| 3/4/2011 12:00:00 AM

Plan de vuelo

La importancia de hacer buenas listas de chequeo es el tema de un libro que está causando furor en el mundo de los negocios y que encabeza las listas de bestsellers del New York Times.

En 1935, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos organizó una competencia para evaluar la próxima generación de bombarderos militares. Sin embargo, para muchos, ahí no existía mayor competencia. De antemano se sabía que el Modelo 299 de la Boeing Corporation superaba ampliamente a sus competidores Martin y Douglas. No solamente el Boeing 299 lograba cargar cinco veces más bombas que el resto, además lo hacía al doble de velocidad. Todos expectantes vieron alzar vuelo al fastuoso 299. Pero unos minutos más tarde, tras un giro inesperado, colapsó en una fuerte explosión. Dos de los cinco tripulantes fallecieron, incluyendo al experimentado piloto Ployer Hill. Y por ese incidente, Boeing casi queda en bancarrota.

Las investigaciones posteriores demostraron que el piloto olvidó realizar un paso crucial que terminó en una catástrofe. De ahí que la solución de Boeing fuera tajante: hacer siempre una lista de chequeo, que incluyera paso a paso las acciones a seguir. Y gracias a este pequeño pero fundamental avance, no solamente el Boeing 299 logró ser decisivo en la Segunda Guerra Mundial, sino, también, las listas de chequeo se convirtieron en un estándar de la aviación internacional.

Esa es la historia con la que comienza un reciente libro que está causando furor en el mundo de los negocios: The Checklist Manifiesto: How to Get Things Right. Su autor, Atul Gawande, es profesor de la facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y columnista frecuente de la revista The New Yorker. Y su libro está tan de moda, que incluso encabeza las listas de bestsellers del New York Times y actualmente tiene las mejores calificaciones de los lectores en Amazon.com.

Atul Gawande es un reconocido autor en el campo médico. Dos libros suyos, Better y Complications, alcanzaron fama mundial. Como experto cirujano habla con propiedad sobre la importancia de seguir y llevar buenas listas de chequeo en cualquier operación de una organización. Según él, el mundo ha alcanzado tal nivel de complejidad que solo con las herramientas más simples se puede mejorar profundamente el desempeño.

La lista de Gawande

Atul Gawande descubrió que a veces la confianza de los expertos causa estragos en muchas industrias. Y es por esto que algunas firmas han aprendido a darle un rol fundamental a las listas de chequeo como lo hace la aviación.

Un ejemplo es la construcción. En Estados Unidos existen cerca de cinco millones de edificios, y, aun con esta cifra, cada año se estima que apenas el 0,00002% sufre daños severos. Analizando de cerca las mejores empresas de construcción, Gawande pudo ver que sus proyectos son inmensas listas de chequeo que operan a la perfección.

Lo mismo sucede con las firmas de inversión. Se dice que el éxito del legendario inversionista Warren Buffett se debe en parte a un proceso sistemático para invertir. Es claro que, en medio del furor al invertir, es fácil perder la cabeza y dejar escapar problemas obvios.

Atul Gawande quiso llegar más allá y demostrar con hechos concretos el poder de las listas de chequeo. El lugar obvio para hacerlo fue en su especialidad: la medicina. Se estima que anualmente se realizan más de 250 millones de cirugías de alta complejidad en el mundo, pero a pesar de la especialización, incluso hoy, entre 7% y 13% tienen complicaciones. Al respecto, la medicina tiene identificadas las cuatro grandes causas de probable fracaso: infección, sangrado, problemas con la anestesia y lo que podría llamarse lo "inesperado". Es por esto que en compañía de la OMS, Gawande diseñó una lista de chequeo que pudiera ser utilizada en cirugías en cualquier parte del mundo. A esta iniciativa se sumaron ocho hospitales interesados, en países tan diversos como Tanzania, Inglaterra y Nueva Zelanda. Tras dos años de trabajo finalmente pudieron obtener los resultados esperados. Sorprendentemente, en los ocho hospitales de prueba con la lista de chequeo las complicaciones en las cirugías se redujeron 36% y el número de muertes 47%. Incluso, en 2009, el estudio fue publicado por la prestigiosa New England Journal of Medicine. Paradójicamente, desde entonces, el volumen de hospitales interesados en el tema no ha sido el que Atul Gawande esperaba.

Existe la noción de que una lista de chequeo no es necesaria para las personas expertas. Otra gente piensa que una lista de chequeo no deja espacio para improvisar. Pero lo más interesante en los estudios del profesor Atul Gawande es que las mejores listas de chequeo son fuente de innovación. En algunos puntos muy concretos llegan a decir: pare ¿todo el mundo tuvo la oportunidad de opinar sobre cómo vamos? Es momento de empezar a pensar en la mejor lista de chequeo para su propia industria.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?