| 11/14/2013 9:00:00 AM

Furia natural

Los efectos devastadores del tifón Haiyan en Filipinas: más de 10.000 muertos y pérdidas económicas por unos US$14.000 millones. Un duro golpe para su PIB.

No es que la naturaleza se haya ensañado en el último año con Filipinas. Pero en solo doce meses, este país ha tenido que enfrentar 24 ciclones y un sismo de 7,1 grados –en octubre pasado– que han provocado muerte y destrucción y podría significar un menor crecimiento para este país de 92 millones de habitantes.

El último desastre natural en Filipinas ocurrió en la madrugada del 8de noviembre, cuando el ciclón tropical Haiyan sopló con una fuerza estimada de 315 kilómetros por hora, una velocidad nunca vista para fenómenos que tocan tierra, y arrasó con poblaciones en siete regiones de este país. 

El balance provisional de las autoridades es dramático: por lo menos 10.000 muertos, más de 600.000 desplazados, más de 4,5 millones de personas afectadas y unas pérdidas que analistas de Bloomberg han estimado en no menos de US$14.000 millones.

El costo en vidas es uno de los factores más dramáticos para este país, integrado por más de 7.000 islas y que, según el diario The Guardian, está considerado uno de los cinco más afectados por desastres naturales. Pero también el lastre económico que generan estos fenómenos naturales podría agudizar las condiciones de pobreza y atraso que vive el archipiélago, ubicado en el puesto 165 en el ranking de países por ingreso per cápita que elabora el Banco Mundial.  En Filipinas, el ingreso per cápita se ubicó en US$4.500 en 2012 y cerca de 30% de la población vive bajo la línea de pobreza.

Las políticas económicas impulsadas por el gobierno de Benigno Aquino III, y la reactivación que vive el país por cuenta del aumento en sus exportaciones, el aumento en el consumo doméstico y en las remesas, animaron a mediados de este año al Fondo Monetario Internacional para ajustar al alza el pronóstico de crecimiento de este país.

En julio, el FMI subió a 7% el pronóstico de crecimiento de la economía filipina en 2013, aupada por el incremento de 7,8% que registró en el primer trimestre del año. Para 2014, sin embargo, la entidad estima que la economía podría crecer 6%. 

Sin embargo, los costos que tendrá que asumir el gobierno con la reconstrucción de la infraestructura devastada por los recientes desastres naturales podrían mermar las tasas proyectadas. Según Bloomberg, los desastres provocados por Haiyan podrían costar 1% del PIB. 

En un país donde el gobierno calcula que la temporada de ciclones le cuesta cada año 2% del PIB y la reconstrucción otro 2%, el desafío permanente consiste en remontar la tragedia y salir adelante. Una verdadera prueba de fe. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?