| 11/10/2006 12:00:00 AM

“Para ser exitoso, no hay que ir a la universidad”

En entrevista exclusiva con Dinero, Robert Kiyosaki expone algunos de sus planeamientos más controvertidos.

Imagine que usted es un joven colombiano que sueña con llegar a ser millonario. Hoy, ¿por dónde empezaría?

La buena noticia es que hoy existen muchas más opciones para hacerse rico que en el pasado. Por ejemplo, hace algunos años no existía la profesión de web designer. Hoy, varios jóvenes diseñadores en internet están entre los más ricos del planeta. Cada nueva tecnología crea más y más jóvenes millonarios.

Si fuera joven, buscaría ser el mejor en lo que mi sueño sea ser el mejor. Muy joven, me hice empresario. No quería ser empleado de una gran compañía. Por ello, estudié mucho sobre emprendimiento. De allí han nacido distintas empresas como una mina de oro en China y otra de plata en América Latina. También soy el principal accionista de una petrolera en Estados Unidos, una firma de finca raíz y, por supuesto, The Rich Dad Company (la Compañía del Padre Rico). Aunque no puedo decir que soy el mejor emprendedor, soy rico por cada uno de mis negocios. Ser emprendedor e inversionista me permite actuar en diferentes campos.

Una pista que doy a los jóvenes es que busquen un mentor, como mi padre rico fue para mí, y que se rodeen de amigos que los acompañen adonde quieran llegar en su vida. Desháganse de la gente negativa lo más pronto posible. Otra pista es que sean muy precavidos al escoger con quién se van a casar. Un marido o una esposa que no compartan sus valores pueden ser la peor catástrofe.



¿Cree que su experiencia en un país en desarrollo sería distinta?

No lo pienso. En cada país, hay ganadores y perdedores. Los ganadores siempre serán exitosos independientemente del país en el que operen. Los perdedores siempre encontrarán razones para culpar a alguien por su falta de éxito. Por ejemplo, es común en los negocios oír frases como "mis clientes no quieren mi producto", "la economía está mal", "la culpa es del gobierno" o "no puedo encontrar gente buena para contratar". En otras palabras, los perdedores siempre están renegando en vez de mirarse al espejo y ver en qué pueden mejorar.

¿Cómo identificar la oportunidad?

Como dije antes, hoy tenemos más opciones que nunca. El problema es que muy pocas personas cuentan con el conocimiento, habilidades, experiencia y, sobre todo, el coraje para convertir oportunidades en fortunas. De hecho, una de las mejores formas para captar una oportunidad es por medio de los problemas. Si usted sabe cómo resolver un problema, como emprendedor será una persona muy rica. Hago énfasis en los problemas porque la mayoría de la gente los evade, lo que significa que también evade las oportunidades.

¿Cuál cree que es la relación entre el dinero y la felicidad?

Me suelen hacer esta pregunta y me temo que no tengo una respuesta simple. Pero analicen lo siguiente: la mayoría de la gente no ama su trabajo y por ello le es tan difícil llegar a ser rica. Si usted quiere ser rico, "haga lo que ama". Por otra parte, la gente no hace las cosas que la llevará a hacer lo que ama. Por ejemplo, yo odiaba escribir y dar discursos. Desde el colegio me fue mal en estos temas. Sin embargo, hoy dedico gran parte de mi tiempo a escribir y dictar conferencias sobre temas financieros. Es decir, aprendí a hacer cosas que no me gustan para poder hacer lo que me apasiona, que es crear empresas e invertir.

Pero sobre todo, amo ganar. Más que millonario, amo ser un ganador. Como para los atletas, ganar requiere determinación y disciplina. Mucha gente es lista y talentosa, pero le falta el deseo y la convicción de ser ganadora. No soy un gran escritor, pero mis libros venden millones de dólares porque soy un ganador. Recientemente, escribí un libro junto con Donald Trump. Si yo no fuera un ganador con más de 26 millones de libros vendidos, Trump no se habría interesado en mí. Como puede ver, a los ganadores les agradan otros ganadores.



Usted es muy controvertido en sus opiniones sobre educación. ¿Ha cambiado su posición frente a este tema?

Lo primero es no confundir educación con academia. Soy el más entusiasta frente a la educación. Estoy siempre deseoso de aprender… pero mi camino no es ir a la universidad. Un grado profesional es importante, si usted quiere ser doctor, abogado o arquitecto. Pero si usted quiere ser millonario, no requiere un título. Lo repito. Para ser inversionista o emprendedor no hay por qué pasar por la universidad, que puede ofrecer algunos beneficios, pero no es la clave del éxito en estos campos.

Si ustedes observan, los emprendedores más exitosos en Estados Unidos no se graduaron de ninguna universidad. Henry Ford, fundador de Ford Motor Company. Thomas Edison, de General Electric. Bill Gates, de Microsoft. Michael Dell, de Dell Computers. Y tampoco mi héroe, Steve Jobs, creador de Apple Computers. Todos estos millonarios ni siquiera terminaron el colegio. Y mucho menos obtuvieron títulos profesionales.

Por tanto, la educación es algo muy distinto a la academia. Amo la educación pero no me gusta la universidad tradicional. Cada vez estudio con más determinación, pero no lo hago para obtener un título. Estudio fuerte porque amo ganar.

¿Qué viene en la vida de Robert Kiyosaki?

Luego de pasar un tiempo con Donald Trump, me di cuenta de que hay una gran diferencia entre ser millonario y multimillonario. Entonces, ¿qué viene para mí? Mi nueva meta es ser multimillonario en los próximos 5 años. Para lograr este objetivo, estoy expandiendo The Rich Dad Company con franquicias, y también invierto cada vez más fuerte en petróleo y finca raíz.

Algunos de ustedes podrían decir: "¿por qué no para y simplemente gasta su dinero?"… La respuesta es que amo lo que hago. ¡Es divertido! Amo este juego, me encantan los retos, adoro aprender y me apasiona ganar. Todo el dinero que gano es solo un reflejo de lo listo que me he vuelto al jugar estos juegos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?