Dinero.com Revista Dinero

Paradójicamente, en este nuevo escándalo de chuzadas el presidente Barack Obama ha recibido el respaldo de sus opositores del Partido Republicano.

| 6/13/2013 7:45:00 AM

¿Acto patriótico?

El gobierno de Estados Unidos está en el ojo del huracán por ‘chuzar’ los correos electrónicos, chats, fotos, archivos y videos de extranjeros. Sus cómplices: Google, Facebook, Apple y Youtube.

Sin que se hubiera enfriado el escándalo desatado en mayo cuando se conoció que la principal agencia de noticias de Estados Unidos, Associated Press (AP), fue espiada por el gobierno, la administración de Barack Obama está de nuevo en el ojo del huracán por andar escuchando y leyendo, sin permiso, las comunicaciones de sus ciudadanos.

La bomba fue lanzada en conjunto por los periódicos The Washington Post y The Guardian, quienes ante la magnitud de la noticia y como una forma de proteger a su fuente, decidieron revelar su identidad y los motivos para haber hecho públicas las prácticas de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por su sigla en inglés), que está almacenando y analizando la información que se intercambia a través de empresas como Microsoft, Yahoo!,Google, Facebook y Apple, entre otras, así como las llamadas y los mensajes de texto que se realizan a través del operador de telefonía celular Verizon (el más grande de Estados Unidos).

La fuente es Edward Snowden, de 29 años, funcionario de la empresa Booz Allen Hamilton, contratista de la NSA, y quien tras quedar desilusionado con la forma como recopila información Estados Unidos, con el pretexto de la seguridad, sintió que su deber era hacerlo público.

No obstante, antes de poner la cara, Snowden viajó a Hong Kong y desde allí anunció que está buscando asilo en algún país que crea en la libertad de expresión y proteja los derechos civiles (podría ser Islandia).

Sus temores se basan en el hecho de que una vez se conocieron estas gigantescas chuzadas, el gobierno Obama no las negó y, por el contrario, las justificó aduciendo que son necesarias para que no se repitan atentados como los del 11 de septiembre de 2001. Además, desde Washington anunciaron su intención de perseguir a quien filtró la información a los medios, alegando que viola la seguridad nacional.

El mismo Obama trató de tranquilizar a sus conciudadanos, diciendo que no estaban escuchando sus conversaciones telefónicas, sino que solo llevaban un registro de los números entrantes y salientes.

Héroe o villano

El anuncio de Snowden de pedir asilo ha sido tan polémico como la información que reveló, pues es contradictorio que deba huir un ciudadano del país que se la pasa dando cátedra sobre derechos civiles y libertad de expresión deba. A eso se suma el blog Wonkblog del Washington Post, en el que se asegura que Estados Unidos defiende fuertemente la libertad de expresión y el estado de derecho en regímenes represivos como China o Irán, pero en sus tribunales domésticos cuida con menos celo los derechos constitucionales. Prueba de ello es lo que ha sucedido con Bradley Manning, un soldado que filtró documentos clasificados a WikiLeaks en 2010. Estuvo tres años en prisión sin juicio, incluyendo 11 meses incomunicado, en los cuales tuvo que dormir desnudo para evitar que se suicidara. Las Naciones Unidas condenaron esta práctica como cruel, inhumana y degradante, pero más allá de eso no ha pasado nada.

Mientras la prensa y muchos congresistas demócratas han cerrado filas en favor de Snowden, pidiendo su protección y que se lleve a juicio a las personas del gobierno que dirigían las chuzadas, en el Partido Republicado (opositor de Obama) han salido a respaldar al Jefe de Estado e insisten en que es necesario vigilar para evitar que el terrorismo se desborde.

Algunos expertos consideran que este escándalo era previsible, pues desde el año pasado el Congreso había autorizado al gobierno a recolectar grandes cantidades de datos y es lógico que no los quisiera solo para guardarlos, sino también para analizarlos, más ahora que se ha reducido estrepitosamente el costo de almacenar y procesar grandes cantidades de información.

En un debate en ABC News, el premio Nobel de economía, Paul Krugman, coincidió en que con el avance de la tecnología, la gente tiene que acostumbrarse a vivir en un estado de vigilancia, pero –aclaró– hay diferentes tipos de vigilancia: una democrática, que recoge la menor cantidad posible de datos y vuelve público que lo está haciendo, y otra autoritaria que recoge la mayor cantidad de información posible y anuncia lo menos posible lo que hace “y hoy estamos en el lado autoritario”.

¿Y el sector privado?

Tan pronto se conocieron estas nuevas chuzadas, las empresas tecnológicas dijeron desconocer el tema y reiteraron que solo dan información si una Corte los obliga, de resto sus bases de datos están cerradas.

Sin embargo, The New York Times publicó un artículo en el que asegura que, a excepción de Twitter, los gigantes de internet aceptaron ayudarle al Gobierno para que tuviera un acceso más fácil a sus datos, incluso algunos fueron más colaboradores, al ofrecer desarrollar técnicas que permitan compartir con el gobierno información personal de sus usuarios extranjeros.

Según el diario, las firmas que negociaron con las agencias de espionaje son Google, dueño de Youtube; Microsoft, dueño de Hotmail; y Skype, así como Yahoo!, Facebook, AOL, Apple y Paltalk. A ellas se les pidió compartir su información bajo la ley de seguimiento inteligente de extranjeros y, en al menos dos casos (Google y Facebook), uno de los planes discutidos fue construir portales seguros, una especie de versión digital de las salas en las que se guarda la información clasificada. En dichas salas en línea, las empresas depositarían la información que el gobierno les pida.

Por ahora, las empresas están sobreaguando el escándalo, pero en la medida en que crezcan las revelaciones, corren el riesgo de que sus millones de usuarios no acudan a sus páginas con la misma frecuencia o, peor aún, que no vuelvan y busquen otros sitios web en donde sientan verdadera privacidad. ¿Un nuevo golpe a la economía digital? El tiempo y las chuzadas lo dirán.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×