| 1/23/2014 10:00:00 AM

Hecatombe económica

Dinero le cuenta los temas clave de los cambios económicos anunciados por el presidente Nicolás Maduro. La devaluación parece inexorable.

Diez meses después de posesionarse como presidente de Venezuela, Nicolás Maduro sigue buscando la fórmula mágica para ponerle freno al desbarajuste en la economía de su país.

Tres remezones en su gabinete económico, medidas de choque y toda suerte de decretos para controlar al empresariado no le han servido hasta ahora para mejorar los resultados.

Pero Maduro no se da por vencido y el pasado 15 de enero, durante una comparecencia ante la Asamblea Nacional, reveló su nuevo paquete de medidas económicas para hacerle frente a una economía en crisis que no da muestras de mejorar.

¿Qué cambia en el escenario económico venezolano y en las relaciones comerciales con el resto del mundo? Dinero le cuenta los 10 principales cambios que planea hacer el gobierno vecino y que impactan las relaciones binacionales.

1- Cadivi no va más.

Tras una década de cuestionamientos, la Comisión de Administración de Divisas no va más. Fue creada en 2003 por el presidente Chávez para controlar la entrega de dólares a los importadores e impedir la fuga de capitales. Maduro ya anunció que será absorbida por el Centro Nacional de Comercio Exterior (CNCE), que en adelante asignará los dólares para las importaciones. Expertos creen que el cambio es solo de nombre y no soluciona los problemas, y pidieron eliminar el control de cambios. Alejandro Fleming presidirá la nueva entidad.

2-No se acaba el Sicad.

El gobierno dice que la nueva estructura mejorará la entrega de dólares para importar bienes prioritarios con la tasa preferencial de 6,3 bolívares, pero mantendrá el Sicad. Se trata de un sistema de subastas de divisas que funciona desde febrero del año pasado para facilitar la importación de bienes no prioritarios. Pero su operación fue irregular en 2013, cuando solo realizó 15 subastas por un valor que no superó los US$2.500 millones –5% de las importaciones totales–. El sistema es cuestionado porque hace ventas sectorizadas que anuncia con poca anticipación –los empresarios no pueden planear sus compras– y su tasa promedio es de 11,3 bolívares.

3-¿Devaluación disfrazada?

El gobierno asegura que el dólar preferencial continuará cotizándose a 6,3 bolívares, pero es un secreto a voces que este nuevo esquema lleva implícita una devaluación, y cada vez más productos tendrán que comprarse vía las subastas del Sicad. Según el diario El Nacional, fuentes del gobierno dicen que para el uso de cupos de viajes y turismo, en adelante se tendría en cuenta la tasa Sicad (11,3 bolívares) y no el dólar Cadivi (6,3 bolívares), lo que implicaría una devaluación.

4-Decisiones aplazadas.

Uno de los temas que más preocupan es la devaluación abierta. Ecoanalítica, una de las más reputadas firmas de análisis económico, dijo en diciembre que el gobierno debe sincerar la economía y decretar una devaluación para aliviar la presión fiscal y la escalada alcista del dólar negro, que se cotiza en 63 bolívares. El gobierno no habla del tema, pues genera rechazo entre los venezolanos.

5-Sigue el déficit.

A finales de 2013 los economistas hacían cábalas sobre el plazo del gobierno para decretar la devaluación. Pero el escenario no es bueno con déficit fiscal alto, escasez de divisas, desbordado crecimiento del dólar negro y desabastecimiento. El consenso es que la decisión debe tomarse antes del 15 de febrero pues las finanzas no aguantan. El déficit fiscal –derivado de abundante gasto social y electoral en 2013– supera el 20%, aunque el gobierno solo reconoce un 15%; cada día se habla más de una sequía de divisas que podría paralizar al Estado.

6-Técnicos, ¡afuera!

En solo un año el equipo económico de Maduro ha sufrido tres remezones. El último se concretó el 15 de enero, cuando oficializó la salida de Nelson Merentes del Ministerio de Finanzas, uno de los economistas más respetados por el empresariado venezolano, pues por varios años estuvo en el Banco Central de Venezuela y era la voz técnica dentro del equipo. Todo indica que volvería al BCV en calidad de presidente.

7-Más política que economía

El nuevo ‘sanedrín’ económico de Maduro es liderado por uno de los hombres más poderosos del gobierno: Rafael Ramírez, quien ocupa los cargos de ministro de Petróleo, presidente de Pdvsa y vicepresidente del área económica –donde acaba de ser ratificado–. Es también el Ministro con más tiempo: desde 2002 maneja la cartera de Petróleo y Minería.

8-Cambios de ley

La modificación a la Ley de Ilícitos Cambiarios, –que prohíbe hablar de dólar paralelo– genera controversia. El gobierno anunció que se les permitirá a las empresas venezolanas vender en las subastas del Sicad los dólares que obtengan de actividades distintas a las petroleras. Pero algunos analistas creen que es un anuncio paradójico porque el aparato industrial está prácticamente destruido y la generación de divisas proviene esencialmente de actividades relacionadas con el petróleo.

9-Coto a las utilidades

Un anuncio por fuera del tema cambiario sigue generando tensión: la Ley de Precios y Costos, cuya vigencia fue remarcada por Maduro durante su intervención ante la Asamblea Nacional. La ley les fija a las empresas un tope máximo de ganancias de 30% y señala castigos a quienes infrinjan este porcentaje. Para algunos analistas, se trataría de una cortina de humo más para evitar explicaciones de fondo a la ineficiencia del gobierno para controlar la abultada inflación, que en 2013 llegó a 56% y puso a Venezuela como campeón de los precios altos.

10- Gasolina:alza inminente

Los rumores sobre un alza en el precio de la gasolina crecen cada día. El combustible cuesta un centavo de dólar por litro desde hace 15 años y hay quienes aseguran que el gobierno lo llevaría hasta US$1,50 por litro. El costo del subsidio alcanzó los US$16.000 millones el año pasado, según cálculos del economista Maxim Ross. El anuncio, sin embargo, genera escozor en los venezolanos y es estudiado a fondo por los asesores de Maduro, que quieren medir el riesgo político y social de una medida tan impopular. Ya en 1989 el alza en el precio de la gasolina provocó el ‘caracazo’ que terminó con la caída del entonces presidente Carlos Andrés Pérez del poder.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?