Dinero.com Revista Dinero

Todo está servido para que Angela Merkel repita por tercera vez como canciller de Alemania. ¿Logrará recuperar plenamente la economía más importante de Europa?

| 9/18/2013 6:00:00 PM

Último chance

Todo está servido para que Angela Merkel repita por tercera vez como canciller de Alemania. ¿Logrará recuperar plenamente la economía más importante de Europa?

Angela Merkel logró lo que Nicolás Sarkozy no pudo. El gran éxito de la Canciller no fue contener la crisis de la Zona Euro o mantener a flote la principal locomotora económica de Europa; su verdadero logro –y lo que la tiene casi lista para un tercer mandato– es haber ‘inmunizado’ el bolsillo de los ciudadanos alemanes de la tormenta financiera que viven sus vecinos.

Alemania respira un clima de confianza económico que es la excepción en esa parte del planeta. Las empresas elevan sus utilidades, mientras los ciudadanos salen a comprar y gastar dinamizando de tal manera la economía.

De hecho, la crisis europea sí tocó el bolsillo de los alemanes, pero no de la manera que todos imaginan. La cultura del ahorro se transformó en nuevas tendencias de consumo e inversión, situación que ha llevado a que la economía más fuerte de Europa registre números de crecimiento económico casi inéditos en el presente siglo.

La explicación es sencilla. Los alemanes de la ‘generación Merkel’ ya no confían en los bancos –por obvias razones– y ahora prefieren invertir buena parte de su dinero en apartamentos o bienes que eleven su nivel de vida. Ese clima de confianza, que por estos días es noticia en esa parte del mundo, sumado a una de las tasas de desempleo más bajas de su historia (5,6%, según la Ocde), tiene a la Canciller Merkel prácticamente asegurada para su tercer mandato.

A apretarse el cinturón

La gran discusión en Europa es determinar si este momento económico será sostenible en el tiempo. Es más, muchos analistas creen que el éxito de Merkel se debe a transformaciones económicas que impulsó su antecesor, el canciller Gerhard Schröder, y que significaron ventajas competitivas y laborales para el poderoso sector privado alemán.

Centros de estudios económicos de Europa dan por sentado que el/la canciller que elijan los alemanes tendrá que aplicar reformas estructurales para abordar los vientos en contra que surgirán por el envejecimiento de la población. Un estudio de Société Générale, citado por el diario El País, concluye que si el gobierno no implementa cambios en el mediano plazo, la fuerza laboral de Alemania podría retroceder cerca de 7% hacia el año 2025, lo que resultaría en un crecimiento potencial por debajo de 1% en los primeros años de la década de 2020. El descenso en la fuerza laboral también implicaría una presión sobre la competitividad a través de mayores sueldos e inflación. Entre los nubarrones que el estudio menciona, también está la ausencia de inversión, una política energética poco clara y la falta de competencia en el sector servicios.

La principal economía de Europa también debe cuidarse del entorno global. Si la crisis mundial se acentúa, eso se verá reflejado inmediatamente en el volumen de exportaciones, el principal motor de sus ingresos.

Los indicadores alemanes son alentadores pero no garantizan que la crisis del Viejo Continente esté superada. Merkel debe ‘gastarse’ buena parte de su ahorro y capital político en decisiones poco populistas pero necesarias. A pesar del optimismo, son enormes los desafíos para la gobernante más popular de los últimos tiempos en Europa.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×