| 10/12/2004 12:00:00 AM

María Paula Duque

34 años, casada, un hijo Abogada - Universidad de los Andes Especialización en opinión pública y marketing electoral - Universidad Javeriana MBA Inalde - Universidad de la Sabana Maestría en gerencia de comunicaciones - Strathclyde University, Inglaterra Viceministra de comunicaciones

Esta paisa, que llegó a Bogotá cuando era una niña, tiene una arraigada cultura antioqueña. Basa sus méritos en la dedicación al trabajo que aprendió de sus padres desde antes de salir del colegio. Siempre se ha considerado una buena trabajadora, lo que la impulsó durante sus estudios universitarios a montar una empresa de guías para eventos. Estos años le dieron las bases para desarrollar un fuerte sentido de responsabilidad, pasión por los resultados, emprender proyectos y trabajar por el país.

Ha laborado en EPM Bogotá, EPM, Telecom y ETB, donde se ha destacado por sus logros. En 2003, obtuvo el premio como uno de los 10 ejecutivos sobresalientes de Colombia en la categoría de sector público. A María Paula la mueve trabajar bajo la premisa de buscar solución a los problemas y ser creativa para conseguir soluciones. Considera que es fundamental lograr un equilibrio entre la vida personal y laboral para distribuir el tiempo necesario para la familia y conseguir un sano equilibrio con la vida. Cree en quienes trabajan con ella y los empuja a ser arriesgados y a tomar decisiones. Es exigente consigo misma y le gusta cocinar, leer revistas de cocina, e ir a cine.



FORTALEZAS

Es una ejecutiva enfocada en las metas. Tiene una adrenalina muy especial y lo demuestra en su pasión por alcanzar objetivos y lograr empresas y ejecutivos mejores. Es una persona comprometida y tiene muy clara su visión de largo plazo tanto en su vida laboral como privada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?