| 9/14/2017 12:01:00 AM

Independencia de la FED en veremos: ¿Tambalea la estabilidad financiera?

El presidente de EE.UU., Donald Trump, reconfigurará la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal (Fed). ¿Afectará eso la independencia de la entidad y la estabilidad financiera mundial?

A pesar de los ataques recibidos desde 2008 por la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), sus sistemas de gobierno y de rendición de cuentas no resultaron afectados.

Sin embargo, la transformación que está a punto de sufrir su Junta de Gobernadores podría comprometer su independencia, su credibilidad, la manera de implementar la política monetaria y la estabilidad financiera mundial.

Quizá nunca antes un gobierno de los Estados Unidos había tenido la oportunidad de nombrar tantos miembros de esa Junta como en esta ocasión.

Después de nominar a Randal Quarles como Gobernador y Vicepresidente para Supervisión, deberá llenar otras cuatro vacantes de los siete miembros que la integran.

Visite: Maduro anuncia negociación con tenedores de deuda ante "bloqueo" de Trump

El periodo de Janet Yellen como presidente termina en febrero del año entrante. Es poco probable que el Presidente Trump la nomine de nuevo para este cargo por varias razones. En primer lugar, la criticó durante la campaña presidencial. En segundo lugar, ella defiende la regulación que se implementó después de la crisis financiera para capitalizar los bancos y hacer que liquidaran sus activos más riesgosos. Por último, ella ve las propuestas gubernamentales de desregulación como un gran riesgo para la estabilidad financiera. Ella podría seguir como Gobernadora, pues su período legal va hasta 2024, pero sería raro que lo hiciera.

Por otra parte, en lo que Larry Summers calificó como el final de una era, el vicepresidente Stanley Fischer renunció, con efecto a partir de mediados de octubre, aunque su periodo en ese cargo termina en junio del año entrante y el de Gobernador en 2020.

Foto: Stanley Fischerm, vicepresidente de la Reserva Federal.

Además, hay otras dos vacantes de Gobernadores.

De esta manera, el actual gobierno habrá renovado la mayoría de los miembros de la Junta en un término corto. Por esta razón, muchos analistas han expresado temor por la independencia que requiere un banco central para desempeñar de manera óptima sus responsabilidades de garantizar el pleno empleo con una inflación baja y estable, junto con la estabilidad financiera.

Lea también: Trump acusa a Amazon de generar desempleo en Estados Unidos

Debido a la alta discrecionalidad que tiene la Junta de la Fed en la interpretación y aplicación de la regulación, así como en el ejercicio de la supervisión financiera en los Estados Unidos, el perfil de los nuevos miembros, sus inclinaciones doctrinarias y su vínculo con el gobierno serán claves para prevenir o facilitar la relajación de las normas que propone el presidente Trump.

En el caso de que la mayoría republicana en el Congreso, con el apoyo de algunos demócratas de izquierda, consiguiera limitar la intervención de la Fed en los mercados, la discrecionalidad de la Junta en la política financiera sería perjudicial.

Un mecanismo para balancear el pensamiento grupal que podría intentar imponer el gobierno en este ámbito, al nominar las vacantes que quedan en ella, sería la autonomía que tienen los presidentes de los doce bancos que integran el sistema, para proveer una evaluación de la estabilidad financiera y de la solidez de los intermediarios en sus respectivos distritos.

De todas maneras, para prevenir en el futuro este tipo de atentados contra la independencia de la Fed en la implementación de la regulación y en el ejercicio de la supervisión financiera, quizá debería reemplazarse buena parte de su discrecionalidad por reglas de política, como propone Adam Posen, presidente del Instituto Peterson.

Contenido relacionado: ¿Qué hacer con las políticas económicas contradictorias de Donald Trump?

Tal vez el candidato más opcionado para reemplazar a la actual presidente sea Gray Cohn, director del Consejo Económico Nacional del gobierno del presidente Trump. Es un administrador de empresas con gran experiencia como banquero de inversión en Goldman Sachs, firma de la cual fue presidente y jefe de operaciones. Es un ferviente partidario de la desregulación financiera, por el daño que en su opinión le ha hecho al desarrollo del sector y a la expansión de la actividad económica en los Estados Unidos.

Otro aspirante es Kevin Warsh, un administrador público y abogado, quien en la actualidad es miembro visitante de la Institución Hoover, un tanque de pensamiento de la Universidad de Stanford, e integrante del Consejo de Asesores de Negocios del Gobierno de los Estados Unidos. Aunque fue gobernador de la Fed en la época de la presidencia de Ben Bernanke, no cree en la utilidad del relajamiento cuantitativo y critica las estrategias, los instrumentos, la comunicación y la gobernanza de ese banco central.

También se menciona como opcionado a Glen Hubbard, actual decano de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia, quien tiene un doctorado en economía de la Universidad de Harvard. Es partidario de la utilización de reglas para determinar la meta de las tasas de interés de la política monetaria.

Dentro de la baraja se incluye también a otros economistas más académicos, como John Taylor, profesor de la Univeridad de Stanford y autor de la regla de política monetaria que lleva su apellido.

Otro académico mencionado es el macroeconomista Gregory Makiew, profesor de la Universidad de Harvard y presidente del Consejo de Asesores Económicos del presidente George W. Bush.

La mayoría de los candidatos para llenar las vacantes son partidarios de que la política monetaria se diseñe e implemente por medio de reglas y no de una manera discrecional, lo cual coincide con la intención de los republicanos más ortodoxos de limitar los poderes de intervención de la Fed en los mercados financieros y desregularlos.

El lento proceso de nominación por parte del gobierno y de confirmación por el Congreso de los nuevos miembros para suplir las vacantes en la Junta de Gobernadores de la Fed creará una incertidumbre indeseable en los mercados financieros, que incrementará la volatilidad en los precios de los activos mientras se aclara el panorama. Tal vez, “incertidumbre” sea el nuevo nombre del juego.

Lea también: EE.UU. prohíbe transar bonos de Venezuela y de PDVSA

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 533

PORTADA

¿En qué invertir en Colombia en 2018?

Un alza moderada del PIB sería buena para los inversionistas. Elecciones, gran incógnita. Criptomonedas, solo para arriesgados. acciones, la recomendación de los expertos.