| 4/16/2015 11:00:00 AM

La nueva revolución de Cuba

El gobierno cubano estima que necesitará inversiones anuales por US$2.000 millones para crecer 5% anual. ¿Cómo atraerán estos recursos?

El año 2015 se está convirtiendo en el de la consolidación de la nueva revolución cubana, esta vez en el ámbito económico. Desde comienzos de año, altos funcionarios del gobierno de la isla han comenzado a ‘maletear’ por el mundo para conseguir la inversión que permita financiar un ambicioso portafolio de 246 proyectos que tienen un costo estimado de US$8.700 millones.

Al frente de la iniciativa está el ministro de Comercio Exterior e Inversión, Rodrigo Malmierca, un hombre pragmático que ha promovido importantes transformaciones en la economía y quien ha reconocido que su país requiere inversiones por US$2.000 millones al año para lograr tasas del crecimiento de 5% anual.

Luego de que en diciembre del año pasado se iniciara el proceso de normalización en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, y que esta semana lo excluyeran de la lista de países que apoyan el terrorismo, el gobierno de la isla ha desplegado una agresiva estrategia de mercadeo de sus proyectos productivos en el mundo, y decenas de inversionistas han dicho que no quieren quedarse por fuera de esta oportunidad.

Tres son las grandes apuestas: promover la Ley de Inversiones Extranjeras, aprobada el año pasado para regular y facilitar el ingreso de capitales foráneos; una nueva zona franca junto al puerto de Mariel y conseguir socios para 246 proyectos de cárnicos, cítricos y otros frutales, cereales, construcción, turismo, energía, azúcar, metalurgia e informática, petróleo, transporte y comercio mayorista.

Estos tres componentes son “la expresión de cuánto está haciendo el país para actualizar su modelo nacional, al tiempo que reflejan cómo nuestro país es hoy bien distinto a décadas anteriores, fundamentalmente en el ámbito económico”, le dijo Malmierca al diario El Economista.

Por eso, no solo el estrechón de manos y el diálogo entre los presidentes Raúl Castro y Barack Obama se robaron el show en la pasada cumbre de Las Américas, en Panamá. También los proyectos de negocios.

La estrategia se empezó a divulgar en otros países. Por ejemplo, el 14 de abril tuvo lugar la presentación en Vietnam; además se tenía prevista la llegada a la isla de una delegación de casi 50 empresarios españoles interesados.

Pero, mientras crece el interés por no quedarse atrás, algunos inversionistas siguen preocupados por la opacidad de las cifras. Con una población de 11,2 millones de personas, su economía depende en gran medida del sector externo. En 2011 las importaciones llegaron a US$13.600 millones, en especial de productos como petróleo, químicos, maquinaria y alimentos.

El Banco Mundial estima que el PIB per cápita de 2011 –última cifra disponible– llegó a los US$6.051, frente a US$5.499 de 2009. La tasa de desempleo la calcula esta entidad en 3,2%, siendo el sector de servicios el mayor generador de empleo, con cerca de 63,2% de la fuerza laboral.

El portal Invertia señala que entre 2011 y 2012 la economía cubana creció a tasas promedio de 1,8%, y su producto interno bruto alcanzó los US$68.230 millones, mientras que estimativos recientes de la Cepal apuntan a que este año la economía crecería 3%, un ritmo aún bajo para las necesidades que tiene el país.

La normalización de las relaciones de Estados Unidos con Cuba parecen no tener reversa y por eso nadie quiere quedarse por fuera. Este paso podría marcar el inicio de la verdadera transformación de la economía cubana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?