| 11/13/2014 11:00:00 AM

Amigos y rivales

La compra de Iusacell, el tercer operador celular de México, por AT&T sorprendió al mercado porque el nuevo retador de Slim era su socio hasta junio.

Nuevas amenazas se ciernen sobre el reinado de Carlos Slim en el negocio de telecomunicaciones en México. Primero fue la puesta en vigencia de la Reforma a las Telecomunicaciones, impulsada por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto para desmontar los monopolios y mejorar la competitividad del sector. Y el cimbronazo más reciente se sintió con el ingreso de fuertes competidores internacionales –antes aliados– que planean destronar al ‘rey’.

En un mercado como el mexicano, donde el negocio de telecomunicaciones y tecnologías de la información moverá este año unos US$24.871 millones –según un reporte de la consultora IDC divulgado por el diario El Economista–, la llegada de nuevos competidores resultaba inminente.

Pero sorprendió que uno de los principales retadores de América Móvil –la compañía de Carlos Slim que tiene cerca de 70% del mercado mexicano– sea la multinacional estadounidense AT&T, que hasta junio pasado era su socio y participaba con 8% de la propiedad. Además, hasta hace unos días AT&T se daba como el fijo comprador de parte de los activos que tendrá que vender Slim para cumplir los cambios exigidos por la Reforma a las Telecomunicaciones, si quiere participar en otros negocios atractivos para el grupo.

Sin embargo, AT&T decidió hacer toldo aparte y el pasado viernes 7 de noviembre destapó sus cartas al oficializar la compra de 100% de la propiedad en Iusacell, el tercer operador de telefonía móvil en México, de propiedad del magnate Ricardo Salinas Pliego –dueño de TVAzteca–, por US$2.500 millones. AT&T es el segundo proveedor móvil más grande de Estados Unidos, con 110 millones de suscriptores y tiene negocios en 170 países.

La compra del operador mexicano –con cerca de 8,5 millones de clientes– le permitirá a la firma estadounidense consolidar su participación en el mercado norteamericano, de 400 millones de habitantes. Pero el vendedor de Iusacell también hace un gran negocio. En septiembre, Ricardo Salinas Pliego –dueño de la mitad de la firma celular– anunció la compra del 50% que tenía el Grupo Televisa, por US$717 millones, en un negocio que todavía está finiquitándose. En 2011 Televisa había comprado esta participación por unos US$1.500 millones.

Televisa habría decidido salir de la empresa móvil para no inhabilitarse en un negocio que le resulta prometedor: el lanzamiento de Izzi, servicio de internet de banda ancha y telefonía por una tarifa fija y que complementa muy bien su negocio de televisión abierta y de pago, así como el de telefonía fija, donde tiene 8% del mercado.

En julio pasado algunos medios mexicanos habían especulado con una posible compra de este porcentaje por parte de la española Movistar, que tiene 20% del mercado de telefonía móvil en ese país. Pero el propio Salinas Pliego salió a desmentir las versiones a través de su twitter, según reportó en su momento CNNExpansión. En un mercado en reestructuración, la pelea por una mayor tajada de las telecomunicaciones está que arde. Aunque para algunas empresas pueden ser malas noticias, para los consumidores mexicanos sin duda resultan ser las mejores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?