| 10/2/2009 12:00:00 AM

“Hay razones para dar gracias”

En entrevista exclusiva con Dinero, la reconocida autora M.J. Ryan explica ¿cómo enfrentar los cambios no deseados en la vida personal y empresarial?

El tiempo pasa corriendo, pero ya va a ser un año en que la palabra crisis se apoderó de nuestras conversaciones diarias. Muchos cambios llegaron con estos tiempos turbulentos que muy pocos pronosticaron. Ejecutivos con muchos años de experiencia, de la noche a la mañana, buscando empleo o tratando de montar empresa. Compañías que en pocos meses tuvieron que reinventar su modelo de negocio o crear nuevos mercados para sobrevivir. Muchos sentimos en carne propia ese sentido natural de conservación y de tratar de adaptarnos. Precisamente este es el título del último libro de la autora y consultora internacional M.J. Ryan, AdaptAbility: how to survive change you didn't ask for. Para Ryan, aun cuando ciertas personas y organizaciones están mejor capacitadas para enfrentar grandes cambios no previstos, es posible mejorar nuestra habilidad para lograrlo. En entrevista con Dinero expone algunas de sus recomendaciones.

D — ¿Qué implicaciones tiene el cambio no deseado en nuestros tiempos?

Nadie está exento. Como consultora asesoro gente muy diversa, desde el presidente de una multinacional en Arabia Saudita, hasta el ama de casa que desea ingresar a la fuerza laboral. Ya sea porque están desempleados, tratando de permanecer relevantes después de los 60, buscando los recursos para un emprendimiento, o con la angustia de perder su casa, gente en todo el mundo hace lo posible por enfrentarse a los inmensos cambios de hoy. Es lo que el experto organizacional Peter Vail llama "las permanentes aguas turbulentas", haciendo referencia a tiempos nunca antes vistos de incertidumbre. En el libro El cisne negro, Nassim Nicholas Taleb nos explica que vivimos una era de extremos en donde todo puede suceder.

D — ¿Qué hacemos entonces? ¿Regresar a las recetas del pasado y rezar para que todo salga bien? ¿Quedar paralizados como a quien lo ataca un león?.

Estoy convencida de que lo mejor que podemos hacer es tratar de prepararnos para un futuro incierto. Tenemos que aprender a cambiar y adaptarnos a las distintas circunstancias que se nos presenten. Como un deportista experto en Kayak tenemos que aprender a enfrentar aguas turbulentas. Ellos saben que se van a topar con obstáculos y por momentos quedar sumergidos, pero están entrenados para reponerse. Así debemos actuar. En una reciente encuesta de la firma McKinsey, 89% de 1.500 ejecutivos a nivel mundial aseguraron que la capacidad de adaptarse es una cualidad indispensable para el éxito profesional.

D — ¿A qué se refiere con la frase el cambio no es el enemigo sino el miedo?

Una parte del cerebro que tiene que ver con esto es la amígdala, que compartimos con mamíferos y reptiles. La amígdala permanece siempre alerta a percibir señales de dolor, placer, seguridad y peligro. Una vez identifica alguna amenaza despliega sentimientos naturales de lucha, negación o, en algunos casos, de sentirnos paralizados, que afecta ampliamente nuestra capacidad de pensar con claridad en las crisis. A esto se refieren los psicólogos cuando comparan a un ser humano con una presa paralizada frente a su atacante. Esta situación la veo todo el tiempo en las compañías. La gente simplemente deja de trabajar. Gastan la mayor parte del tiempo paralizados del miedo imaginando cosas y mirando cifras. Cientos, incluso miles de horas productivas perdidas. Por esto afirmo que el cambio no es el enemigo, es el miedo lo que afecta el bienestar y las capacidades de los individuos en las organizaciones.

D — Todos conocemos personas con una admirable capacidad de enfrentar el cambio. ¿Es posible aprender esta cualidad?

La buena noticia es que diversos estudios han encontrado que los seres humanos somos más resilientes de lo que pensamos. Resiliencia es nuestra capacidad de triunfar frente a situaciones de extrema dificultad. Los psicólogos Suzanne Kobasa y Salvatore Maddi, reconocidos expertos en la materia, realizaron una investigación en compañías como AT&T que enfrentaban tiempos de inmensas transformaciones. Lo que ellos encontraron fue que las personas que lograban salir adelante tenían lo que ellos llaman las tres C. En inglés, estas características son Challenge (para quienes la vida es un desafío, se expresan con optimismo sobre el futuro y cada cambio es una oportunidad de aprender), Control (tienen un convencimiento de que con sus acciones influencian el resultado de las cosas para bien. Contrario a permanecer pasivos, toman acciones concretas en lo que identifican pueden cambiar) y Commitment (ven un propósito más amplio en su vida al cual se aferran en tiempos de dificultad. Disfrutan la vida, que tiene un significado mucho mayor al de solo sobrevivir). Recomiendo tener presentes estas cualidades siempre que uno se enfrenta a un cambio no esperado.

D — ¿A qué se refiere con la importancia de recopilar datos como un periodista?

Tan pronto uno enfrenta dificultades, el primer paso es darle una mirada desapasionada a las cifras y a los hechos. Esto puede sonar obvio, pero en la práctica no lo es tanto. Por una parte, la complejidad de ciertas situaciones dificulta entender el panorama al que uno se enfrenta. Pero la razón principal de enfocarse en los datos tiene que ver con la forma como opera nuestro cerebro. Teóricos en organizaciones, como el autor Chris Argyris, explican que el ser humano tiende a crear sus propias historias. El cerebro va filtrando información y la va acomodando de acuerdo a experiencias del pasado. Esto ayuda a que en momentos de crisis, en medio de la exaltación, rápidamente creemos en nuestra mente situaciones que no corresponden a la realidad. ¿No le ha pasado que una noche sale de la oficina pensando que todo es caótico y al otro día, ya descansado, ve las cosas de otro color? A esto me refiero con investigar los datos como si fuera un periodista, tratar de hacerlo de manera impersonal y con la mayor objetividad posible. Lo importante es alejarnos de nuestra tendencia natural a crear historias, hacer suposiciones, y llegar a conclusiones caóticas. Una vez conocemos la realidad, sin ocultarla, por dura que esta sea, el cerebro empieza a trabajar para crear soluciones.

D — Un tema recurrente en sus libros es el agradecimiento. ¿Tiene algo que ver con la capacidad de adaptarse 

En mis investigaciones he encontrado que la gente que practica con regularidad la gratitud tiende a reportar mayores niveles de vitalidad, menos tensión y una disposición para acercarse a los demás en tiempos de crisis. De hecho, cuando tenemos pensamientos de agradecimiento, nuestro cerebro libera endorfina, que es muy positiva para el buen estado de ánimo. Las personas para quienes agradecer es un hábito reconocen más fácilmente el valor de los pequeños detalles en la vida, y esto, en tiempos de crisis, puede ser crucial entre seguir adelante o desfallecer. Personalmente, el concepto de gratitud es el que más me ha influenciado en la vida. Nos ayuda a darle un espectro más amplio a las cosas, a parte de las dificultades del momento. Reconocer la importancia del agradecimiento en la vida es saber que aun en las peores circunstancias siempre tendremos razones para dar gracias.

D — ¿Qué lecciones nos deja esta crisis para el futuro?

No tengo idea. Solo espero que hayamos mejorado la capacidad de adaptarnos. El proceso tiene cuatro partes: aceptar el cambio, abrir la mente a distintas opciones posibles, actuar con determinación y revisar la experiencia para poder transitar mejor este camino cuando lo necesite en el futuro. Estoy segura de que esta crisis habrá fortalecido el carácter de muchos, quienes estarán mejor preparados y sabrán que de nada sirve sentarse a llorar. Espero que algún día digan con tranquilidad: bien, las cosas han cambiado, esto es lo que voy a hacer.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?