| 1/23/2015 5:00:00 AM

¿Default a la vista?

Devaluar, eliminar el control cambiario y subir el precio de la gasolina hacen parte de las fórmulas propuestas por expertos para lograr que Venezuela salga del abismo económico.

Acorralada. Así se encuentra la economía venezolana tras la abrupta caída en los ingresos petroleros que tiene contra las cuerdas al gobierno del presidente Nicolás Maduro, aquejado también por una grave crisis de desabastecimiento de bienes básicos y una inflación que al cierre de 2014 superó 63%.

Pero, como si esta tormenta económica no fuera suficiente, el fantasma del default –o cesación de pagos– se cierne este año como la gran amenaza, luego de una caída superior a 50% en los precios internacionales del petróleo, producto que representa 98% de los ingresos de esta nación.

A lo largo de este año Venezuela tendrá que honrar compromisos de deuda por unos US$11.000 millones, de los cuales US$5.000 millones se vencen en octubre. Y las necesidades de efectivo son tan apremiantes que, a comienzos de año, el presidente Nicolás Maduro inició una gira para buscar recursos externos para cumplir con las obligaciones del país. Estas cifras se vuelven minúsculas si se comparan con los ingresos que recibió Venezuela entre 1999 y 2013 por ventas de petróleo, que según economistas venezolanos, habrían llegado a los US$800.000 millones.

La preocupación de los mercados por el impago de las acreencias de Venezuela es de tal dimensión que el pasado 15 de enero la calificadora de riesgos Moody’s rebajó en dos escalas la nota de sus bonos de deuda, que pasaron de Caa1 a Caa3 de un tajo. Solo un mes atrás otra calificadora, Fitch, había rebajado la nota a estos mismos bonos, pasándolos de B a CCC. El área de investigaciones del Deutsche Bank, incluso, recomendó a los inversionistas ‘vender’.

Para Alberto Bernal, analista experto de Bulltick Capital, “el mercado a estos niveles está previendo una cesación de pagos”.

Las alarmas están disparadas. Bloomberg dijo hace unos días que el riesgo de que este año Venezuela incumpla el pago de alguna de sus acreencias es de al menos 90%. Y una revisión del nivel de reservas que exhibe en estos momentos Venezuela –de US$21.400 millones al cierre de diciembre– no es suficiente garantía para los mercados, que temen que la situación económica termine por complicar aún más el tema político y social.

En medio de un panorama desolador, al cierre de esta edición el presidente venezolano Nicolás Maduro tenía previsto anunciar un paquete de medidas para contrarrestar la “guerra económica” que, dice, han provocado sus opositores.

Antes de iniciar su viaje, Maduro había anticipado la reestructuración del control de cambios, vigente desde 2003, y una reforma tributaria para mejorar la salud financiera del país.

Pero, más allá de los anuncios del presidente venezolano, lo cierto es que el momento actual de la economía venezolana es de total postración y un nuevo proceso electoral previsto para finales de este año podría frenar algunas de las decisiones de fondo que se deben tomar. Dinero consultó a un grupo de expertos para saber cuáles son las medidas que pueden sacar a Venezuela de la actual situación. Estas son las propuestas.

Éxito o fracaso


Dos lecturas tiene en Venezuela la gira de dos semanas que realizó el presidente Maduro por Rusia, China, Irán, Catar y Arabia Saudita, entre otros. Mientras los voceros del gobierno aseguran que fue todo un éxito por los acuerdos estratégicos y el compromiso de China de suministrar créditos por US$20.000 millones, otros como Alberto Bernal consideran que fue todo un fracaso. “Llegó con las manos vacías”, asegura este analista, pues no logró compromisos concretos con los países petroleros para hacer que el precio del crudo vuelva a los precios ‘justos’ mencionados por Maduro; es decir, por encima de los US$100 por barril. Tampoco obtuvo los recursos que necesita para solucionar las apremiantes necesidades, que incluyen este año un abultado gasto público para garantizar que el gobierno mantenga su participación mayoritaria en las elecciones parlamentarias de diciembre próximo.

Las recetas

Para los economistas consultados, estas son las medidas que no dan espera.

1| Gasolina, al alza.

El aumento en el precio de la gasolina resulta urgente. Este combustible tiene un subsidio de tal nivel que, actualmente, un galón de gasolina cuesta 95 centavos de bolívar. Este precio se extiende a toda la población, lo que genera grandes distorsiones. Alberto Bernal, de Bulltick Capital, señala que el ajuste debería ser por lo menos de 1.000% para que Pdvsa pudiera mejorar su utilidad y el gobierno lograra disminuir el déficit fiscal.

2| Adiós al control cambiario.

La distorsión cambiaria que opera en el país desde 2003, cuando el gobierno de Hugo Chávez adoptó su control, ha generado corrupción y tiene ahogado al sector productivo. Hay quienes culpan a este esquema del actual desabastecimiento de productos básicos, que ya afecta a todas las capas de la población y ha generado tal malestar social por las interminables filas que deben hacer los ciudadanos para abastecerse de productos. El venezolano José Vicente Carrasquero, analista político y profesor de la Universidad Simón Bolívar, asegura que la eliminación del control cambiario contribuiría a aliviar las presiones que enfrenta el sector productivo, y sería una buena señal para recuperar la confianza de los inversionistas.

3| ¡A devaluar se dijo!

El control cambiario no le ha puesto coto al escalamiento de la devaluación. Antes bien, ha provocado un desquiciamiento tal, que en el mercado de divisas ya se habla de un dólar en el mercado libre a180 bolívares. Para este experto, es necesario sincerar las cuentas para lograr un valor que resulte mucho más realista que los 6,30 bolívares por divisa con que opera actualmente el mercado. “El gobierno tiene que garantizar un acceso efectivo y a tiempo de la divisa, pues el monopolio del mercado de divisas nos ha traído consecuencias nefastas”, asegura Carrasquero.

4| Venta de activos.

Las necesidades apremiantes de recursos que tiene el gobierno podrían paliarse, en parte, con la venta de reservas de oro que mantiene el gobierno o la de compañías que tienen un buen valor. Rocío Guijarro, directora del centro de estudios económicos Cedice, de Venezuela, explica que ante el bajo nivel que exhiben las reservas internacionales venezolanas, una buena opción podría ser vender parte del oro que tiene en reservas el gobierno. También propone la venta de Citgo, la refinería de Pdvsa en territorio estadounidense, cuyo valor se ha estimado en unos US$7.000 millones.

5| Adiós al petróleo gratis.

La falta de inversiones para mejorar sus procesos productivos tiene a Pdvsa con un nivel de producción por debajo de los 2,7 millones de barriles diarios. Y como si fuera poco, casi la mitad de esta cifra corresponde a petróleo que se regala o subsidia a ‘países amigos’ como Cuba, Nicaragua y otras naciones del Caribe que hacen parte de Petrocaribe. En momentos en que los ingresos petroleros han bajado, disminuir la donación de petróleo resulta prioritario para mejorar las finanzas del país, asegura Guijarro, de Cedice.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?