2001, ¿punto de partida?

| 3/29/2001 12:00:00 AM

2001, ¿punto de partida?

Para este año, las empresas de consumo masivo y los canales enfrentarán uno de sus mayores desafíos: recuperar el consumo perdido desde el 99. Estudio de ACNielsen.

Hace un poco más de un año, Colombia batió un récord regional: tuvo el más bajo consumo dentro de los principales mercados de Latinoamérica, al caer 6,6%.

En uno de los estudios más completos de los últimos años, en el cual ACNielsen compara los comportamientos de las canastas y categorías en los mercados de México, Brasil, Argentina, Chile y Colombia, los resultados para el país no fueron los mejores: primero, porque en los índices de consumo frente a los otros países, solo en 5 de las 38 categorías de productos supera el promedio regional, mientras que otras categorías tienen consumos incluso cercanos a cero. Segundo, porque Colombia tiene los niveles más bajos de consumo per cápita. Mientras en Chile o Argentina, por ejemplo, tienen un mayor número de categorías que están por encima del promedio, en el caso colombiano solo una categoría, en la canasta de tocador, tiene esta característica.



La caída en el consumo en Colombia se origina en la profunda recesión, circunstancia que no es ajena a los otros países y que se reflejó en dos factores fundamentales: los altos índices de desempleo y la falta de capacidad adquisitiva. El primero porque ha alcanzado en algunos países sus registros más altos: Colombia bordea el 20% de desocupación, seguido de Argentina con el 14,7%, Chile con casi el 10%, mientras que los mejores resultados los registran Brasil con el 6,2% y México con 2,3% y, el segundo, porque generó una transferencia del gasto del consumidor de productos de consumo masivo a servicios.



Sin embargo, durante el año 2000 la caída se detuvo y comenzó para Argentina, Chile, Colombia y Brasil un proceso de recuperación, pero lejos aún de los niveles de crecimiento del consumo que superaron incluso el 20% y que se registraron hace apenas 3 ó 4 años. Mientras tanto, México, aunque está creciendo a tasas más bajas que hace unos años, ha estabilizado su consumo. Pero la desaceleración de la demanda de Estados Unidos es su gran amenaza.



¿Cómo han respondido los mercados? La guerra de precios es generalizada. El auge de promociones y ofertas ha hecho que muchos proveedores hayan ganado volumen, pero no facturación. Por ejemplo, en Argentina este 'conflicto' produjo una caída del 7% en los precios de la canasta. Y, por último, el impulso de los canales. De una parte, los supermercados con movimientos, compras y fusiones para competir con jugadores internacionales y su fenómeno de las marcas propias, que ya alcanzan volúmenes de ventas superiores al 5%. Y, de otra parte, el dinamismo que en canastas especializadas han alcanzado canales como las droguerías.



¿Qué va a pasar hacia adelante? La tendencia tuvo su quiebre en el 2000 y empezó a dar señales de recuperación. Por eso, la innovación en productos y la fluidez en la relación entre proveedores y cadenas serán las mayores apuestas. Este año, también habrá una feroz competencia en precios y entre los canales y detallistas por encontrar mayores puntos de contacto con el cliente. El triunfo se dará, entonces, en el punto de venta...



¿Qué pasó?

A finales del 99 y principios del 2000, el consumo en Brasil, Argentina, Chile y Colombia tuvo sus niveles más bajos.



En Colombia, solo 5 de las 38 categorías superan el promedio de consumo de la región.



¿Por qué?

La recesión generalizada en Latinoamérica golpeó el consumo.



El desempleo y la falta de capacidad adquisitiva obligaron a seleccionar y depurar con mayor cuidado los productos.



¿Qué va a pasar?

En el 2000 fue el punto de quiebre y el arranque de la recuperación.



Se mantendrán las guerras de precios y tendrán más juego las marcas propias.



Canales, como las droguerías, podrían tener un gran desarrollo.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.