| 12/7/2007 12:00:00 AM

Ilusión, amor y negocios

Cuando una pareja de esposos se lanza a la aventura del emprendimiento, algo mágico sucede. En este desafío son tantas las amenazas como las oportunidades. ¿Cómo mantener la relación mientras la empresa sale adelante?

"Yprometo serte fiel tanto en la prosperidad como en la adversidad, en la salud como en la enfermedad, amándote y respetándote durante toda mi vida". Viéndolo en perspectiva, el matrimonio es una empresa que arranca con el mejor de los discursos. Tal como dice Mario Benedetti en su poema Hagamos un trato, "compañera usted sabe que puede contar conmigo, no hasta dos o hasta diez, sino contar conmigo".
 
Sin embargo, como toda empresa, el matrimonio está lleno de dificultades, alegrías y obstáculos por superar. Ya de por sí aprender a vivir juntos, hombre y mujer, es un negocio que muchas veces entra en bancarrota. Es por esto que es tan valerosa la actitud de algunas parejas que se lanzan a un desafío adicional. Aquellas parejas que deciden, por circunstancias de la vida, cristalizar esa noción de matrimonio como empresa y se lanzan juntos a crear su propio negocio.

De las distintas facetas del emprendimiento, la de una pareja tratando de salir adelante es tal vez la más hermosa. Es juntar amor y negocios. Muchos colombianos crecimos con esta imagen. Como dos pepas que atrapan todo, los ojos de los niños ven a sus padres llegar a casa luego de duras luchas en el negocio. Crear una empresa y una relación que apenas florece tienen un sentimiento en común: están cargadas de ilusión. Y de aquí el título de este artículo. Pero por otra parte muchos ojos de niños colombianos también han visto el matrimonio de sus padres fracasar por cuenta del dinero. Han visto cómo sus padres se gritan ¡la empresa es todo gracias a mí! o ¡yo soy quien lo(a) mantengo! Y en esto hay que ser muy francos: crear una empresa con su esposo(a) puede representar el trabajo de sus sueños pero también la peor de sus pesadillas. ¿Cómo extraer lo mejor de esta experiencia y no quebrar la relación en el intento?

No están solos
Para muchos, la idea puede resultar un chiste, ¿uuuy no me diga, usted trabaja con su esposa(o)? ¡Nosotros nos mataríamos! No obstante, el emprendimiento en pareja es una tendencia que crece como espuma en los tiempos modernos. Incluso, en la literatura en inglés se ha establecido el término de "co-preneurs" para identificar las características muy particulares que viven estos emprendedores. Se estima que en Estados Unidos representan el 52% de las empresas medianas y pequeñas, en un país donde el 85% del empleo lo genera este segmento del empresariado. Pero esta tendencia crece año a año, por cuenta de un mayor deseo social de trabajar en lo propio, la inestabilidad laboral, las fusiones de empresas, el ascenso de la mujer empresaria y la explosión del emprendimiento en la adultez.

Como referencia, entre los mejores libros que se han publicado recientemente sobre el tema están Sleeping with your business partner (2007) de la pareja de empresarios Becky Stewart y Michael Gross y Couplepreneurs (2006) de la consultora Jean Charles. Además, están los más clásicos Entrepreneurial Couples (1998) de la reconocida psicóloga Kathy Marshack y Couples at Work (1997) de la autora Janet James. La clave de estos estudios es descubrir cómo, para algunas relaciones, trabajar juntos fluye naturalmente, mientras para otras resulta un proceso tortuoso.

Ser cómplices
Así como en el comercio, hay emprendimiento en pareja de todos los colores, tallas y sabores. Existe la pareja de novios o recién casados que arrancan desde cero con su negocio. Karolina Lambis y su esposo Alejandro Márquez, le apuestan al proyecto INKAL Colombia, una comercializadora de películas de seguridad para vidrios, en la Floresta, en Bogotá, desde que se casaron hace cuatro años. También existen los ya maduros. Los bogotanos Alberto Soler y María Yolanda Salazar trabajan juntos desde hace más de 30 años en su empresa ISO Contrucciones, aprovechando una vida de experiencia en arquitectura. "Respeto, valoración por la diferencia, comunicación, ser cómplices y una amorosa admiración", aseguran los Soler, han sido sus claves para salir adelante.

Están aquellos esposos(as) que apoyan como pueden desde su trabajo, trasnochándose y en la madrugada, la empresa que está arrancando su pareja, mientras agarra impulso para mantener a la familia. Otra referencia son los recién jubilados, quienes ya no piensan en descansar el resto de sus vidas, sino más bien ven en esta experiencia la mejor forma de juntar sus aspiraciones personales y profesionales.

Esto de ilusión, amor y negocios no es solo un título rosa. Cuando uno está parado en una empresa que ha sido forjada por un matrimonio, eso se siente. Basta con ver los detalles propios de cualquier hogar. Un ejemplo perfecto es Crepes & Waffles, que arrancó como un sueño de un par de jóvenes universitarios, Beatriz Fernández y Eduardo Macías, con su primer restaurante en 1980. Como esta empresa, el país está lleno de ejemplos para mostrar.

Doble premio, doble frustración. Para una pareja de empresarios que triunfan, la dicha es doble, personal y emocional, pero la frustración también es igualmente doble al ver que algo que arrancó con tanta ilusión se convierta en una dolorosa experiencia.

Como pobre colina
Ojo con lo que sigue. Si usted está evaluando junto a su pareja lanzarse a la aventura de crear empresa, le tenemos una pregunta que deben contestar con la mayor objetividad. Esta pregunta va mucho más allá del talento empresarial. Basta con preguntarse muy concretamente ¿realmente queremos pasar tanto tiempo juntos? Los expertos en la materia aseguran que no todas las parejas tienen la madera para triunfar en este rumbo. Recuerden, el emprendimiento es una trocha con destinos impredecibles.

"Muchas parejas son excelentes en la cama, socialmente y con sus hijos, saben comunicarse y han establecido un matrimonio sólido, pero aun así no están hechos para crear empresa juntos", aseguran los autores Stewart y Gross. Todos tenemos nuestros momentos. En su poema Estados de ánimo, Benedetti afirma "unas veces me siento como pobre colina y otras como montaña de cumbres repetidas" Es decir, pregúntese tantas veces como pueda ¿realmente queremos pasar tanto tiempo juntos? ¿24 horas al día, 7 días a la semana durante 12 meses al año?

Como seres humanos todos necesitamos nuestros espacios, nuestra intimidad. Esos pequeños secretos, bailar en el espejo, amigos, un vinito, un libro, oír esa canción y, en general, una vida propia. Piense en eso porque según algunos autores es una tarea infructuosa, para el caso del emprendimiento en pareja, tratar de alcanzar ese llamado balance entre lo personal, profesional y familiar. En repetidas entrevistas las parejas de emprendedores hablan de algo distinto al balance. Más que límites lo que existe acá es una amalgama de sensaciones. ¡Cuando hay que metérsela toda al negocio, toca! El objetivo, más bien, es ir acomodando tareas y aprender a asignar prioridades en la marcha. ¡Cuando el tema son los hijos, son los hijos!?

Los besos no son contratos
Se le atribuye a Jorge Luis Borges aquella poesía que dice "después de un tiempo uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma; que el amor no significa acostarse, y uno empieza a comprender...que los besos no son contratos...". Con este abrebocas entremos en el ejercicio de mirar las dificultades particulares de los emprendedores en pareja, solo para verificar qué tan seguros están de su decisión. Según la literatura, los "co-preneurs" experimentan una telaraña de sensaciones que son fuente de gran tensión. La primera de ellas, que tal vez no es tan palpable, es que suelen limitar sus ingresos a una única fuente. Con un solo salario, la relación y el dinero para el diario están en juego. Allí es cuando la pareja empieza a ver la empresa como su "salvación" y se llenan de estrés.

Pilas con esta idea aislada. Si su matrimonio de por sí es débil, la empresa solo lo debilitará aún más.
Como vimos, los besos no son contratos, pero para algunas parejas no existe tema de conversación distinto a la empresa. En la cama, en la cocina, en el baño... el dinero empieza a ganarle terreno al amor. Algunos matrimonios establecen pautas al respecto: ¡después de la 7:00 p.m. cambiamos de tema! ¡las vacaciones no son negociables! o ¡quedemos claros en que la cama es para otras cosas! Esto es sin duda positivo. Por otra parte, si en la vida familiar es duro asignar tareas y hacerlas cumplir, en la empresarial esto es crucial. A veces es duro pedirle cuentas a su socio cuando este amaneció a su lado en la mañana. Además, digamos que Dios no nos dotó a todos con las mismas capacidades "empresariales". A veces, su esposo o esposa es un cohete que hay que atajar o puede también ser una... para arriar. Esto es fuente de dificultades diarias.

Las guerras de egos, que la vida empresarial suele alimentar, pueden deteriorar mucho una relación. Por otra parte el trabajo, además de ser una fuente de ingresos, es un vehículo de realización personal y social. Y en esto no todas las personas se sienten cómodas compartiendo esos espacios. Como ven, es un tema para pensar con detenimiento. "Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida", es otra línea del poema de Borges.

Táctica y estrategia
Si soportó estos últimos párrafos, llenos de malas noticias, entonces es porque en realidad quiere salir adelante junto a su esposo(a). Alguien diría que a veces nos toca. Pero afortunadamente existen pautas y comportamientos que son claves en el proceso del emprendimiento. Lograr hacer triunfar una empresa es una tarea tan ardua que le va a ayudar a entender realmente con quién se casó. Puede descubrir incluso capacidades que no conocía en su pareja. ¡Nunca me imaginé que fuera un buen comerciante! o ¡es realmente una persona organizada en el trabajo! Lo que uno más necesita en una empresa es confiar en alguien y, ¿en quién puede uno confiar más si no es en el esposo(a)? En estos contextos es cuando la empresa incluso fortalece el matrimonio.

Hombres y mujeres tenemos distintas formas de ver el mundo. Suele pasar que los hombres sean grandes soñadores, desorganizados, pero soñadores. Se dice también que las mujeres están pendientes de los detalles, tercas, pero ejecutoras. Esta es una combinación poderosa. En su libro Entrepreneurial Couples, la psicóloga Kathy Marshack sostiene que las parejas de empresarios pueden sacar jugo de sus "diferencias". Es decir, hágale caso a Benedetti en su poema Táctica y estrategia: "Mi táctica es mirarte, aprender cómo sos, quererte como sos. Mi táctica es hablarte y escucharte, construir con palabras un puente indestructible..."?

Comunicar, comunicar, comunicar...
Probablemente esté sobrediagnosticada la importancia de la comunicación para el éxito de una pareja. Es evidente que, para el caso de las parejas de empresarios, esta necesidad se haga más apremiante. Usted va a discutir sobre el nombre de la empresa, el manejo de proveedores, el producto e inclusive hasta del clima. Pero de todas las cosas que se puedan decir sobre aprender a hablar y escuchar, aquí les tenemos una recomendación.
 
En su libro Couplepreneurs, la autora Jean Charles sostiene que "no es la cantidad de discusiones la que destruye una relación, excelentes relaciones lo hacen todo el tiempo, sino más bien el tono de la discusión". Es por esto que siempre que esté en un enfrentamiento verbal con su esposo(a) debe preguntarse ¿es más importante el resultado de esta discusión que la relación misma? Esta es una pregunta sencilla pero poderosa, en medio del ardor de una pelea. Es decir, ¿hasta qué punto puede llegar a dañar su relación con tal de salir victorioso en una discusión?

Existe un problema con las parejas cuando están discutiendo temas de negocios. Como se conocen tan bien, suelen predecir rápidamente lo que el otro va a decir y como resultado la gente deja de escuchar. El común denominador, en la mayoría de estos escritos, es rescatar el valor del respeto dentro y fuera de la oficina. "Ambas partes deben agregar valor al negocio, esto es fundamental. Pero también cada aporte, y las competencias de cada cual, deben ser reconocidas y respetadas", afirman los esposos Becky Stewart y Michael Gross. El respeto también tiene que ver con saber defender el lugar de su pareja en la organización, que sea visible para todos y en todas las circunstancias.

Las parejas de empresarios se pueden beneficiar mucho con pautas claras de la buena gerencia. Aprendan a asignar labores en la empresa, y no olviden que las responsabilidades en casa también son compartidas. Sean muy estrictos con las proyecciones financieras, pues expectativas no cumplidas pueden crear grandes discusiones. Cada cual debe asumir el rol de líder para compaginar mejor la vida personal, profesional y familiar.

Aunque no existen estadísticas concretas sobre el porcentaje de negocios en Colombia que son dirigidos por parejas de emprendedores, podemos asumir que es muy alta. A los colombianos nos toca ser rebuscadores para darles un mejor futuro a nuestros hijos. Sacar adelante una empresa entre los dos, gran parte de las veces es la única alternativa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?