| 5/11/2017 12:01:00 AM

Chile: con temores de estancamiento económico

Temores de un estancamiento económico rondan a Chile, país que estuvo afectado por una huelga de 43 días en su mayor mina de cobre. Baja confianza de empresarios y consumidores, otro problema.

El 18 de mayo se conocerá el crecimiento que tuvo Chile en el primer trimestre de 2017. Esta podría ser una cifra más de las que se conocen con frecuencia para determinar la salud de una economía. Sin embargo, esta vez el dato del PIB será fundamental, pues se podrá saber si el país austral entró en una recesión técnica, tal como lo auguran varios expertos, o si por el contrario logró esquivar dicha situación.

Las alarmas se prendieron cuando se conoció que Chile registró una contracción de 0,4% de su PIB en el cuarto trimestre de 2016, en comparación con el tercer trimestre, y medios tan influyentes como el Financial Times aseguraron que el país estaba ad portas de una recesión técnica (dos trimestres de caídas consecutivas de la actividad económica).

Lea también: Chile tuvo un crecimiento de 1,6% en 2016, el más bajo desde 2009

Esta expectativa, que se concretaría con el PIB del primer trimestre de 2017, se basa en el impacto negativo de una huelga de 43 días que realizaron los 2.500 trabajadores de la mina La Escondida, el mayor yacimiento mundial de cobre, que representa 20% de la producción chilena de ese metal y 2% del PIB de ese país.

Debido a la importancia de la mina, las autoridades chilenas han anticipado que la huelga podría restarle cerca de 1 punto porcentual al crecimiento del PIB del primer trimestre.

No obstante, la huelga no fue la responsable de la contracción que registró el país al cierre de 2016. En ese momento también influyó una caída trimestral de 2% en las exportaciones y una baja de 5,6% en la formación bruta de capital.

“La economía chilena mantiene su dependencia de las materias primas, pero además sigue obstaculizada por el pesimismo de consumidores y empresarios, ambos con bajos indicadores de confianza”, sostiene el más reciente reporte FocusEconomics Consensus Forecast LatinFocus.

El índice de confianza del consumidor chileno pasó de 37 puntos en febrero a 37,3 puntos en marzo, frenando la caída de meses anteriores; sin embargo, aún por debajo del umbral de 50 puntos que separa el pesimismo del optimismo, nivel en el que ha estado desde mayo de 2014.

El impulso del gasto

Los temores recesivos se incrementaron cuando se conoció que el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) –que representa poco más de 90% del PIB– decreció 0,3% en febrero. No obstante, en marzo se recuperó y registró un avance de 0,2%, lo que sirvió para que las autoridades descartaran la recesión.

El Imaec se expandió apenas 0,15% en el primer trimestre, su peor desempeño desde la crisis del 2009 y una confirmación adicional de que las cosas no andan bien.

Analistas consultados por Reuters atribuyeron la mejora de marzo a un fuerte aumento del gasto público, lo que neutralizó los efectos de la huelga en La Escondida y ayudó a evitar el temido escenario de recesión técnica, “de la cual nos salvamos por poco”, sostiene un informe del banco BBVA Chile.

En el Fondo Monetario Internacional (FMI) consideran que, pese a que ha mejorado el precio del cobre, las perspectivas para Chile siguen moderadas debido a persistentes debilidades internas, por lo que prevé que su PIB crezca alrededor de 1,7% este año (casi igual al 1,6% del año pasado). “Es probable que se genere una recesión técnica, pero claramente las condiciones subyacentes de la economía chilena apuntan al crecimiento económico, y una vez superado el tema de la huelga veremos la economía creciendo”, dijo en una rueda de prensa Alejandro Werner, director para el hemisferio occidental del FMI.

Vea también: Las ciudades más atractivas para invertir en América

Así mismo, una reciente columna de Jaime de la Barra, socio de Compass Group en el diario chileno La Tercera, sostiene que el concepto de economías frágiles en las que estaban India, Sudáfrica, Brasil, Turquía e Indonesia y al que se esperaba se sumara Chile, está cambiando, pues ahora los emergentes muestran mejores cifras a las que se pronosticaban hace tres años.

Hasta 2015 se hablaba de las economías frágiles por su alta vulnerabilidad a choques externos, dada su dependencia en flujos de capitales internacionales, no sostenibles en el tiempo. Hoy, sin embargo, las acciones de los emergentes lideran los retornos accionarios a nivel global en doce meses al cierre de abril, encabezados por América Latina, con una rentabilidad de 17%, que se compara con 14% de Estados Unidos, 8% de Europa y 9% para Japón.

“En el caso de Chile, el déficit en cuenta corriente disminuyó desde 4% del PIB en 2012 a 1,4% en 2016. El crecimiento se mantiene bajo aún, inferior a 2%, pero las utilidades corporativas han mostrado mejoras y pasaron de contraerse 7% en 2015 a crecer 12% en 2016 y se estima aumentarían alrededor de 17% este año. El Ipsa, índice de las principales acciones chilenas, registra un retorno de 21% en dólares en 12 meses (al cierre de abril)”, resalta la columna.

Trading político

El gobierno de Michelle Bachelet, quien ejerce su segundo mandato en Chile, es para algunos analistas otro de los responsables del estancamiento económico. A diferencia de su primer mandato en 2006, ahora tiene el control del Congreso, lo que le ha permitido hacer varias reformas que sus críticos tachan de intervencionistas y con impacto negativo en la confianza.

Foto: Alejandro Guillier, candidato a la presidencia de Chile y Sebastián Piñera, candidato a la presidencia de Chile.

“Los dos primeros años del actual gobierno estuvieron marcados por reformas tributarias (septiembre de 2014) y a la educación (febrero de 2015). La primera eleva progresivamente el impuesto de sociedades (de 20% a 27% en 2018) con el fin de financiar la segunda. Además, en abril de 2016 se aprobó una reforma laboral que aumentó el descontento de los líderes empresariales y legisladores de la oposición, debido a que se fortalecieron los sindicatos, al hacer más difícil el despido de trabajadores, afectando principalmente a los exportadores de cobre”, sostiene un informe del banco de inversión Natixis.

Este considera, por lo tanto, que este hecho puede llevar a un cambio en la situación política del país hacia la derecha en las elecciones de 2018, lo cual se convierte en una oportunidad de inversión, pues los comicios presidenciales tienen el poder de influir en los mercados de capitales y en el crecimiento.

“Chile es hoy el siguiente trade político (estrategia de inversión) de la región, tras los cambios presidenciales que se dieron en Argentina, Brasil y Perú, los cuales fueron buenos para sus mercados de acciones”, insisten en Natixis.

Falta ver si estas apuestas especulativas se hacen realidad y, mientras se llega a las elecciones del año entrante, el país austral deberá seguir esforzándose para no caer en la tan temida recesión.

Le puede interesar: Generosidad y experiencia de Chile para Colombia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.