| 8/29/2012 6:00:00 PM

El efecto Assange

Ecuador está a punto de perder las preferencias arancelarias para exportar a Estados Unidos por cuenta del asilo concedido a Julian Assange, fundador de WikiLeaks. En juego cientos de millones de dólares.

Ecuador es un país valiente de Latinoamérica que ha tenido el coraje de defender la justicia”, dijo Julian Assange, fundador de WikiLeaks, el domingo 19 de agosto desde un pequeño balcón de la embajada de Ecuador en Londres, donde fue acogido en calidad de asilado.

Assange, solicitado en extradición por Suecia por una acusación de violación y acoso sexual a dos jóvenes, ha provocado un alboroto en la diplomacia mundial. Mientras el Reino Unido ha dicho estar dispuesto a entrar por la fuerza a la embajada ecuatoriana para capturar a Assange y enviarlo a Suecia, la nación suramericana se está batiendo en los círculos políticos y diplomáticos para hacer valer su decisión.

Pero la gratitud de Assange le puede salir costosa a Ecuador. Además de Suecia, Estados Unidos querría a Assange para juzgarlo por la publicación de documentos y secretos oficiales a través de su sitio de internet WikiLeaks, y se especula que Suecia sería una escala para su llegada a territorio norteamericano.

Las amenazas sobre la economía ecuatoriana comienzan a vislumbrarse. El costo sería la eliminación –o disminución–, por parte de Estados Unidos, de las preferencias arancelarias que permiten el ingreso de cientos de productos ecuatorianos a ese país sin pagar impuestos.

Ya en voz baja el tema se ha ventilado en el Congreso estadounidense, y la penúltima semana de agosto tuvo un ingrediente adicional: el influyente diario The Washington Post advirtió sobre esa posibilidad. “El Congreso podría decidir, fácilmente, una disminución de ese acceso comercial privilegiado a comienzos del año próximo”, dice el editorial, y se pregunta “¿Vale Assange realmente la pena”.?¿Cuál es el impacto para Ecuador? Según cifras de Fedexport, el gremio que agrupa a los exportadores ecuatorianos, en los últimos dos años las ventas no petroleras de ese país hacia Estados Unidos alcanzaron cerca de US$2.000 millones anuales. De ese total, de acuerdo con esta organización, 11% de las exportaciones no petroleras a Estados Unidos –unos US$230 millones– están en riesgo. Se trata de cerca de 250 productos, entre los que se encuentran conservas de atún, rosas, brócoli, alcachofas, baldosas, piñas, mermeladas, frutas congeladas, espárragos y textiles, entre otros.

Para algunos empresarios colombianos, el coletazo podría tocarlos, en especial en el sector de flores que en ese país se desarrolló gracias, en buena parte, al know how y a la inversión colombiana. Sin embargo, fuentes de Fedexport aseguran que la mayoría de los cultivos y fincas están hoy en manos de inversionistas ecuatorianos. Muchos empresarios, desde su balcón, observan con preocupación cuál será el siguiente paso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?