los casos más llamativos de la Lista Falciani tiene origen en Venezuela. Aunque por número de clientes este país no está en los primeros lugares –en total 1.138– ocupa el tercer puesto por el tamaño de los depósitos: US$14.800 millones.

De acuerdo con las investigaciones, de la cifra total, 85% –es decir, cerca de US$13.000 millones– corresponde a cuatro cuentas abiertas por el gobierno en el HSBC Private Banking en Suiza. Estas cuentas se abrieron a nombre de la Tesorería Nacional de Venezuela y del Banco del Tesoro, fundado en 2005 por el fallecido presidente Hugo Chávez Frías. Los depósitos del Estado venezolano en estas cuentas alcanzaron los US$12.600 millones entre 2005 y 2007.

El diario español Abc aseguró que fue Alejandro Andrade el encargado de abrir una de las cuentas en Suiza, con un depósito de US$700 millones. Andrade, según el diario español, es hoy uno de los exfuncionarios más acaudalados, aunque su inicio en el mundo laboral fue como guardaespaldas del presidente Hugo Chávez, quien llegó al poder en 1999.

En 2007, Andrade –hoy residente de Estados Unidos– fue nombrado Tesorero Nacional en 2007 y un año después pasó a ser presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), donde estuvo hasta 2010. Su paso por esta entidad no estuvo alejado del escándalo, pues algunas de sus actuaciones fueron cuestionadas en una investigación de la SEC, la Comisión de Valores de Estados Unidos, por el pago de supuestas comisiones ilegales y sobornos a varios de los altos funcionarios del Bandes, que se giraron a través de la casa de bolsa Direct Access Partners (DAP), con sede en Nueva York.

Otra parte del dinero venezolano fue colocado entre 2005 y 2007 por el Banco del Tesoro, cuyo representante y presidente era Rodolfo Marco Torres, según reseña el portal Armando.info, encargado de investigar el capítulo Venezuela en este entramado. Torres es el actual ministro de Finanzas y vicepresidente del Área Económica del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

El Ministro salió públicamente a rechazar que tenga cuentas a su nombre en el banco y calificó de ‘transparentes’ todas las operaciones realizadas a nombre del estado venezolano en el HSBC en Suiza. Ya algunos políticos de oposición han comenzado a cuestionar el destino y, sobre todo, el paradero de esos recursos, que todavía no es claro.

Pero no solo altos funcionarios del gobierno boliviariano están en la lista. Medios como el canal Telesur informaron que en la lista figuran 178 personas más, entre ellas varios opositores, y quienes muy seguramente comenzarán a sentir el rigor de la ley.

La batalla del reino

El escándalo no pudo llegar en peor momento para el primer ministro británico David Cameron. A menos de tres meses de que se realicen las elecciones generales en el Reino Unido, previstas para el 7 de mayo, Cameron se ha visto salpicado por el escándalo que vincula a varios de sus amigos más cercanos.

Las duras críticas de sus adversarios políticos no se han hecho esperar en el Parlamento, donde Ed Miliand, su principal contradictor del partido laborista, aseguró en una audiencia que Cameron “es un sórdido Primer Ministro rodeado de sórdidos donantes”. Al Primer Ministro inglés le ha enrostrado también su cercanía con Stephen Green, quien presidió el HSBC durante los años en que se dieron los fraudes denunciados por Falciani.

Green, antiguo sacerdote anglicano, fue nombrado por Cameron en la secretaría de Estado de Comercio en 2010, tras dejar su alto cargo en el HSBC, y su designación se dio en momentos en que era aclamado como “el banquero honesto”, había recibido el título de Lord y acababa de escribir el libro Buenos valores.

Green tuvo que renunciar a su cargo de asesor de La City –como se conoce al centro financiero de Londres– apenas unos días después de que se conociera la Lista Falciani, y luego de descubrir que había evadido cerca de US$4 millones de su plan de pensiones, según Reuters.

Y no es el único amigo de los conservadores: de acuerdo con la Lista Falciani, al menos otros ocho magnates que han financiado al partido de Cameron –entre ellos Stanley Lord Fink– están hoy en el banquillo.

Pero el destape de evasión fiscal no solo ha dejado mal parados a los conservadores. También los laboristas tienen sus pecados, por eso en el Parlamento han recibido duras críticas pues recibieron financiación del magnate David Garrard, conocido por crear empresas offshore para evadir al fisco.

En medio de una feroz campaña política, laboristas y conservadores buscan aprovechar este affaire para ganar votos.

Sin embargo, como lo asegura el diario The Guardian, ninguno de los partidos saldrá bien librado cuando terminen las investigaciones por este caso de evasión fiscal.


***

Las cifras


Con US$31.200 millones en cuentas de 11.235 personas en el HSBC, Suiza lidera la Lista Falciani.

Un total de 8.844 cuentas son de personas del Reino Unido. En total, tendrían unos US$21.7000 millones en este banco.

Venezuela es el tercer país con mayores recursos en el HSBC de Suiza: US$14.800 millones en 1.138 cuentas.

Unas 4.000 cuentas de ciudadanos
de Estados Unidos tenían recursos por US$13.400 en la sucursal suiza.

Brasil es uno de los países con mayor número de clientes (8.668) con depósitos por US$7.000 millones.

De Colombia hay unas 300 personas, con unos US$300 millones, entre 2006 y 2007.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.