| 2/4/2016 12:00:00 AM

Virus del Zika perjudica al sector turismo

Empresas de viajes y turismo están ‘pegadas del techo’ ante anuncios de cancelaciones de viajeros que temen contraer el virus del Zika y que podrían afectar el negocio.

En 2015 la industria del turismo celebró por sexto año consecutivo el positivo comportamiento de sus cifras al registrar un crecimiento de 4,4% en el número de viajeros internacionales y alcanzar los 1.184 millones de turistas.

Los datos divulgados la segunda semana de enero por la Organización Mundial del Turismo (OMT) pusieron a celebrar a muchos hombres de negocios que trabajan en este sector, que genera en promedio 10% del Producto Interno Bruto mundial.

Pero la dicha duró poco. El pasado lunes primero de febrero los buenos augurios lanzados por la OMT para 2016 comenzaron a tambalear luego de que la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margareth Chang, confirmara lo que muchos temían: la declaratoria de una emergencia sanitaria mundial como consecuencia de la rápida propagación del virus del Zika, que está afectando a decenas de países, principalmente caribeños y centroamericanos.

Aunque la funcionaria llamó expresamente a evitar que se restrinjan el turismo o el comercio como consecuencia de esta emergencia sanitaria, según informó la agencia AFP, lo cierto es que nadie duda de que el zika tendrá un impacto económico que todavía no se ha medido, pero sin duda amenaza a esta industria.

La emergencia por el zika no podía llegar en un momento más inoportuno. De un lado, porque ante la caída de los precios internacionales de las materias primas varios países de América Latina habían volcado sus esfuerzos hacia el turismo como tabla de salvación para mejorar sus ingresos de divisas.

Pero, además, porque la coyuntura cambiaria –que luce ideal para la región latinoamericana– podría desaprovecharse. Por efecto de la devaluación de las monedas en la región, muchos viajeros de Europa y Estados Unidos obtienen hoy precios competitivos hacia estos destinos y habían reactivado sus reservas. La propia Organización del Turismo había llegado a pronosticar a comienzos de año un aumento del 4% en los viajes alrededor del mundo en este 2016.

Sin embargo, ya se anticipa que la alerta sanitaria podría frenar los viajes. Luego de la alerta lanzada por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) para que los viajeros, y en especial las mujeres embarazadas, tomen ‘precauciones reforzadas’ en caso de viajar a países afectados por el zika, algunas aerolíneas y hoteles han optado por permitir la cancelación o aplazamiento de viajes sin generar ningún tipo de sanciones.

Aerolíneas como American Airlines, Delta, British Airways y Latam –la primera en anunciarlo–, dijeron estar dispuestas a aceptar cambios en las fechas de viajes y hasta hacer el reembolso del dinero a las mujeres embarazadas y sus acompañantes que decidan acoger el llamado de alerta lanzado por el CDC.

Otras aerolíneas fueron más allá: las estadounidenses United y JetBlue anunciaron que tendrán este mismo procedimiento con cualquiera de los viajeros que quiera atender el llamado de alerta de CDC, según Reuters.

Las empresas de cruceros Norwegian Cruise Lines y Carnival se sumaron a esta tendencia de flexibilizar sus normas con las mujeres embarazadas y anunciaron que permitirán reprogramar viajes o cambiar los itinerarios hacia países no afectados por el virus.

Cadenas como Hilton y Ritz Carlton anunciaron también políticas más flexibles con sus viajeros hacia países donde el virus del Zika ataca. En un extenso artículo publicado por el diario The New York Times, los directivos de las cadenas hoteleras anunciaron que están dispuestos a cambiar las fechas de las reservas o incluso devolver el dinero.

El mayor impacto económico de esta desbandada se sentirá en las economías con alta dependencia de los ingresos por concepto del turismo. En este grupo se encuentran principalmente los países del Caribe, que en promedio derivan cerca de 16,4% de sus ingresos externos de esta actividad.

Pero ya los efectos en la salud y el turismo se están sintiendo en Brasil, Barbados, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Guayana Francesa, Haití, Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, San Martín, Guadalupe, Surinam, Venezuela y Bolivia, donde la OMS ha detectado una alta incidencia del virus transmitido por el aedes aegypti. En la región, solo Chile podría salvarse por su latitud.

Se estima que solo en Brasil por lo menos 1,5 millones de ciudadanos serán afectados por este virus de aquí a 2017, mientras que la OMS calcula en más de cuatro millones de personas el número de infectados en el mundo.

¿Vuelve y juega?

La alerta sanitaria lanzada por la Organización Mundial de la Salud ha recordado las peores pesadillas que vivieron los empresarios del turismo en América Latina por cuenta del virus del AH1N1, una gripa que arrancó con un niño contagiado en Estados Unidos en marzo de 2009 y se extendió por México y otros países del mundo.

Las pérdidas por este virus se sintieron especialmente en el turismo, pero se extendieron a todos los sectores. Un informe de Oxford Economics, citado por el diario dominicano Hoy, calculó en US$620.000 millones las pérdidas generadas para el turismo en el mundo, no solo por las cancelaciones de vuelos y hoteles, sino también por los consumos que dejaron de hacerse en todos los establecimientos asociados a los servicios a viajeros.

En México se estima que esta gripa le provocó al país pérdidas por más de US$4.500 millones durante los años 2009 y 2010, de acuerdo con el informe de Oxford Economics.

Ante la debacle que se anticipaba para el sector turístico de México, el gobierno lanzó en junio de 2009 una campaña denominada ‘Vive México’, a un costo de US$92 millones, para evitar la desbandada.

Asociaciones de hoteleros en la Riviera Maya y Cancún diseñaron paquetes promocionales con descuentos de hasta el 50% e incluso lanzaron una campaña para premiar con vacaciones gratis por tres años a quienes resultaran afectados por esta gripa.

La declaratoria de nivel 6 en esta pandemia provocó una caída superior a 10% en los viajes en Estados Unidos y más de 16% en México.

Más allá de las pérdidas que algunos empresarios anticipan para el sector turístico de la mayoría de países de América Latina por efectos del Zika, lo cierto es que el sector ha demostrado que tiene una gran capacidad para adaptarse y sobreponerse a las circunstancias extremas. Esta vez no será distinto y muchos esperan que la nueva dificultad planteada se convierta en una oportunidad para la región.

La directora de la Organización Mundial de la Salud aseguró que el nivel de alarma es ‘extremadamente alto’ en el caso del virus del Zika, pero llamó a evitar que se restrinjan el turismo o el comercio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?