| 5/12/2000 12:00:00 AM

Opciones reales en Internet

Opciones reales en Internet
Opciones reales en internet





La incertidumbre acerca de internet ha generado ciertas dudas con respecto a los métodos de valoración tradicionales como el flujo de caja descontado que se basa en proyecciones de un futuro impreciso. Bajo este escenario, las opciones reales han tomado mucho auge en las universidades estadounidenses como metodología alterna que permite visualizar el valor de un proyecto dentro de un futuro ambiguo y difícil de proyectar. La valoración por opciones se basa en los mercados de capitales más sofisticados en los que se transan futuros y opciones sobre acciones o productos básicos como café o petróleo. Los inversionistas pagan una prima y compran el derecho a vender o a comprar el producto o el papel en un futuro, lo que les permite jugar con expectativas de futuro. Si se percibe que el precio del barril de petróleo va a subir, comprar un derecho a vender más adelante puede resultar muy rentable.



Esta metodología se ha trasladado al mundo de las finanzas empresariales como forma de valorar proyectos. Para el caso de la empresa utilizada en nuestro ejercicio, la inversión inicial sería la prima pagada para poder tener la opción u oportunidad de seguir invirtiendo en un proyecto que a través del tiempo generará la suficiente escala para presentar una rentabilidad interesante. La incertidumbre es tan alta que es necesario valorar si una inversión pequeña ahora amerita seguir esforzándose en el proyecto a través del tiempo.



Adecuando la fórmula Black-Scholes (utilizada para las opciones financieras) a activos reales se calcula el precio de la prima que se debe pagar (inversión inicial en nuestro caso) por tener la alternativa de participar en el negocio. Si el resultado de la fórmula es mayor a lo que se estima invertir en la empresa, la inversión se debe realizar, ya que el precio que se está pagando por la opción (inversión inicial) es menor al que la fórmula calcula que se debe pagar por acceder a la oportunidad de generar esa rentabilidad más adelante. Así, se estaría pagando un menor precio por acceder a la oportunidad del negocio.



De tal manera, utilizando una tasa libre de riesgo del 6,0% en dólares, una volatilidad del precio de las empresas similares del 34,8% (desviación estándar de las acciones de las empresas de comercio electrónico en Estados Unidos en los últimos años) y un horizonte de 10 años, la fórmula calcula que por tener acceso a esa oportunidad, uno debería estar dispuesto a invertir inicialmente cerca US$16 millones. Teniendo en cuenta la inversión de US$2,5 millones en nuestro ejemplo, la empresa inmediatamente queda valorada en la diferencia entre ambas cifras, o sea, unos US$13,5 millones.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.