| 9/14/2011 6:00:00 PM

Los Beatles de los ‘jingles’

Estos cinco personajes son los encargados de escribir las melodías de cerca de 40 campañas publicitarias que se crean mensualmente en el país.

Son cinco. Y todos están dedicados a hacer música. Pero no cualquier tipo de música: son los encargados de escribir las melodías de cerca de 40 campañas publicitarias que se crean mensualmente en el país. Pero hay algo más: algunos de ellos componen las canciones que identifican a las series de televisión, los programas de concurso y las novelas nacionales, un mercado que hoy atraviesa por uno de sus mejores momentos y que al año mueve millonarias sumas de dinero.

Se trata de Miguel de Narváez, Carlos Calvo, Tato Carrasquilla, Alejandro Escallón y el argentino radicado en Colombia, Federico Lorusso. Un grupo de profesionales que, como dicen popularmente, son de lavar y planchar. Pueden pasar días enteros enclaustrados en un estudio de grabación tratando de imprimirle su sello musical a cualquier cuña o a la campaña institucional de alguna empresa. De su inspiración han salido las melodías comerciales más recordadas por los colombianos.

Un asunto que, a pesar de estar cargado de un alto componente artístico, es al fin de cuentas un negocio al que no es fácil ingresar. De hecho, para lograrlo, hacen falta tres ingredientes particulares: un buen estudio de grabación, contacto con los clientes y, lo más importante, talento.

En cuanto al estudio, para montarlo es necesario un presupuesto de entre US$100.000 y US$300.000. Los contactos con los clientes, por su parte, son manejados mediante las agencias de publicidad que, en la mayoría de los casos, diseñan las estrategias y escriben los textos para su posterior musicalización. Y, finalmente, está el talento que, como dice De Narváez –pionero de la música comercial en el país–, “lo tienen muy pocos”.

Si bien son condiciones que no se consiguen de la noche a la mañana, quienes logran reunirlas pueden llegar a recibir ganancias para nada despreciables. Un botón de muestra es el caso del mismo De Narváez; un publicista que optó por la música y al año produce 250 jingles, cabezotes de novelas y series de televisión. Su empresa, que funciona bajo el nombre de Sonido Comercial, factura poco más de $1.700 millones al año. “Nuestros clientes, por mencionar algunos, son Telemundo, RTI, Coca Cola, Caracol, Armada Nacional...”, dice el empresario.

Y, aunque los pasos que ha dado De Narváez en esta materia son los más grandes en su medio en el país, hoy son seguidos de cerca por Lorusso, Calvo, Carrasquilla y Escallón. Todos ellos producen un promedio de cinco a ocho jingles mensuales. “Este es un negocio que fluctúa –asegura Lorusso–. En un buen mes podemos firmar ocho contratos; en uno malo, dos o tres”.

Por eso, los precios son definitivos. Tanto así que la Asociación Colombiana de Músicos Publicitarios (ACMP), entidad creada por ellos mismos y otros artistas, fijó las tarifas para los jingles. “Un comercial de unos 30 segundos, puede costar entre $5 millones y $7 millones –explica Carlos Calvo, propietario de la productora Laika 03 y miembro de la ACMP–. Los cabezotes de televisión valen cerca de $1 millón, entonces ahí uno tiene que jugársela a ofrecer un bajo costo a cambio de que la novela o la serie se venda en varios países para recibir las regalías”.

A primera vista son tarifas razonables. Sin embargo, De Narváez está convencido de que en Colombia los músicos comerciales siguen cobrando muy barato en relación con otros países latinoamericanos. “En Argentina, por ejemplo, un compositor de la misma categoría nuestra cobra el doble por un jingle: allá una pieza publicitaria puede costar entre $12 y $15 millones”, señala el compositor.

Para llegar a esos estándares internacionales, De Narváez propone reinventar el negocio de la música publicitaria. Su apuesta es simple: “hay que afiliarse con estudios de otros países y hacer creación de eventos que necesiten música original –como las posesiones presidenciales o los encuentros empresariales–. El negocio debe abrirse hacia este modelo, algo que nuestra empresa ya está haciendo”.

Pero mientras esa idea toma fuerza, los creadores de música publicitaria siguen trabajando con los esquemas tradicionales, como estos cinco de los ‘jingleros’ más reputados del país.

Jingles Tato Carrasquilla:


MUS MAGGI costilla by dianalache
MUS BONBONBUM bonbonbum(2) 40 by dianalache


Jingles Miguel de Narváez:

05 Conavi niños by dianalache 07 Aguila es Colombia by dianalache


Jingles Carlos Calvo:


CarullaCumpleaños-Sept5 by dianalache ETB-Atributos-60s-Sept12 by dianalache


Jingles Alejandro Escallón:


Pandillas 2temporada by dianalache
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?