| 2/6/2004 12:00:00 AM

La promesa no se incumple

La promesa no se incumple
En el último semestre de 2003, Colombia Móvil invirtió más de $25.000 millones en publicidad y en el posicionamiento de su nueva marca Ola.

Su estrategia comercial no parecía tener reparo: logró introducir el concepto de masificación de su servicio, al vender teléfonos y hacer activaciones, no solo en sus tiendas, sino en supermercados, con agresivas estrategias de precio, a tal punto que superó sus propias expectativas, y capturó más de 600.000 nuevos usuarios. Sin embargo, su promesa de calidad en el servicio, sobre la cual basó toda su estrategia de comunicación para aprovechar las deficiencias de sus competidores, no se pudo cumplir totalmente por las dificultades técnicas de la red. Esto obligó a Ola a quitar el pie del acelerador y a disminuir la agresiva estrategia comercial.

"Vamos a bajar el ritmo de las ventas con el único fin de prestar el servicio impecable que les ofrecimos a los usuarios. Hasta el 15 de febrero vamos a activar solamente 80.000 usuarios adicionales y hasta el 15 de marzo, 100.000 más, para alcanzar en esa fecha 800.000 pioneros. Simultáneamente, estaremos mejorando el sistema técnico de ampliación de redes", señaló Mauricio Mesa, presidente de la compañía.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.