| 5/31/1998 12:00:00 AM

¿Extender, yo?

¿Extender, yo?
¿Extender, yo?



Para evaluar si un producto es un candidato para aplicar extensión de marca, es necesario un exhaustivo estudio de mercado, para entender sus atributos claves y los gustos y necesidades de sus consumidores. Prácticamente todos los productos que no se venden estrictamente por precio poseen una conexión emocional con el consumidor, una característica adicional que los hace especiales o incluso únicos.



De acuerdo con Interbrand, uno de los principales especialistas en manejo de marcas en el mundo, hay dos clases de valores relacionados con el producto que se deben considerar.



Los primeros son los valores funcionales, que involucran el desempeño básico del producto, lo que éste hace y cómo lo hace. Pero, además, hay que considerar los valores emocionales, los cuales revelan más sobre el consumidor que sobre el propio producto y reflejan realmente el sentido que el consumidor tiene de sí mismo.



Los productos de lujo se diferencian apelando a estos valores. Si un consumidor puede pagar un producto costoso, ¿está convencido de que lo merece? ¿Está de acuerdo con su estilo de vida? ¿Este producto es lo que yo soy o lo que me gustaría llegar a ser?
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.