Revista Dinero

La incertidumbre, frente a la salud del presidente Hugo Chávez, ha paralizado las principales decisiones económicas. Pero nadie sabe hasta cuándo se pueden aplazar.

| 1/24/2013 10:00:00 AM

¡A devaluar!

Al gobierno venezolano le va a tocar devaluar muy pronto. La demora le está costando a Venezuela US$5.400 millones mensuales. Las finanzas están asfixiadas.

El clamor es general. Mientras el gobierno venezolano enfrenta una dura crisis por la incertidumbre en torno a la salud del presidente Hugo Chávez, las voces de empresarios, académicos y analistas se alzan para pedir un urgente ajuste cambiario que le ponga fin al caos económico que enfrenta el país.

En el actual escenario de incertidumbre política generado por la prolongada enfermedad del presidente Chávez –y el mutismo en torno al estado real de su salud– una medida de este estilo resulta tan impopular como improbable por el impacto que tendría en los precios. Pero todos coinciden en que no se puede aplazar por mucho tiempo.

Esta inacción tiene grandes costos para las finanzas públicas y, particularmente, para la competitividad de los empresarios colombianos. Un informe del Bank of America Merrill Lynch, divulgado a mediados de enero en Venezuela, asegura que la dilación del gobierno venezolano en ajustar el control de cambios y devaluar su moneda le está saliendo muy costosa al país. El desfase cambiario es tal que, mientras el dólar oficial tiene una tasa fija de 4,30 bolívares, en el mercado negro se cotiza entre 18 y 20 bolívares.

La entidad financiera calculó en US$5.400 millones los costos mensuales de Venezuela por aplazar la devaluación –unos US$65.000 millones en el año–. La abultada diferencia entre el gasto del Estado y los ingresos por exportaciones de petróleo es la causante de estas pérdidas.

Mientras en 2012 los gastos del Estado se multiplicaron por ser un año electoral, las exportaciones de petróleo se mantuvieron entre 2,1 y 2,4 millones de barriles de petróleo diarios, y los precios no mostraron un alza sustancial.

Centros de estudios económicos como Ecoanalítica calculan en 16% el déficit fiscal. Pero hay quienes creen que podría llegar a 20%, de dilatarse la decisión de devaluar, como se anticipa, pues los ministros de Planificación y de Finanzas han dicho que por ahora no contemplan tomar este tipo de medidas.

A este ritmo, el gobierno o la estatal petrolera, Pdvsa, tendrán que acudir a emisiones de bonos para cubrir sus necesidades de efectivo a un costo que puede ser muy elevado, dado el alto grado de incertidumbre política que se cierne sobre Venezuela. De hecho, hace solo dos semanas la calificadora de riesgo Moody’s cambió la nota a los bonos soberanos del vecino país de estable a negativa, argumentando “la creciente incertidumbre política y los riesgos asociados a la economía venezolana y a las finanzas del gobierno, ante la imposibilidad del presidente Chávez de tomar posesión el 10 de enero”.

Este anuncio fue rechazado por el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, quien descalificó el papel de estas entidades de evaluación de riesgo. También el vicepresidente Nicolás Maduro descalificó el informe. Sin embargo, los rumores del mercado no descartan que haya réplicas por parte de otras calificadoras, lo que llevaría a un inminente encarecimiento de la deuda pública venezolana. En ascuas

Pero no solo las finanzas venezolanas están golpeadas por la falta de un ajuste cambiario. En Colombia –tal vez por primera ocasión– los empresarios se han sumado a las voces que piden una devaluación de la moneda venezolana, debido al impacto que el actual nivel tiene en la competitividad de sus productos.

La dificultad para acceder a los dólares que otorga el gobierno venezolano a través de la Comisión de Administración de Divisas, Cadivi, a un valor de 4,30 bolívares, ha obligado a muchos importadores venezolanos a comprar dólares por valores superiores hasta cinco veces para adquirir productos colombianos.

Aunque se ha dicho que las restricciones cambiarias operan para todos los países, los empresarios colombianos insisten en que el alto grado de discrecionalidad del control cambiario facilita la discriminación para los productos de nuestro país.

Mientras comprar a Colombia resulta tan costoso –y dispendioso–, Cadivi otorga divisas con mayor facilidad a los países de Mercosur, con los que tiene cercanía ideológica y un tratado comercial de mayor alcance, lo que termina afectando la competitividad de los productos colombianos.

Contrario a lo que pasaba en años anteriores, cuando un anuncio de devaluación desataba pánico entre los empresarios colombianos, este año la piden a gritos. Carlos Hugo Escobar, presidente de la junta directiva de la Cámara Colombo-Venezolana, explica que, de darse una devaluación de la moneda, los dólares se podrían conseguir a valores mucho más razonables, entre 10 y 12 bolívares por dólar, bajarían las presiones para acceder a las divisas y mejoraría el acceso para los productos colombianos.

“Cuando uno tiene que exportar a un dólar negro, el producto colombiano sale muy costoso en Venezuela, mientras que, de haber una devaluación, uno asume que el dólar oficial va a estar en un valor intermedio, más favorable porque habría disponibilidad de dólares, y nuestros productos tendrían un precio más competitivo”, asegura Escobar.

Además de mejorar la competitividad para los productos colombianos, una devaluación reduciría sustancialmente el desabastecimiento de productos que hoy enfrentan los principales centros de consumo.

Aunque el gobierno venezolano ha insistido en adoptar medidas represivas para combatir el desabastecimiento de productos, que lleva a que los anaqueles de los supermercados permanezcan vacíos o con pocas unidades de bienes de consumo, los empresarios insisten en que son los estrictos controles –de precios y de cambios– los que provocan esta reducción en la oferta, que también se corregiría con una devaluación.

El escenario no parece halagüeño para la economía venezolana este año, pues mientras la salud de Chávez lo mantenga alejado del poder, son mínimas las posibilidades de que se tomen medidas para enderezar el rumbo.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×