| 4/3/2014 5:50:00 PM

Burbuja en Londres

Incluso la familia real ha expresado su preocupación por el aumento desmesurado en los precios de bienes raíces en el centro de Londres. ¿Se avecina una crisis?

Vivir en Londres se ha convertido en un verdadero lujo. Los precios de la vivienda en la capital británica se duplicaron desde 2006 a la fecha; frente al año 2000 se triplicaron y si se observan los niveles vigentes en 1998, el valor se ha cuadruplicado de acuerdo con un informe del Bank of America Merrill Lynch.

Curiosamente esta situación de precios ‘por las nubes’ en la vivienda se da en momentos en que el Banco de Inglaterra exhibe una tasa de interés de apenas 0,5%, la más baja en 300 años y que el crecimiento de la economía no despega, pues al cierre de 2013 apenas llegó a 1,7%. Entonces ¿qué está ocurriendo?

Para los expertos, la fuerte demanda internacional ha generado este nuevo escenario. La llegada de millonarios petroleros rusos y árabes, así como de asiáticos dueños de grandes fortunas ha provocado una fuerte presión en los precios de la vivienda, tanto para compra como para renta.

Londres se precia de ser hoy una de las ciudades del mundo que alberga un mayor número de multimillonarios. Entre los más conocidos están los rusos Roman Abramovich y Alisher Usmanov, el magnate indio Lakshmi Mittal y el australiano Rupert Murdoch, para mencionar solo algunos. De hecho, la lista ha crecido recientemente con el conflicto en Ucrania, que llevó a que tres de sus magnates decidieran instalarse en Londres: Rinat Ajmetov, el más rico de su país, Víctor Pinchuk y Dmitri Firstash, entre otros.

Con nuevos ricos en el vecindario dispuestos a pagar lo que les pidan, el efecto ha sido una fuerte presión en los precios, que el año pasado llevó a un crecimiento de 6,5% en todo Reino Unido y este año podría llegar a 8,5%, según el gobierno británico.

Aunque el fenómeno de precios elevados es más notorio en el centro de la capital británica, su impacto se siente por todos lados pues quienes no pueden vivir en la zona céntrica deben buscar en los alrededores y ejercen una presión en la demanda cuya consecuencia es una mayor inflación.

“El mercado inmobiliario de Londres es un caso extremo del escenario de máxima liquidez–mínimo crecimiento de los últimos siete años”, apunta el informe de Merrill Lynch divulgado por el diario Expansión. Los diarios en Europa han dicho que en algunas viviendas de lujo de Londres se cobra hasta US$105.000 por metro cuadrado, una escalofriante cifra que supera con creces a las que se pagan en París, Nueva York o Hong Kong.

Pero esta situación no sería un gran problema de no ser porque ya hay quienes hablan de una burbuja inmobiliaria. Las señales de alerta las han lanzado desde expertos financieros, como es el caso de Merrill Lynch, que ha dicho que el riesgo es que haya una corrección en los precios, hasta el propio príncipe Carlos de Inglaterra, quien considera que “esto no es sostenible y plantea el riesgo de ahuyentar a los jóvenes con talento que empiezan sus carreras en Londres y tienen que gastarse casi todos sus ingresos en el alquiler”, según la agencia Efe.

Y mientras en Londres se encienden las alarmas sobre el aumento desmedido en los precios de la vivienda, crecen las apuestas por el sector entre quienes siguen viendo grandes oportunidades. Es el caso del fondo Capital & Centric Investments, creado en octubre del año pasado por varios jugadores de la Liga Inglesa de Fútbol –entre ellos los españoles Mikel Arteta y Santi Cazorla, el uruguayo Luis Suárez y el brasileño Lucas Leiva–.

De acuerdo con el Diario Financiero de Chile, los futbolistas planean invertir 250 millones de libras en el sector inmobiliario, aprovechando que los precios siguen subiendo y la demanda no cesa. Sin embargo, tendrán que afinar los sentidos y leer con cuidado las señales de alerta para que logren hacer el gol financiero de su vida.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?