| 2/6/2004 12:00:00 AM

¿Escoba nueva barre bien?

¿Escoba nueva barre bien?
Uno de los principios de mercadeo es que una de las mejores formas de ser líder en una categoría es crearla. Procter & Gamble quiso hacerlo en 2001, cuando introdujo en el mercado colombiano su producto Swiffer, una escoba electrostática que recogía el polvo de las superficies lisas. Se hicieron los estudios de mercado, se probó con el consumidor y sus posibilidades eran muy altas, pues a diferencia de las escobas tradicionales el polvo no se levantaba al ambiente sino que era absorbido por unos paños.

Sin embargo, P&G se topó con variables que afectaron la introducción del producto. Una que, a pesar de que en los estudios los consumidores estaban dispuestos a pagar casi $20.000 por unidad, la capacidad de compra no siempre es tan confiable; dos, que esos consumidores eran mucho más aspiracionales; tres, que en productos como estos, la decisión de compra no recae en el ama de casa sino en la empleada del servicio doméstico quien es finalmente la que lo manipula. Igual les sucedió con el producto Febreze, un eliminador de olores para tapetes, alfombras y telas pesadas. "Son productos de alta innovación, creatividad y utilidad para romper esquemas y llenar espacios en el mercado. Sin embargo, las ventas nunca despegaron y fueron retirados del mercado local", explica un vocero de la compañía.

¿Por qué no se quedaron como un nicho? "No hay que olvidar que somos una empresa de consumo masivo y no de pequeños nichos, porque la inversión en nuevos desarrollos es muy alta", afirma.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.