| 9/14/2017 12:01:00 AM

Desplome de los ‘bonos catástrofe’ prende alarmas en el sector asegurador

El desplome de los denominados ‘bonos catástrofe’ enciende las alarmas de las aseguradoras en el mundo. En momentos en que estos fenómenos aumentan en ocurrencia, la preocupación económica es general.

Los desastres naturales se han convertido en un temible verdugo de las economías del continente americano. Y en un verdadero dolor de cabeza para las compañías aseguradoras del mundo, que temen que los días del aseguramiento con primas de bajo costo están por terminar.

Los huracanes, tornados, tormentas tropicales y terremotos registrados en las últimas tres semanas no solo dañaron el buen récord que traía el sector asegurador en el primer semestre de este año, cuando los desastres naturales tuvieron un costo aproximado de US$44.000 millones, inferior a los US$117.000 millones del primer trimestre de 2016, según Swiss Re, una de las mayores reaseguradoras del mundo.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) asegura que los desastres hídricos causan entre seis y ocho millones de muertes o enfermedades relacionadas con el agua y conllevan pérdidas económicas de US$250.000 millones a US$300.000 millones por año, de acuerdo con Gaceta Mexicana, que sostiene que el impacto más negativo es para la población ubicada en zonas vulnerables.

Visite: Nuevas aseguradoras entran al mercado colombiano

Foto: Aunque muchas propiedades están aseguradas, el costo para el sector privado incluye el lucro cesante que dejan estos desastres.

Además de las vidas que han cobrado los recientes desastres, estos fenómenos le están pasando una costosa factura a la población del continente y, particularmente, la asentada en las islas del Caribe.

Cálculos preliminares sobre el costo de los últimos cuatro fenómenos naturales: el terremoto en México, el de Guatemala y los huracanes Irma y Harvey son cada vez más aterradores. Aunque todavía los ajustadores de seguros no han terminado de cuantificarlos, las primeras cuentas indican que Harvey, que afectó el estado de Texas y dejó más de 60 muertos, habría provocado pérdidas por cerca de US$100.000 millones.

Irma, por su parte, hizo sentir su rigor sobre el Caribe, donde cobró la vida de al menos 40 personas y destruyó viviendas e infraestructura en Cuba, San Marteen, Islas Vírgenes Británicas, Anguila, San Bartolomé y Barbuda, entre otras. A su llegada al estado de La Florida provocó daños económicos estimados por el diario El País en más de US$140.000 millones.

Un informe del servicio meteorológico privado de Accuweather, citado por el diario El Comercio, asegura que el impacto provocado por estos dos huracanes en la economía de Estados Unidos alcanzaría ya los US$290.000 millones, cifra equivalentes a 1,5 puntos de su Producto Interno Bruto (PIB). Estas cifras, sin embargo, serían mucho mayores si se tiene en cuenta que el impacto todavía no se ha cuantificado en su totalidad.

Lea también: Los tres errores más comunes de las empresas al comprar un seguro

Golpe a seguros

Pero, además de los daños materiales y en vidas humanas generados por los recientes desastres, uno de los indicadores más preocupantes lo acaban de divulgar los mercados de valores, tras certificarse la mayor caída en la historia de los denominados ‘bonos catástrofe’.

La conjunción de todos estos siniestros provocó la mayor caída de la historia en el índice de Swiss Re Cat Bond Total Return, que se desplomó 15,7% el viernes 8 de septiembre, de acuerdo con El Economista.

El diario mexicano recuerda que estos bonos fueron creados en 1992, luego de que el huracán Andrew generara cuantiosas pérdidas en el mercado asegurador y provocara el cierre de al menos 11 compañías de seguros que se vieron afectadas por el siniestro. Estos bonos generan utilidad a los tenedores en la medida en que se presenten menos fenómenos catastróficos.

Foto: El terremoto de México podría generar pérdida total del mayor bono catástrofe emitido por el Banco Mundial.

Le sugerimos leer: Aseguradora vende póliza contra riesgos del Pokémon GO

El mercado de estos ‘bonos catástrofe’ alcanza los US$90.000 millones y cerca del 50% corresponde a riesgos asociados con siniestros que podrían registrarse en el estado de la Florida. Aunque este mercado había mostrado un comportamiento estable desde 2003 y muchos bonistas alcanzaron rendimientos promedio de entre 2% y 8% –algunos incluso de 12%– , el nivel destructor de los recientes desastres ha encendido las alarmas.

Ya varios analistas han comenzado a ver ‘nubes negras’ sobre el negocio asegurador mundial. De acuerdo con Bloomberg, desastres como el terremoto de México del pasado 7 de septiembre podría incluso provocar pérdida total del mayor bono catástrofe emitido por el Banco Mundial, por US$360 millones, en representación de México, según un comunicado de la gestora suiza Plenum Investments.

En los mercados financieros se habla de que el costoso efecto de estos siniestros se sentirá también en el valor de las primas de seguros, que habían reducido sus precios en los últimos años. Muchos temen que las grandes reaseguradoras, con sede en Londres, empiecen a hacer ajustes y se termine con ello el llamado el ciclo de los ‘seguros baratos’.

Al parecer, el tiempo y el clima definirán el rumbo de este sector.

Le puede interesar: Superfinanciera advierte que el Soat sigue vigente

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 533

PORTADA

¿En qué invertir en Colombia en 2018?

Un alza moderada del PIB sería buena para los inversionistas. Elecciones, gran incógnita. Criptomonedas, solo para arriesgados. acciones, la recomendación de los expertos.